Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

viernes, 29 de mayo de 2015

La arquitectura española entre 1900 y 1975.

LA ARQUITECTURA ESPAÑOLA ENTRE 1900 Y 1975.

El arquitecto español Miguel Fisac.
Verdú, Vicente. Dios y el diablo, arquitectos. “El País” (17-I-2015) 34. La vida religiosa en el Opus Dei del arquitecto Miguel Fisac.

El arquitecto español Rafael Guastavino (1842-1908).
Rafael Guastavino (Valencia, 1842-Carolina del Norte, 1908). Marchó a Barcelona en 1960 para formarse como maestro de obras y se convirtió en arquitecto y constructor, innovador en bóvedas atrevidas como en el teatro barcelonés de Vilassar de Dalt.
En 1876 se instaló en EE UU, donde creó en 1881 una constructora que ejecutó numerosas obras, casi todas en Nueva York, como el Natural History Museum, el hospital Monte Sinai, la catedral Saint John the Divine, la entrada del Carnegie Hall o unas bóvedas de la estación Grand Central. Le sucedió en la empresa su hijo, Rafael Gustavino Expósito (1873-1950).
<Palacios para el pueblo. Guastavino y los fabulosos espacios públicos de América>. Nueva York. New York City Museum (2014). [www.mc-ny.org]
Borràs, Anna. Ladrillos voladores. “El País” El Viajero 846 (16-I-2015) 8.

El arquitecto español Josep Lluís Sert (1902-1983) y su relación con Joan Miró.* Blog Mirador.

FUENTES.
Internet.
Díaz de la Tuesta, Mª José. Un siglo de arquitectura en la Red. “El País” (29-XI-2007) 42. El inventario de 5.600 edificios españoles del siglo XX [archxx-sudoe.es]
Documentales.

Libros.
Hernández León, Juan Miguel (texto); Llimargas i Casas, Marc (fotografías). Arquitectura española contemporánea. La otra modernidad. Lunwerg. Barcelona. 2007. Reseña de Díaz de Tuesta. “El País” (10-XI-2007) 42.

Artículos.
Zabalbeascoa, A. La Ricarda & El Club 49. “El País” Semanal 2.006 (7-III-2015) 62-69. La casa racionalista que el arquitecto Antonio Bonet Castellana construyó en Barcelona en 1963 para Ricardo Gomis e Inés Bertrand. Hoy la hace inhabitable el ruido de los aviones del aeropuerto del Prat.

La arquitectura española actual desde 1975.

LA ARQUITECTURA ESPAÑOLA ACTUAL DESDE 1975.

Los arquitectos españoles.

En España destacan numerosos arquitectos, posmodernos o tardomodernos. 
Rafael Moneo, con museos o reformas de estos en Mérida, Estocolmo, Madrid y Palma de Mallorca, edificios de excelentes volúmenes, en especial la Fundació Pilar i Joan Miró de Palma, aunque con interiores poco funcionales para un museo.
Santiago Calatrava (1951), admirado por su gráciles puentes, pero criticado por los posteriores problemas funcionales de sus obras.
Alejandro de la Sota, con el Gimnasio Maravillas (1984).
Enric Miralles, prematuramente desaparecido, era un notable neoorganicista.
Bonell y Rius comparten un despacho especializado en edificios deportivos muy racionalistas.
Ricardo Bofill destaca por sus módulos prefabricados para erigir estructuras clasicistas y monumentales.

El arquitecto español Santiago Calatrava (1951).

Ciudad de las Artes de Valencia.

Jiménez, V. El pájaro de Calatrava se resiste a volar. “El País” (18-I-2015) 44. Las dificultades de la estación de trenes en la Zona Cero de Nueva York.

FUENTES.
Internet.
Díaz de la Tuesta, Mª José. Un siglo de arquitectura en la Red. “El País” (29-XI-2007) 42. El inventario de 5.600 edificios españoles del siglo XX [archxx-sudoe.es]

Documentales.

Libros.
Hernández León, Juan Miguel (texto); Llimargas i Casas, Marc (fotografías). Arquitectura española contemporánea. La otra modernidad. Lunwerg. Barcelona. 2007. Reseña de Díaz de Tuesta. “El País” (10-XI-2007) 42.

Artículos. Orden alfabético.
Pérez, José María (Peridis). Obituario. Mario Federico Muelas, arquitecto. “El País” (26-II-2015) 46. Mario Federico Muelas (Cuenca, 1943-Toledo, 2015), arquitecto comprometido con las causas sociales y profesor en la Escuela de Arquitectura de Madrid.

HA 6 UD 14. La arquitectura de la segunda mitad del siglo XX.

HA 6 UD 14. LA ARQUITECTURA DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX.

