Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

lunes, 4 de mayo de 2015

HA 4 UD 08. Arte prerrománico en Europa. El arte otónida.

HA 4 UD 08. ARTE PRERROMÁNICO EN EUROPA. EL ARTE OTÓNIDA.
Introducción.
Arquitectura.
Escultura.
Pintura.
Miniatura.
Artes menores.

Introducción.
El imperio en la época de Otón I, ca. 960.

El arte otónida u otoniano toma su nombre de los tres soberanos llamados Otón y se desarrolló en Alemania durante el reinado de los emperadores sajones, desde 919 hasta 1002, Enrique el Pajarero (rey de Germania, 919-936), Otón I (rey de Germania desde 936, de Italia desde 951 y emperador, 962-973), Otón II (973-983), Otón III (996-1002). Les sucedieron los monarcas de otra dinastía, Enrique II (rey de Germania, 1002-1024 y emperador, 1014-1024), Conrado II (1024-1046), Enrique III (1046-1056).
El arte otónida se caracteriza por una tendencia áulica, al igual que el carolingio, patente sobre todo en las escasas pinturas y en las numerosísimas miniaturas. De gusto bárbaro aún, la predilección por el trabajo de los metales, los adornos de piedras polícromas y las filigranas, así como la miniatura son de herencia carolingia.
Durante el reinado de Otón II fueron particularmente evidentes las influencias bizantinas, que llegaron a modificar el repertorio iconográfico otónida. Este influjo bizantino fue directo, por medio de los matrimonios con princesas de Bizancio, e indirecto, a través del norte de Italia, donde la impronta oriental era muy profunda desde el siglo VI.
A pesar de estas influencias el arte otónida es novedoso, formándose en su tiempo las basess esenciales del arte románico. Los grandes centros culturales fueron las abadías de Reichenau, St. Gall, Tréveris, Colonia, Echternach y Ratisbona.

Arquitectura.
La arquitectura posee una personalidad muy diferenciada (la historiografía alemana le pone un sello claramente nacional) e intenta separarse de la gran influencia del mundo clásico. Prefiere los planos de grandes dimensiones, con tendencia a las plantas centrales, si bien se sigue también el tipo basilical benedictino. En los interiores la decoración es escasa y de gran austeridad.
Los templos generalmente se dividen en tres partes:
-La parte de la fachada principal forma un cuerpo occidental similar al Westwerk carolingio.
-Un cuerpo central, formado por tres naves con techumbre simple de madera, que presentan diferencias según la región donde se construye, diferencias que dan lugar a dos tipologías distintas, que articulan un espacio interior bien distinto: el tipo sajón, donde los soportes que separan las naves alternan un pilar y dos columnas; y el tipo renano, en el que la alternancia es más simple y consiste en un pilar por cada columna.
-La cabecera, que tiene un gran desarrollo. El altar generalmente se coloca en el centro del crucero y lo que es propiamente el ábside sirve de coro y por tanto es donde se colocan los monjes. Debajo de la cabecera, generalmente bajo el ábside central, aunque hay veces que también ocupa la parte baja del crucero, se alberga la gran cripta, para el culto a las reliquias. 
Los ejemplos máximos son San Miguel de Hildesheim, San Ciriaco de Gernrode, las catedrales de Spira y Estrasburgo (muy modificada en época gótica), el cuerpo occidental de Essen, San Pantaleón de Colonia y la Capilla Palatina de Valkhof (Nimega).










San Miguel de Hildesheim: planta, exterior y vistas de los dos ábsides.

La iglesia de San Miguel de Hildesheim es una obra maestra del tipo sajón. Se construyó entre 1001 y 1033 y quizá por influencia de la basílica paleocristiana de San Pedro de Roma, se organizó a partir del gran ábside occidental, acabado en torno a 1015, al que se accedía por un inmenso transepto. Debajo tiene una enorme cripta subterránea, a la que solo se podía acceder desde el exterior, a través de una puerta en el ábside. El transepto tenía dos torreones en los extremos para acceder a unas tribunas situadas en sus extremos y parece que desde un principio estas tribunas estuvieron cubiertas por bóveda de aristas.

La parte oriental repite el mismo modelo hipertrofiado de transepto, y probablemente el ábside oriental era una cabecera tripartita conforme al modelo benedictino. La disociación entre los elementos que forman el muro es enorme. Los capiteles son característicamente otónidas, con una forma cúbica en la que sus aristas inferiores se redondean.


San Ciriaco de Gernrode.


El templo de San Ciriaco de Gernrode se construyó en dos etapas. En la primera, hacia el 961, parece que se creó la iglesia basilical con un gran transepto destacado que daba al ábside y que era del tipo de iglesia renana, diferente al tipo sajón. En esta etapa el paramento sería totalmente liso y ofrecería en la parte inferior los arcos de comunicación con las naves laterales y en la parte superior el registro de ventanas en la zona más elevada del muro.

En 971, gracias al patrocinio de la emperatriz griega Teofanos, la iglesia se reformó planteándose la existencia de una tribuna similar al modelo bizantino de matroneum. Se abrió un ábside contrapuesto en la fachada occidental además de puertas laterales en las naves. En el exterior se enmarcaron las ventanas de las naves laterales con una secuencia de arquerías ciegas, de probable influencia lombarda.




La catedral de Spira; planta y exterior. El paramento de la nave lateral y del transepto y el cimborrio, son de época posterior, en estilo románico, con arquillos ciegos y bandas lombardas.

