Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

miércoles, 24 de junio de 2015

HA 4 UD 04. El arte bárbaro. El arte ostrogodo y lombardo en Italia.

HA 4 UD 08. EL ARTE BÁRBARO. EL ARTE OSTROGODO Y LOMBARDO EN ITALIA.
INTRODUCCIÓN.
EL ARTE OSTROGODO.
EL ARTE LOMBARDO.
BIBLIOGRAFÍA.
INTRODUCCIÓN.
El arte bárbaro en Italia es una amalgama de diversas culturas en los siglos V-VIII, con la llegada primero de los ostrogodos, que dominan la península hasta la reconquista bizantina a mediados del siglo VI, y después de los lombardos, que se apoderan de extensos territorios en el norte y sur y arrinconan a los bizantinos a las zonas costeras. Esta
En Roma y Rávena se transforma la base paleocristiana en las artes plásticas a la manera bizantina, pues Bizancio será un poder dominante en la política y la cultura, aunque también se dan más influencias, la ostrogoda en la arquitectura entre medias del periodo paleocristiano y del bizantino, y más tarde la lombarda, sobre todo en el norte.

En arquitectura, Italia se mantiene fiel a los modelos paleocristianos, salvo en los periodos ostrogodo y bizantino en Rávena, hasta el 800.

San Pedro y San Damián en el ábside de la iglesia de San Cosme y San Damián, Roma.

En las artes plásticas la determinante influencia bizantina se plasma en el mosaico del ábside de la iglesia de San Cosme y San Damián, que representa a los dos santos, a Cristo y otras figuras con formas paleocristianas por lo amplias y naturalistas, saliendo de las nubes en una Teofanía bizantina, que siempre sacraliza a las figuras.
A lo largo del siglo VII se van perdiendo las formas paleocristianas y se intensifica la influencia bizantina.

Panel de la donante de la catacumba de Comodila

Las pinturas votivas o iconos de los siglos VII y VIII tienen la misma sacralización bizantina, como el panel de la donante de la catacumba de Comodila y en los de Santa María Antiqua, en el Foro de Roma, una iglesia cuidada por monjes griegos huidos de la crisis de la iconoclastia, cuando los artistas huyen de Bizancio a Roma y otros lugares de Occidente, atraídos además por la gran cantidad de altos dignatarios eclesiásticos de origen oriental. La imagen se sacraliza, con caracteres como frontalidad, proporción jerárquica, figuras alargadas, los mismos rostros repetidos en todos los personajes. Destaca la escena de la Crucifixión (741-752).


La Crucifixión (741-752) de Santa Maria Antiqua, Roma.

El mosaico de las grutas del Vaticano es menos plástico que el modelo paleocristiano. Lo mismo ocurre en Milán, con las figuras de Ambrosio y Materno.

Además, es remarcable el interés de las miniaturas de los manuscritos italobizantinos, con su influjo clásico, que influirán decisivamente en el arte carolingio.

EL ARTE OSTROGODO.

El reino ostrogodo.

Los ostrogodos aportaron una tradición artística greco-asiática en la ornamentación. Sus adornos personales tenían metales y piedras colocados en cabujones: broches en forma de águila, fíbulas, diademas, brazaletes y collares.
En Italia, en la capital de Ravena, Teodorico construyó un palacio, su mausoleo y las plantas de San Apolinar Nuevo, San Apolinar in Classe y San Vitale en la tradición clásica y paleocristiana, con una predominante influencia bizantina, acrecentada debido a la conquista de la ciudad por Belisario en mayo de 540 y la reforma y terminación de los anteriores edificios por los bizantinos.


Mausoleo de Teodorico, Rávena (h. 500). [Vídeo del Mausoleo de Teodorico. 53 segundos.]

La única obra monumental conservada es el Mausoleo de Teodorico (principios del s. VI), con una planta romana centralizada poligonal (10 lados), con un núcleo interior circular, un piso inferior con pilares y arcada, sillares de piedra, bóveda y cúpula. La influencia germánica, según Krautheimer, se limita a la ornamentación geométrica (en gran parte desaparecida), en el friso, así como en la monolítica pieza que cubre la cúpula.

EL ARTE LOMBARDO.

Mapa de los territorios lombardos.

Los lombardos o longobardos fueron un pueblo germánico, de origen escandinavo, asentado a lo largo del bajo Elba. De famosa ferocidad bélica, invadió y conquistó el norte y centro de Italia entre los años 568 y 572. En el 572 el jefe de los lombardos, Alboíno, fundó el reino de Lombardía, con capital en Pavía. Dividido en ducados, convivió largo tiempo con los territorios bizantinos con capital en Ravena. Los lombardos se convirtieron gradualmente al cristianismo, adoptaron el latín como lengua y fueron asimilados por los habitantes de los territorios ocupados. La dinastía lombarda fue destronada en el año 774 por Carlomagno, pero perduró independiente en el sur el ducado de Benevento.

La escultura lombarda se centra en los objetos litúrgicos, funerarios, bélicos...


Sarcófago de la abadesa Teodota, Pavía.
En Pavía destaca el sarcófago de la abadesa Teodota en bajorrelieve, con una decoración animalística de dragones alados y pavos reales, rodeada de una cenefa vegetal con entrelazado.

Altar del duque Ratchis, Cividale.
Otras obras son de un estilo más popular, como el altar del duque Ratchis (en Cividale, Friuli), con una Maiestas, una Visitación y una Adoración de los Magos de un estilo ingenuo.

Tempietto lombardo de Cividale.

Muy importante es una vasta obra de estuco en el oratorio de Santa Maria in Valle, llamada el “tempietto” de Cividale (Friuli), capital de un ducado lombardo en el Norte. Se data en la primera mitad del siglo VIII la pintura del estuco (según Durliat), pero es de muy polémica datación cronológica (con historiadores que la datan desde el siglo VI hasta incluso el XII) y estilística. Los artistas fueron posiblemente artistas bizantinos emigrados cuando estalló la crisis iconoclasta. La tesis de que es una obra de influjo carolingio es poco plausible pues sigue la pauta bizantina de relieve decorativo en estuco.
Son seis santas, tres a cada lado de la ventana central. Unas están vestidas monacalmente, otras llevan coronas. El altorrelieve de las figuras y de la decoración (sarmientos en el tímpano) multiplica el efecto de luces y sombras. Hay evidentes muestras de bizantinismo en la frontalidad, el canon alargado de sus cuerpos, las vestiduras y las coronas, y de clasicismo romano en el perfecto acabado técnico y el naturalismo. Es el máximo ejemplo de una época en la que se hace una escultura de estuco (siempre policromada) que será muy importante en la Edad Media.

FUENTES.
Internet.
Libros.
Braunfels. Wolfgang. La arquitectura monacal en Occidente. Barral. Barcelona. 1975. 350 pp.