La arquitectura posmoderna.
A principios de los 70 surge una amplísima corriente posmoderna (el término es de Charles Jencks) que recupera la práctica específicamente arquitectónica, frente a la interdisciplinariedad de los años 60. Sus rasgos son la completa libertad creativa, en la que se unen la arquitectura moderna y la tradicional, con absoluta heterogeneidad de los arquitectos y la búsqueda de nuevas emociones e ideas, con múltiples fuentes de inspiración. La tendencia posmoderna es sincretista, sin etiquetas.
Destaca la obra de los norteamericanos Frank Gehry (autor del Museo Guggenheim de Bilbao), Robert Venturi (con sus obras consumistas en estilo pop, un defensor del kitsch de la ciudad de Las Vegas), Charles Moore (otro adalid del pop), Peter Eisenman (un purista geométrico), Michael Graves (un contrario a Mies y partidario de edificios racionalistas de estética naif), Philip Johnson (el más controvertido, longevo y famoso, autor con John Burger de las torres inclinadas KIO de Madrid), Min Pei (autor de la pirámide de cristal del Louvre), Richard Meier (un racionalista clásico, autor de enorme museo Getty de Los Angeles), de los británicos James Stirling (ya fallecido en 1992), Norman Foster (autor del gran rascacielos high tech del Banco de China y Hong Kong) y Richard Rogers (coautor con Piano del Pompidou), de los portugueses Alvaro Siza y Eduardo Souto de Moura, del español Rafael Moneo y de los italianos Aldo Rossi (racionalismo lírico), Renzo Piano (que continúa con la alta tecnología) y Carlo Scarpa (autor de obras regionalistas en Venecia), el danés Jorn Utzon (ópera de Sidney), el luxemburgués Léon Krier (que se ha negado a construir y prefiere influir con sus escritos y dibujos), el alemán Oswald Mathias Ungers (un tecnólogo), el austriaco Hans Hollein, el argentino César Pelli (un maestro de los rascacielos), los suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron.

JAPÓN..
Los arquitectos posmodernos japoneses.
Los arquitectos japoneses Arta Isozaki y Tadao Ando son alumnos de Kenzo Tange, pero de una corriente posmoderna, más enfocados a lo tradicional.
Arata Isozaki proyecta unidades prefabricadas, que forman racimos de forma, tamaño y función variables, en edificios desmontables. Las ciudades podrían ser regenerables de este modo, evitándose las demoliciones y el despilfarro de recursos. En los años setenta se especializa en museos y grandes edificios públicos, de una tendencia posmoderna, como la Ciudad Olímpica de Barcelona.


Tadao Ando ha creado un estilo muy personal con temas japoneses y una funcionalidad y estructura occidentales.

UD FUENTES.
Internet.
Películas.
Documentales.
Exposiciones.
Libros.
Fernández Alba, Antonio. Más allá del posmoderno: crítica a la arquitectura reciente. Gustavo Gili. México. 1987. 158 pp.
Frampton, Peter. Historia crítica de la Arquitectura Moderna. Gustavo Gili. Barcelona. 1993 (1980 inglés). 400 pp. Kenneth Frampton (1930).
Hitchcock, Henry-Russell. Arquitectura de los siglos XIX y XXCátedra. Madrid. 1985 (1958). 729 pp.
Portoghesi, Paolo. Después de la arquitectura moderna. Gustavo Gili. Barcelona. 1981. 311 pp.
Portoghesi, Paolo. Postmodern. Electa. Milán. 1979. La arquitectura posmoderna,
Portoghesi, Paolo. El ángel de la historia. Teorías y lenguajes de la Arquitectura. Hermann Blume. Madrid. 1985 (1982). 277 pp. P.
Venturi, Robert; Izenour, siglo Aprendiendo de Las Vegas. El simbolismo olvidado de la forma arquitectónica. Gustavo Gili. Barcelona. 1982.

Artículos. Orden cronológico.


sábado, 23 de mayo de 2015

HA 3 UD 05. Arte de las primeras civilizaciones en Hispania. El arte talayótico y de las Baleares.

HA 3 UD 05. ARTE DE LAS PRIMERAS CIVILIZACIONES EN HISPANIA. BALEARES: EL ARTE TALAYÓTICO.

Índice.
Los primeros pobladores pretalayóticos de las islas Baleares.
La cultura talayótica en Mallorca y Menorca.
Los poblados talayóticos.
La llegada de los pueblos colonizadores y el postalayótico.
FUENTES.

Los primeros pobladores pretalayóticos de las islas Baleares.
Los primeros pobladores, de la cultura llamada pretalayótica, llegaron probablemente a las Baleares (Mallorca, Menorca e Ibiza) en el periodo del Cobre (Calcolítico).
Hay distintas teorías sobre su periodización. El arqueólogo Aramburu (2007) la data  hacia el 2300 aC y la considera proveniente del norte de Cataluña o el sur de Francia, y desmiente las estimaciones muy anteriores, la más antigua del 7200 aC y más recientes de 4200 aC, porque no las sustentan pruebas incontestables.
La mayoría de los historiadores actuales apuntan un periodo pretalayótico dolménico (2500-1600 aC) en todas las islas, desde Ibiza a Mallorca y Menorca, seguido de otro pretalayótico naviforme (1600-1000 aC), del que solo se han encontrado hasta ahora restos en Mallorca y Menorca, y sería de transición hacia el periodo talayótico.

Vivienda navetiforme.

La población era muy escasa y vivía en pequeños poblados de viviendas en forma de navertiformes (naves invertidas), alimentándose sobre todo de la ganadería y solo un poco de la agricultura y la pesca. Era una sociedad bastante pacífica, pues apenas hay armas ni defensas. Sus enterramientos eran en cuevas naturales o artificiales.

La cultura talayótica en Mallorca y Menorca.
La datación de la cultura talayótica también es un tema todavía a debatir.
La historiografía tradicional apunta que hacia 1300-1200 aC hubo un importante cambio cultural, en parte por evolución interna y en parte por la llegada de pueblos colonizadores a través del Mediterráneo; se considera factible que el impulso sería la llegada de uno de los Pueblos del Mar, los ballein (lanzadores de piedras, por honderos) citados en fuentes egipcias.
Las aportaciones más novedosas sugieren la división de estos siglos en dos periodos. El primero es el talayótico (1000-450 aC) y el segundo es el postalayótico (450-123 aC), marcado este por la creciente aculturación debido a las influencias de púnicos y otros pueblos vecinos.
Se edificaron numerosos poblados fortificados que mostraban una jerarquización y extrema división del territorio. Mejoraron las técnicas de fundición del bronce e irrumpieron una más variada gama de productos metálicos, como espadas o pectorales. 

Lcultura talayótica destaca por sus monumentos arquitectónicos más conocidos, las torres llamadas talayots, existentes solo en Mallorca y Menorca, no habiéndose encontrado restos en Ibiza.

Talayot de Torellonet (Menorca).



Los talayots son grandes torres defensivas de mampostería, en varias formas: circulares, cuadradas, troncopiramidales o troncocónicas, en inicio erigidas individualmente y rodeadas de cabañas habitacionales con límites de piedra y alzados de troncos de madera. Tenían una función múltiple: defensa del poblado, límite del territorio, vivienda y espacio de ritual religioso, Aramburu (2007) ha apuntado su disposición mirando a los puntos cardinales, lo que sugiere un culto solar.
Desde el año 1000 se agruparon los lugares de hábitat y se amurallaron, caso de Can Jordi o Es Pedrega, generalmente con varios talayots que funcionaban como elementos defensivos básicos, al vertebrar los muros exteriores de los poblados.




Taula de Trepucó. Al fondo se observa el enorme talayot del poblado.


Taula de Torre d'en Galmés, el mayor poblado de  la isla,

Las taulas son recintos religiosos con un gran monumento central en forma de T, con una piedra vertical (ortostato) rematada con una losa superior en posición horizontal. Tienen una función  religiosa-funeraria similar a la del dolmen megalítico. Son exclusivas de Menorca y aparece una sola por poblado. Habrían sido introducidas a finales del siglo IV aC, aunque continuaron en uso hasta el siglo II dC. Destacaron las de Sa Torreta de Tramuntana, Trepucó y Torralba d”en Salord.
Hay varias interpretaciones sobre su forma y función. 
La tesis más seguida es la que señala que el monumento se erigía tal como lo vemos hoy y sería pues una variación del dolmen que ya se conocía en la época pretalayótica dolménica (2500-1600 aC). Las dos funciones principales serían la religiosa para ceremonias y la funeraria, para la que se usarçia la piedra horizontal como lugar de descarnamiento por las aves y desecación de los cadáveres, antes de enterrar los huesos.


Taula de Torralba d'en Salort (Alayor, Menorca).



Otra tesis apunta a que la taula, además de la función anterior de altar funerario del cuerpo para la ascensión del alma mediante su ingestión por los pájaros divinos, serviría de pilar central para la cubierta de todo el espacio que lo circunda. Habría así una analogía con edificios religiosos similares de muchas culturas primitivas de Eurasia, América y África. Unos troncos, unas ramas y tal vez cuerdas y pieles se apoyarían en los ortostatos verticales que todavía se contemplan a su alrededor, configurando así un edificio cubierto y mayor que el actual, incluso con capillar, en el cual los miembros de la comunidad practicarían rituales en las ceremonias religiosas tales como bailes y rezos, el mantenimiento del fuego (oikos) sagrado, y la inhalación en el recinto cerrado del humo de mata (el mirto griego, de conocidos efectos alucinógenos, usado por la pitonisa de Delfos y otras sibilas) y romero.




Centro del santuario de Gobleki Tepe.

Otra tesis apunta a que la taula menorquina proviene en cuanto a las formas artísticas y a su función de una cultura emparentada con la de Gobleki Tepe (Turquía), nueve milenios anterior. Es un santuario previo al Neolítico o apenas iniciado este, datado hacia el 10.000 aC y probablemente dedicado al culto de la Diosa Madre, que perduraría a lo largo del Mediterráneo hasta la época romana, La analogía de este santuario con la taula menorquina de Trepucó va más allá de la forma del ortostato vertical y la loseta horizontal de cubrición, pues es también análoga la disposición circular de las otras piedras alrededor de la central. Las mayores diferencias son que en Menorca el tamaño de la piedra central es mayor, que hay una sola taula en el recinto (en Gobleki Tepe hay dos en el centro, posiblemente para dos dioses principales), que los ortostatos circundantes no es plausible que también estuvieran coronados con losetas, y que no tienen relieves (los de Gobleki Tepe son animalísticos, propios de una cultura todavía de cazadores-recolectores). 

Naveta de's Tudons.

Rafal Rubí
Naveta de Rafal Rubí (Menorca).

Las navetas de Menorca, construcciones en forma de nave invertida, servían como espacios funerarios. Destaca la de Tudons.
La población, más abundante que en el periodo anterior, se alimentaba todavía sobre todo de la ganadería, y competía por recursos escasos, por lo que había frecuentes conflictos, y se han encontrado muchas armas (destacan las hondas y las espadas). La religión tenía importantes santuarios, al parecer dedicados al culto del toro.

Los poblados talayóticos.
Los poblados del periodo talayótico se hicieron más grandes, con murallas y talayots defensivos, santuarios y recintos funerarios próximos, Destacan en Mallorca el de Capocorb Vell (Llucmajor) y en Menorca los de Trepucó y Torre d'en Galmés.


Centro del poblado de Capocorb Vell.

La llegada de los pueblos colonizadores y el postalayótico.
Hacia el 1300-1200, coincidiendo con al cambio de la cultura pretalayótica a la talayótica, llegaron a Baleares los primeros pueblos orientales, micénicos y fenicios, probablemente para comerciar y avituallar sus barcos que proseguían su viaje hacia la Península Ibérica, fuente primordial de metales. Pero durante siglos su influencia cultural fue relativamente escasa.
Desde el establecimiento púnico de Ibiza hacia el 700 aC y desde numerosos puntos comerciales de las costas la influencia de los colonizadores llegó por fin a todas las Baleares las llamadas Gimnesias (Mallorca y Menorca), y hacia el 500-400 aC tenemos ya una cultura postalayótica, que apenas construye talayots, pero sí poderosas murallas, y mantiene relaciones políticas y comerciales con la vecina isla púnica de Ebusus y su potencia dominante, Cartago. que influyen en las otras islas baleares, que se convierten en importantes centros de reclutamiento de los famosos honderos (foners), mercenarios al servicio del ejército cartaginés, que a su vuelta a las islas después de sus años bélicos en el Mediterráneo traen también dinero y conocimientos.
Las guerras púnicas entre Roma y Cartago terminaron con la derrota definitiva de esta en 146 aC y finalmente en el 123 aC Roma conquistó las islas.

FUENTES.
Documentales.

Poblado de Torre d'en Galmés (Menorca).

Libros.
Amorós, Luis R. La Edad del Bronce en Mallorca. Palma. 1952.
Anglada, Montserrat; Ferrer, Antoni; Plantalamor, Lluís (coords.). Objectes per a l’altra vida. La col·lecció Humbert Ferrer. Museu de Menorca. Maó. 2013. 83 pp. La colección arqueológica hallada en 1915 en la finca de Biniguardó, en Mercadal (Menorca), con huesos humanos y objetos funerarios de la época talayótica y romana.
Aramburu, Javier; Garrido, Carlos; Sastre, Vicenç. Guía arqueológica de Mallorca. Olañeta. Palma. 1994.
Aramburu, Javier. Enigmas de la arqueología balear. Documenta Balear. Palma de Mallorca. 2007.
Blanes, C.; Bonet, J.; Font, A.; Rosselló, A.M. Les illes ales fonts clàssiquesMiquel Font. Palma. 1990.
Borrás Rexach, Cristóbal. Los honderos baleres. En Mascaró Pasarius, J. Historia de Mallorca. Palma de Mallorca. 1978. Tomo II. p. 33-96.
Cartailhac, Emile. Monumentos primitivos de las islas Ba­leares. Olañeta. Palma. 1991.
Coll, Jaume. La evolución del ritual en la cultura talaió­tica. UIB. Palma. 1990. 8 pp. Tesi doctoral.
Ensenyat Estrany, Bartomeu. Historia primitiva de Mallor­ca. Historia de Mallorca. Vol. I. Palma. 1973.
Ferrer, Antoni; Plantalamor, Lluís; Anglada, Montserrat (coord.). Desenterrant el passat. Les excavacions arqueològiques a Cornia Nou. Museu de Menorca. Maó. 2014. 110 pp. Un assentament prehistòric, prop de Maó, amb restes pretalaiòtiques i talaiòtiques, destacant dos talaiots. Fou habitat també en época islámica, al segle XIII, poc abans de la conquista cristiana al 1287.
Font Obrador, Bartomeu; Rosselló Bordoy, Guillem. El po­blado prehistórico de Capocorb Vell (Llucmajor). Llucmajor. 1969.
Gual, Joana. Figures de bronze a la protohistòria de Ma­llorca. Govern Balear. Palma. 1986.
Guerrero Ayuso, Víctor M. Núcleos arqueológicos de Calviá. Ajuntament de Calvià.
Guerrero Ayuso, Víctor M. Navíos y navegantes. En las rutas de Baleares durante la Prehistoria. El Tall. Palma de Mallorca. 1993. 217 pp.
Hernández Sanz, Francesc. Noticias generales sobre los monumentos megalíticos de la isla de Menorca. Est. Tip. de Vi­ves y Susany. Bar­ce­lona. 1898. 15 pp. Francesc Hernández Sanz (1863-1949).
Hernández Sanz, Francesc. Les naus o nauetes de Menorca. Jaume Vives. Barcelona. 1902. 35 pp.
Hochsieder, Peter; Knösel, Doris. Les taules de Menorca. Un estudi arqueoastronòmic. Govern Balear. Palma. 1995.
Llompart Moragues, Gabriel. Bibliografía arqueológica de las Baleares. Estudio General Luliano. Palma. 1958. 102 pp.
Llompart Moragues, Gabriel. La religión del hombre primi­tivo en Mallorca. Historia de Mallorca. Vol. I. Palma. 1973.
Lull, Vicente; Micó, Rafael; Rihuete Herrada, Cristina; Risch, Roberto. Rituales de vida y muerte en la prehistoria de Menorca. La Cova des Càrritx. Consell Insular de Menorca/Sa Nostra. Maó. 1999. 71 pp.
Lull, Vicente; Micó, Rafael; Rihuete Herrada, Cristina; Risch, Roberto. La Cova des Mussol, un lugar de culto en la Menorca prehistórica. Consell Insular de Menorca/Sa Nostra. Maó. 1999. 68 pp.Aramburu, Javier. Enigmas de la arqueología balear. Documenta Balear. Palma de Mallorca. 2007.
Lull, Vicente; Micó, Rafael; Rihuete Herrada, Cristina; Risch, Roberto. Rituales de vida y muerte en la prehistoria de Menorca. La Cova des Càrritx. Consell Insular de Menorca/Sa Nostra. Maó. 1999. 71 pp.
Lull, Vicente; Micó, Rafael; Rihuete Herrada, Cristina; Risch, Roberto. La Cova des Mussol, un lugar de culto en la Menorca prehistórica. Consell Insular de Menorca/Sa Nostra. Maó. 1999. 68 pp.
Maluquer de Motes, Juan. La Edad del Bronce en las islas Baleares. En Historia de España, dir. por Ramón Menéndez Pidal. Vol. I. Madrid. 1974.
Mascaró Pasarius, Josep. Prehistoria de las Baleares. Pal­ma. 1968.
Mascaró Pasarius, Josep. Las taulas. Al-Thor. 1983.
Mut i Armengol, Vicenç. Historia de Mallorca. Imp. Herede­ros de Gabriel Guasp. Palma. 1650. 564 pp. Continuació de la història de Joan Dameto. BGL-1197.
Pericot García, Luis. Las islas Baleares en los tiempos prehistóricos. Destino. Barcelona. 1975.
Rosselló Bordoy, Guillem; Llompart Moragues, Gabriel. Pre­història i Protohistòria de Mallorca. Obra Cultural Balear. Palma. “Monografies, 3 (1965).
Rosselló Bordoy, Guillem. La cultura talayótica en Mallor­ca. Cort. Palma. 1972 y 1979.
Rosselló Bordoy, Guillem. Prehistoria, en Historia de Al­cúdia, vol. I. Palma. 1979.