La catedral de Spira es un templo de planta basilical cubierta con techumbre de madera en la nave central y con bóvedas de aristas en las laterales. Tiene un nártex, por lo que no hay ábside occidental, un transepto muy destacado en planta y un ábside oriental. La cripta ocupa todo la parte inferior del ábside y del transepto.
Cuenta con dos torres que enmarcan la cabecera con un carácter meramente decorativo. Destaca la articulación unitaria, del muro gracias a un arco que enmarca los dos cuerpos del paramento, un precedente del románico.
El exterior muestra la influencia de la arquitectura lombarda del norte de Italia, por lo que se cree que el templo fue remodelado en época románica, con torres similares a los campaniles raveneses y arquillos, galería enana y bandas lombardas.


El Cuerpo Occidental de Essen se construyó entre 973 y el 1002, tomando como modelo el Westwerk carolingio, aunque no es cuadrangular, sino que está configurado como la mitad de un hexágono. Presenta los tres pisos con un añadido románico. A los lados, se encuentran dos grandes torreones para poder acceder al cuerpo. El resto de la iglesia está muy remodelado en estilo románico.

San Pantaleón de Colonia. Ábside.

San Pantaleón de Colonia. Fachada occidental, con el elevado Westwerk

La Capilla Palatina de Valkhof (Nimega) fue probablemente construida en 786 por orden de Carlomagno y reconstruida en época otónida. La destrucción casi total en 1795 impide apreciar hoy el que fue uno de los palacios de descanso preferidos de los emperadores carolingios y otonianos.

Escultura.
En escultura la obra maestra se halla en las puertas de bronce de la catedral de Hildesheim (1015), obra del obispo Bernward. También son de bronce la columna de Hildesheim y las puertas de Augusta.

Pintura.
La pintura conservada es escasa. Destaca el conjunto de pinturas murales de San Jorge de Oberzell.

Miniatura.
La miniatura, por contra, es de un valor extraordinario. Funde la expresión áulica bizantina con la influencia de la tradición carolingia, logrando un estilo cuyas figuras se caracterizan por un dinámico plasticismo expresivo.

Rasgos generales: la voluntad de volver al arte clásico, contrapuesto con un alejamiento de facto, al coger los modelos del arte carolingio, por tanto por una vía indirecta. Hay un dualismo clásico-medieval. Expresionismo en los rostros, con el uso del color. La escuelas son más eclécticas, de difícil clasificación. Es general la iconografía del poder, sin retratos.

Son varios los talleres de miniaturistas, entre los que destacan los de Reichenau y Echternach.
En Reichenau se halla el más importante. Al principio con influencia clásica, evoluciona hacia fondos de arquitectura, con iniciales decoradas con entrelazos. Abunda la iconografía del poder (Evangeliario de Otón III). Se realizó el Evangeliario de Otón III (Biblioteca de Múnich) de excelente iconografía del poder, con sus fondos dorados y la gestualidad de las manos;  y el Códice de Egberto (Biblioteca de Tréveris).
En Echternach se confeccionaron el Códice de Spira (Biblioteca de El Escorial, Madrid) y el Evangeliario de Gotha, en los que se toman motivos de tejidos de influencia bizantina.
Destacan las series de manuscritos conservados en Aquisgrán con los retratos de los emperadores y sus esposas.
Otros talleres son los de Hildesheim, con el Evangelio de San Juande Fulda, caracterizada por el movimiento, como se ve en el Leccionariode Tréveris, en el que destaca el Maestro del Registrum Gregorii, con su composición de arquitecturas para los temas imperiales de iconografía del poder y el tratamiento del volumen de los personajes; de Colonia, con páginas decorativas al principio, como el Evangeliario de San Gedeónde Ratisbona, cuyo Codex Aureus se hizo ya en época carolingia y se caracteriza por una ostentación de la riqueza, de influencia carolingia y bizantina.

Artes menores.
En metalistería destacan las enormes puertas esculpidas en bronce para las iglesias abaciales. Al parecer, este gusto llegó a través de Italia o por mediación de princesas bizantinas que tenían una relación muy estrecha con la abadía de Montecassino. Todo hace suponer que gracias a este contacto llegaron artistas bizantinos a la corte germánica y realizaron estas puertas conforme a las técnicas de fundición características del sur de Italia y del mundo bizantino. De resultas, en Alemania se creó una escuela de escultura en bronce que a su vez influyó en el este de Europa. Los talleres más importantes se establecieron en las regiones del Mosa y de la Lorena. 

Destacan las puertas de San Miguel de Hildesheim, que miden más de 5 metros de altura y están fundidas de una sola pieza. Sus paneles son de excepcional calidad escultórica, con clara influencia bizantina.


Talla de marfil del pantócrator, Otón II y su esposa. Se observa la influencia de la iconografía bizantina en la imposición de manos sobre el emperador y la emperatriz,

El arte del marfil es muy importante, con el centro de Metz y las obras mejores son el frontal del altar de Magdeburgo (M. de Berlín) y el recipiente para el agua lustral del arzobispo Godofredo. Hay obras de tipo popular que anuncian el arte románico.


Corona de Otón I.

En orfebrería destaca el frontal del altar de Basilea (c. 1020), ejecutado en un taller de Reichenau. Otras obras son los cálices, relicarios y la corona imperial de Otón I, de oro repujado en piedras preciosas.

FUENTES.

No hay comentarios: