Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

miércoles, 20 de mayo de 2015

Picasso. Comentario: El Guernica (1937).

Picasso. Comentario: El Guernica (1937).


Descripción.
El Guernica es una pintura de Pablo Ruiz Picasso, de técnica de óleo sobre tela (776,6 x 349), perteneciente a la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS). Fue encargado en enero de 1937 por el Gobierno republicano español para exponerlo en el Pabellón Español de la Exposición Universal de París de ese mismo año.
Al concluir la muestra el cuadro viajó por varios países y recaló en 1939 en el MOMA de Nueva York, donde fue su principal atractivo, convertido en la obra de arte más famosa del siglo, hasta su regreso en 1981 a Madrid, cuando la democracia fue restaurada en España.

Análisis formal.
Para realizar esta monumental obra para el Pabellón de la República en la Exposición Universal de París, tuvo que preparar 30 esbozos y dibujos preparatorios, de carácter expresionista, que permiten conocer que Picasso no fijó definitivamente el tema hasta finales del mes de abril, cuando quedó conmovido ante la crueldad del bombardeo franquista del pueblo de Guernica el 26 de abril y decidió usar el asunto en el título, la estructura y la selección de los motivos o símbolos. En los días siguientes dibujó los esbozos principales y el 11 de mayo comenzó a pintar el cuadro.


Guernica arrasada.

Dibujo preparatorio.

Picasso en plena realización, fotografiado por su compañera Dora Maar, en mayo de 1937.

La obra se estructura en un tríptico, cuyo panel central está ocupado por el caballo agonizante y la mujer portadora de la lámpara. Los laterales serían, a la derecha, la casa en llamas con la mujer gritando, y, a la izquierda, el toro y la mujer con su hijo muerto. Las figuras están organizadas en triángulos, de los cuales el más importante es el central, que tiene como base el cuerpo del guerrero muerto, y como vértice la lámpara.
El colorido es casi monocromo, en blanco y negro más una variedad de grises, de pinceladas planas, lo que afirma la sensación bidimensional. La luz procede de varias fuentes, que refuerzan así la fragmentación del cuadro. 

Análisis temático,
Cada uno de los nueve motivos que siguen se ha convertido en un símbolo del horror de la guerra en el arte contemporáneo. Hay seis seres humanos y tres animales (toro, caballo y paloma), que se explican de izquierda a derecha:

El toro.


El toro aparece en la izquierda del cuadro, con el cuerpo oscuro y la cabeza blanca, que gira hacia la terrible escena a su espalda. Picasso indicó que el toro simbolizaba “brutalidad y oscuridad”. Se ha indicado que el toro, como en cuadros algo anteriores de Picasso, tal como la  Minotauromaquia  (1935), es un autorretrato.

La madre con su hijo muerto.


La madre se sitúa bajo el toro, tal vez aspirando a ser protegida por él, con la cara vuelta hacia el cielo en un grito de dolor. Su lengua es afilada como un estilete (un recurso formal repetido en la vanguardia de la mujer con una boca como arma) y sus ojos tienen forma de lágrimas o de almendra mística. Sostiene en sus brazos a su hijo ya muerto, pues sus ojos carecen de pupilas. El modelo iconográfico es la Pietà, la representación cristiana de la Virgen María sosteniendo en sus brazos a su hijo muerto. El poeta y crítico Juan Larrea interpretó al grupo madre-hijo como un símbolos de la ciudad de Madrid, sitiada por las tropas de Franco.

La paloma.
La paloma está situada entre el toro y el caballo, a la altura de sus cabezas, no resulta visible a simple vista, pues, excepto por una franja de color blanco, es del mismo color que el fondo y únicamente está trazada su silueta. Tiene un ala caída y la cabeza vuelta hacia arriba, con el pico abierto. Es un símbolo de la paz rota y Picasso volverá a menudo a este motivo.

El guerrero muerto.