Artículos. Orden cronológico.
Llabrés i Quintana, Gabriel. Mallorca prehistórica y roma­na / Talayots / Antigüedades Mallorca. Circa. 1881-1931. Llibre dietari. BGL-A-650.
Llabrés i Quintana, Gabriel. Talaiots de Mallorca. 1885-1915. Fulls solts. BGL-A-823.
Pérez Cabrero, Arturo. Arqueología ebusitana. “Museum” (1913), 25 pp.
Colominas Roca, Josep (1883-1958). L'Edat del Bronze a Mallorca. “Annuari de l'Institut d'Estudis Catalans”, Barcelo­na, 5 (1915-1920).
Colominas Roca, Josep. Els bronzes de la cultura dels ta­laiots de l'illa de Mallorca. Emporium. Barcelona. 1923. Sepa­rata de Butlletí de la Associació Catalana d'Antropologia, Etnologia i Prehistoria, vol. I (1923) 88-98.
Hemp, W.J. Some rock-cut tombs and habitation caves in MallorcaSeparata de “Archaeologia”, v. LXXVI (1927) 122-160.
Albertos Firmat, Lourdes. )Indoeuropeos o iberos en Balea­res? “Emérita”, Madrid, 26 (1958).
Llompart Moragues, Gabriel; Mascaró Pasarius, Josep. Bi­bliografía ar­queológica de las Baleares: suplemento 1958-1964. “BSAL” 32 (1961-1967) 325-348.
Waldren, William. El Myotragus Balearicus. X Congreso Na­cional de Arqueología. Mahón. 1967.
Veny, Cristóbal. Las cuevas sepulcrales del Bronce Antiguo de Mallorca. “CSIC. Biblioteca Praehistorica Hispana”, IX, Ma­drid (1968).
Camps Coll, Joan; et al. Notas para una tipología de la cerámica talayótica. “Trabajos del Museo de Mallorca”, Palma, 6 (1969).
Rosselló Bordoy, Guillem. La Prehistoria de Mallorca. “Ma­yurqa”, 7 (1972).
Amorós, Luis R. La cueva sepulcral prerromana de Son Maimó en el término municipal de Petra (Mallorca). “PAIB”, Barcelona, (1974).
Cantarellas Camps, Catali­na. La industria del hueso en Mallorca durante la Edad del Bronce. “PAIB”, Barcelona (1974).
Muñoz, Ana María. Fuentes escritas griegas y romanas sobre las Baleares. “PAIB” (1974).
Waldren, William. Evidence of the extinction of the Myo­tragus Balearicus“PAIB” (1974).
Rosenstingi, Ruta; Rosselló Bordoy, Guillem. El Santuario de Sa Cova de Betlem. “Mayurqa”, 15 (1976).
Fernández Miranda, Manuel. Secuencia cultural de la Pre­historia de Mallorca. “CSIC, Biblioteca Praehistorica Hispana”, XV, Madrid (1978).
Guerrero Ayuso, Víctor M. El yacimiento funerario de Son Boronat (Calvià). “BSAL”, 37 (1979).
Guerrero Ayuso, Víctor M. El mercenario balear. “Maina”, Palma, 1 (1980).
Guerrero Ayuso, Víctor M. La ocupación de algunos islotes costeros en la Protohistoria de Mallorca. “Maina”, Palma, 2 (1980).
Plantalamor, Lluís. L'arquitectura prehistòrica i proto­històrica de Menorca i el seu marc cultural. “Treballs del Mu­seu de Menorca”, 12 (1991).
Aramburu, Javier. Hacia un modelo espacial de la cultura talayótica en Mallorca. “Saguntum”, 27 (1994).
Ibáñez Ors, Vicente. Taulas de Menorca. Análisis geométricoAArqueología@, v. 19, n1 209 (IX-1998) 12-23.
Ibáñez Orts, Vicente. ¿Hay un pitagórico detrás de las taulas de Menorca? “Revista de Arqueología”, v. 25, nº 275 (III-2004) 14-23.

HA 3 UD 01. Primeras civilizaciones del Próximo Oriente. Arte púnico en España: Ibiza.

HA 3 UD 01. PRIMERAS CIVILIZACIONES DEL PRÓXIMO ORIENTE. ARTE PÚNICO EN ESPAÑA: IBIZA.

La llegada de los pueblos colonizadores y el postalayótico.
Hacia el 1300-1200, coincidiendo con al cambio de la cultura pretalayótica a la talayótica, llegaron a Baleares los primeros pueblos orientales, micénicos y fenicios, probablemente para comerciar y avituallar sus barcos que proseguían su viaje hacia la Península Ibérica, fuente primordial de metales. Pero durante siglos su influencia cultural fue relativamente escasa.
Desde el establecimiento púnico de Ibiza hacia el 700 aC y desde numerosos puntos comerciales de las costas la influencia de los colonizadores llegó por fin a todas las Baleares las llamadas Gimnesias (Mallorca y Menorca), y hacia el 500-400 aC tenemos ya una cultura postalayótica, que apenas construye talayots, pero sí poderosas murallas, y mantiene relaciones políticas y comerciales con la vecina isla púnica de Ebusus y su potencia dominante, Cartago. que influyen en las otras islas baleares, que se convierten en importantes centros de reclutamiento de los famosos honderos (foners), mercenarios al servicio del ejército cartaginés, que a su vuelta a las islas después de sus años bélicos en el Mediterráneo traen también dinero y conocimientos.
Las guerras púnicas entre Roma y Cartago terminaron con la derrota definitiva de esta en 146 aC y finalmente en el 123 aC Roma conquistó las islas.

La colonización púnica de las islas Pitiusas.
La isla de Ibiza, poco poblada en la época pretalayótica, fue el lugar elegido por los mercaderes púnicos de Cartago hacia el 700 aC para establecer una colonia comercial, primero en la Caleta y finalmente en el puerto de la actual ciudad de Ibiza, que pronto ocupó el resto de la isla y la de Formentera (que también tenía una escasa población pretalayótica), imponiendo su cultura.
Las islas Pitiusas prosperaron con una agricultura de cereales, vino, higos, la ganadería lanar y la producción de sal en sus grandes salinas.

La ciudad y el entorno de Ibiza en la época púnica.

Religión y mundo funerario cartaginés en las islas Pitiusas.
La religión púnica, con sus dioses de procedencia oriental, contó con pequeños santuarios y templos de mayores dimensiones. El dios Bes, símbolo de la colonia ibicenca, probablemente le dio su nombre fenicio, Ibosim. La diosa Tanit era, entre otras potestades, la protectora del comercio y de las mujeres.

El dios Bes.

La diosa Tanit.

Las esculturas de terracota y piedra de estos dioses se han encontrado en abundancia en los enterramientos.
La necrópolis ibicenca del Puig d'es Molins (en las afueras de la ciudad de Ibiza) es la mayor del Mediterráneo y ha proporcionado una inmensa colección de objetos artísticos y cotidianos que permite conocer la vida y la cultura de los púnicos.


Tumbas del Puig d'es Molins.

FUENTES.
Documentales.
Santuario púnico de's Cuieram (Ibiza). [https://www.youtube.com/watch?v=afIowZEhlwQ]
Museo Arqueológico de Ibiza [https://www.youtube.com/watch?v=FQyWwSnBnV8]

Libros.
Blanes, C.; Bonet, J.; Font, A.; Rosselló, A.M. Les illes ales fonts clàssiquesMiquel Font. Palma. 1990.
Borrás Rexach, Cristóbal. Los honderos baleres. En Mascaró Pasarius, J. Historia de Mallorca. Palma de Mallorca. 1978. Tomo II. p. 33-96.
Llompart Moragues, Gabriel. Bibliografía arqueológica de las Baleares. Estudio General Luliano. Palma. 1958. 102 pp.
Pérez-Cabrero i Tur, Artur. Ibiza: arte, arqueología, co­mecio, costumbres, historia, industria, topografía: guía del turista. Imp. Joaquín Horta. Barcelona. 1909. 156 pp.
Planas Palau, Antonio. Iconografías de Bes en la moneda púnica de Ibiza. Ed. del autor. Ibiza. 1995.

Artículos. Orden cronológico.
Pérez Cabrero, Arturo. Arqueología ebusitana. “Museum” (1913), 25 pp.
Llompart Moragues, Gabriel; Mascaró Pasarius, Josep. Bi­bliografía ar­queológica de las Baleares: suplemento 1958-1964. “BSAL” 32 (1961-1967) 325-348.
Guerrero Ayuso, Víctor M. La ocupación de algunos islotes costeros en la Protohistoria de Mallorca. “Maina”, Palma, 2 (1980).

miércoles, 20 de mayo de 2015

Comentario: El Guernica (1937), de Picasso.

Picasso. Comentario: El Guernica (1937).


Descripción.
El Guernica es una pintura de Pablo Ruiz Picasso, de técnica de óleo sobre tela (776,6 x 349), perteneciente a la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS). Fue encargado en enero de 1937 por el Gobierno republicano español para exponerlo en el Pabellón Español de la Exposición Universal de París de ese mismo año.
Al concluir la muestra el cuadro viajó por varios países y recaló en 1939 en el MOMA de Nueva York, donde fue su principal atractivo, convertido en la obra de arte más famosa del siglo, hasta su regreso en 1981 a Madrid, cuando la democracia fue restaurada en España.

Resultado de imagen de el guernica en el museo

Análisis formal.
Para realizar esta monumental obra para el Pabellón de la República en la Exposición Universal de París, tuvo que preparar 30 esbozos y dibujos preparatorios, de carácter expresionista, que permiten conocer que Picasso no fijó definitivamente el tema hasta finales del mes de abril, cuando quedó conmovido ante la crueldad del bombardeo franquista del pueblo de Guernica el 26 de abril y decidió usar el asunto en el título, la estructura y la selección de los motivos o símbolos. En los días siguientes dibujó los esbozos principales y el 11 de mayo comenzó a pintar el cuadro.


Resultado de imagen de guernica hombre implorando
Guernica arrasada.

Dibujo preparatorio.

Picasso en plena realización, fotografiado por su compañera Dora Maar, en mayo de 1937.

La obra se estructura en un tríptico, cuyo panel central está ocupado por el caballo agonizante y la mujer portadora de la lámpara. Los laterales serían, a la derecha, la casa en llamas con la mujer gritando, y, a la izquierda, el toro y la mujer con su hijo muerto. Las figuras están organizadas en triángulos, de los cuales el más importante es el central, que tiene como base el cuerpo del guerrero muerto, y como vértice la lámpara.
El colorido es casi monocromo, en blanco y negro más una variedad de grises, de pinceladas planas, lo que afirma la sensación bidimensional. La luz procede de varias fuentes, que refuerzan así la fragmentación del cuadro. 

Análisis temático,
Cada uno de los nueve motivos que siguen se ha convertido en un símbolo del horror de la guerra en el arte contemporáneo.
Hay seis seres humanos y tres animales (toro, caballo y paloma), que se explican de izquierda a derecha:

El toro.


El toro aparece en la izquierda del cuadro, con el cuerpo oscuro y la cabeza blanca, que gira hacia la terrible escena a su espalda. Picasso indicó que el toro simbolizaba “brutalidad y oscuridad”. Se ha indicado que el toro es un autorretrato, como en cuadros algo anteriores de Picasso, tal como la  Minotauromaquia  (1935), y en muchos posteriores.

La madre con su hijo muerto.


La madre se sitúa bajo el toro, tal vez aspirando a ser protegida por él, con la cara vuelta hacia el cielo en un grito de dolor. Su lengua es afilada como un estilete (un recurso formal repetido en la vanguardia de la mujer con una boca como arma) y sus ojos tienen forma de lágrimas o de almendra mística. Sostiene en sus brazos a su hijo ya muerto, pues sus ojos carecen de pupilas. El modelo iconográfico es la Pietà, la representación cristiana de la Virgen María sosteniendo en sus brazos a su hijo muerto. El poeta y crítico Juan Larrea interpretó al grupo madre-hijo como un símbolos de la ciudad de Madrid, sitiada por las tropas de Franco.

La paloma.
La paloma está situada entre el toro y el caballo, a la altura de sus cabezas, no resulta visible a simple vista, pues, excepto por una franja de color blanco, es del mismo color que el fondo y únicamente está trazada su silueta. Tiene un ala rota o caída y la cabeza vuelta hacia arriba, con el pico abierto. Es un símbolo de la paz rota y Picasso volverá a menudo a este motivo.

El guerrero muerto.



El guerrero muerto apenas muestra los restos de la cabeza, el brazo derecho completo que sostiene una espada rota una flor, apenas un rayo de esperanza dentro de ese panorama descorazonador, mientras que el antebrazo izquierdo con la mano extendida simbolizaría su oferta rechazada de paz.

La bombilla.


La bombilla está ubicada en el centro, es una de las imágenes más intrigantes, imagen . Se puede relacionar el símbolo de la bombilla con el fuego, la luz e incluso alguno ha sugerido una bomba (por analogía verbal), de modo que simbolizaría tanto el avance científico positivo como sus implicaciones destructivas. El bombardeo de Guernica pudo ser una prueba de esta tecnología. La bombilla también puede ser interpretada como una pupila del ojo de la providencia.

El caballo


El caballo ocupa el centro de la composición. Su cuerpo está hacia la derecha, pero su cabeza, igual que la del toro, se vuelve hacia la izquierda. Adelanta una de las patas delanteras para mantenerse en equilibrio, pues parece a punto de caerse. En su costado se abre una herida vertical y está, además, atravesado por una lanza. Tiene la cabeza levantada y la boca abierta en un grito de dolor, de la que sobresale la lengua terminada en punta. Su cabeza y su cuello son grises, el pecho y una de sus patas de color blanco, y el resto de su cuerpo está recubierto por pequeños trazos. Simboliza a las víctimas inocentes de la guerra y el pánico del pueblo ante la barbarie.

La mujer arrodillada.


La mujer está herida y se acerca a la yegua para descansar de sus heridas. La pierna de la mujer que camina hacia el centro está visiblemente dislocada o cortada, con una hemorragia que trata de frenar inútilmente con su mano derecha, por lo que lleva la pierna arrastrada. Esta visión es reforzada por la coloración blanquecina del pie que arrastra en comparación al otro que conserva un color más fuerte, y también comparándolo con los desmembrados miembros del soldado, que yacen con la misma coloración, significando probablemente la pérdida de sangre. La hemorragia de alguna manera se puede deducir en un sombreado oscuro que parece justo en la articulación dislocada de la pierna de la mujer.

La mujer de la lámpara.


La mujer ilumina la estancia con una lámpara y avanza con la mirada perdida por el espanto que sufre. Tiene su otra mano aprisionándose el pecho justo entre sus dos senos, que salen a relucir a través de la ventana. Se interpreta como una alegoría fantasmagórica de la República. 

La casa en llamas.
La casa, en la derecha, es el pueblo incendiado de Guernica, símbolo de todas los lugares arrasados por la guerra.

La flecha oblicua.
La flecha está situada bajo las nalgas del caballo. Su figura simboliza la elevación del espíritu del fallecido sobre la opresión de los poderes hegemónicos. El alma del caído sufre y suplica arrepentimiento a la desdichada madre. Él y el niño harán juntos el paso al más allá.

La mujer implorando con los brazos al cielo.


La mujer tiene los brazos en alto, y está envuelta en su casa que arde y se desploma. Clama al cielo ante ese fuego que cae desde él, desde unos aviones que en el cuadro no figuran, la mujer arriba a la derecha se ha convertido, junto con esa otra a la izquierda que lleva en brazos a su hijo muerto, en símbolo del horror de la guerra moderna. La inspiración es un personaje del cuadro de Goya Los fusilamientos del tres de mayo de 1808 en Madrid.

Significado y contexto.
El Guernica (1937) es posiblemente la obra cumbre del arte del siglo XX, en la que se muestra, a la vez con simbolismo y expresionismo, en los cuerpos destrozados y los símbolos de la paz y la guerra, el horror y la violencia de la guerra, el odio del hombre hacia el hombre, el sufrimiento y la muerte.
Esta obra es un resumen y un manifiesto de las experiencias artísticas anteriores del artista: realismo, cubismo, curvismo, grafismo, expresionismo y surrealismo. Esta disparidad está expresada a través del carácter de pintura plana, bidimensional, que da a la composición una naturaleza más de cartel-mural que de lienzo y subraya así su contenido épico.
Timothy J. Clark propone en 2013 en Picasso & Truth (Yale Uiversity Press) que el cuadro culmina su visión trágica de la Gran Guerra de 1914-1918, a la que se añade el impacto de la Guerra Civil. Su esposa, Anne M. Wagner, ha propuesto en 2017 una lectura feminista, en la que Picasso pintaría desde 1925 la mujer como una máquina de sufrimiento, la madre doliente, la mujer desamparada..., vehículos de muerte y destrucción, expresión de un drama personal en su conflictiva relación con sus mujeres, que representa en sus violentos cuadros de Olga Koklova, Marie Thérèse Walter o Dora Maar.

Resultado de imagen de el guernica en el museo

Resultado de imagen de el guernica en el museo

Resultado de imagen de el guernica en el museo

FUENTES.
Internet.
[http://www.cossio.net/actividades/pinacoteca/p_01_02/guernica_picasso.htm]

Documentales y vídeos.

[https://www.youtube.com/watch?v=cM3MmJFDfbk] 13 minutos.

[https://www.youtube.com/watch?v=F2-VbqaHhLM] 10 minutos.


[https://www.youtube.com/watch?v=Uv6u7FZlw4E] 3 minutos. Muy simple pero clara.


[https://www.youtube.com/watch?v=FPNaAbA-UD8] 5 minutos.

Exposiciones.
*<Cubismo y guerra. El cristal en la llama>. Barcelona. Museu Picasso (20 octubre 2016-enero 2017). 68 obras de Picasso (13), María Blanchard, Braque, Gleizes, Juan Gris (14), Laurens, Léger, Lipchitz, Matisse, Metzinger, Diego Rivera, Gino Severini… Comisario: Christopher Green. Reseña de Montañés, J. Á. El Museo Picasso organizará una gran exposición sobre cubismo en 2016. “El País” Cataluña (6-XII-2015) 1. / Montañés, J. Á. Arte a pesar de la Gran Guerra. “El País” (21-X-2016).

Presentación de <Piedad y Terror en Picasso. El camino a ‘Guernica’>..MNCARS (2017). 5 minutos. Entrevistas a Clark, Wagner y Borja-Villel.



Resultado de imagen de el guernica en el museo
<Piedad y Terror en Picasso. El camino a ‘Guernica’>. Madrid. MNCARS (4 abril-4 septiembre 2017). 180 obras, con la tesis de que Picasso plasmó en el Guernica el horror de la Gran Guerra además del bombardeo del pueblo vasco. Comisarios: T. J. Clark y Anne M. Wagner. Reseñas de García, Ángeles. Picasso, Guernica y otros demonios“El País” (9-XII-2016). / Seisdedos, Iker. Las conexiones neuronales del ‘Guernica’. “El País” (4-IV-2017). / García, Ángeles. La mujer como una máquina de sufrimiento. “El País” (4-IV-2017).

Libros.
Clark,Timothy J. Picasso & Truth. Princeton University Press. 2013. 329 pp.

Artículos.
Hermoso, Borja. El ‘Guernica’ de Picasso, 35 años ya. “El País” (4-X-2016). Testigos del viaje del cuadro de Nueva York a Madrid en 1981.
Vicente, Álex. Bernard Ruiz-Picasso. ‘Todos quieren el ‘Guernica’, pero está bien donde está’. “El País” (5-III-2017). El nieto del artista es escritor y coleccionista. Donó al Museo Picasso de Málaga 233 obras para su inauguración en 2003 y prestará en 2017 hasta 166 obras más.
García, Ángeles. Anny Aviram, la niñera del ‘Guernica’. “El País” (17-II-2017). Deposita en el MNCARS el bastidor original del cuadro.
Jiménez-Blanco, María Dolores. ‘Guernica’: una biografía. “El País” Babelia 1.322 (25-III-2017).
Seisdedos, Iker. Anne Wagner y T. J. Clark. Picasso anticipó en décadas la idea de daño colateral. “El País” Babelia 1.322 (25-III-2017).
Irujo, Xabier. Gernika. Prólogo de Ángel Viñas. Crítica. Barcelona. 2017. 381 pp. Reseña de Ceberio, Jesús. El laboratorio del terror. “El País” Babelia 1.322 (25-III-2017).
Juliá, Santos. Del antifranquismo a la reconciliación. “El País” Babelia 1.322 (25-III-2017). Un símbolo contra el franquismo y la guerra.
Rodríguez Marcos, Javier. El pabellón de 1937. Antología portátil de la vanguardia española. “El País” Babelia 1.322 (25-III-2017).

Espejo, Bea. La sombra del ‘Guernica’. Nueve artistas reflexionan sobre la perenne influencia del cuadro y su poder iconográfico. “El País” Babelia 1.322 (25-III-2017). Rogelio López Cuenca, Pilar Albarracín, Concha Jerez, Daniel G. Andújar, Fernando Sánchez Castillo, Cristina Lucas, Pedro G. Romero, Pepo Salazar y Patricia Esquivias.