El guerrero muerto apenas muestra los restos de la cabeza, el brazo derecho completo que sostiene una espada rota una flor, apenas un rayo de esperanza dentro de ese panorama descorazonador, mientras que el antebrazo izquierdo con la mano extendida simbolizaría su oferta rechazada de paz.

La bombilla.


La bombilla está ubicada en el centro, es una de las imágenes más intrigantes, imagen . Se puede relacionar el símbolo de la bombilla con el fuego, la luz e incluso alguno ha sugerido una bomba (por analogía verbal), de modo que simbolizaría tanto el avance científico positivo como sus implicaciones destructivas. El bombardeo de Guernica pudo ser una prueba de esta tecnología. La bombilla también puede ser interpretada como una pupila del ojo de la providencia.

El caballo


El caballo ocupa el centro de la composición. Su cuerpo está hacia la derecha, pero su cabeza, igual que la del toro, se vuelve hacia la izquierda. Adelanta una de las patas delanteras para mantenerse en equilibrio, pues parece a punto de caerse. En su costado se abre una herida vertical y está, además, atravesado por una lanza. Tiene la cabeza levantada y la boca abierta, de donde sobresale la lengua, terminada en punta. Su cabeza y su cuello son grises, el pecho y una de sus patas de color blanco, y el resto de su cuerpo está recubierto por pequeños trazos. Simboliza a las víctimas inocentes de la guerra.

La mujer arrodillada.


La mujer está herida y se acerca a la yegua para descansar de sus heridas. La pierna de la mujer que camina hacia el centro está visiblemente dislocada o cortada, con una hemorragia que trata de frenar inútilmente con su mano derecha, por lo que lleva la pierna arrastrada. Esta visión es reforzada por la coloración blanquecina del pie que arrastra en comparación al otro que conserva un color más fuerte, y también comparándolo con los desmembrados miembros del soldado, que yacen con la misma coloración, significando probablemente la pérdida de sangre. La hemorragia de alguna manera se puede deducir en un sombreado oscuro que parece justo en la articulación dislocada de la pierna de la mujer.

La mujer de la lámpara.


La mujer ilumina la estancia con una lámpara y avanza con la mirada perdida por el espanto que sufre. Tiene su otra mano aprisionándose el pecho justo entre sus dos senos, que salen a relucir a través de la ventana. Se interpreta como una alegoría fantasmagórica de la República. 

La casa en llamas.
La casa, en la derecha, es el pueblo incendiado de Guernica, símbolo de todas los lugares arrasados por la guerra.

El hombre implorante

El hombre mira al cielo en una rogatoria para que los aviones que dejen de bombardear, La inspiración es un personaje del cuadro de Goya Los fusilamientos del tres de mayo de 1808 en Madrid.

La flecha oblicua.
La flecha está situada bajo las nalgas del caballo. Su figura simboliza la elevación del espíritu del fallecido sobre la opresión de los poderes hegemónicos. El alma del caído sufre y suplica arrepentimiento a la desdichada madre. Él y el niño harán juntos el paso al más allá.

La mujer con los brazos al cielo.


La mujer tiene los brazos en alto, y está envuelta en su casa que arde y se desploma. Clama al cielo ante ese fuego que cae desde él, desde unos aviones que en el cuadro no figuran, la mujer arriba a la derecha se ha convertido, junto con esa otra a la izquierda que lleva en brazos a su hijo muerto, en símbolo del horror de la guerra moderna.

Significado y contexto.
El Guernica (1937) es posiblemente la obra cumbre del arte del siglo XX, en la que se muestra, a la vez con simbolismo y expresionismo, en los cuerpos destrozados y los símbolos de la paz y la guerra, el horror y la violencia de la guerra, el odio del hombre hacia el hombre, el sufrimiento y la muerte.
Esta obra es un resumen y un manifiesto de las experiencias artísticas anteriores del artista: realismo, cubismo, curvismo, grafismo, expresionismo y surrealismo. Esta disparidad está expresada a través del carácter de pintura plana, bidimensional, que da a la composición una naturaleza más de cartel-mural que de lienzo y subraya así su contenido épico.


FUENTES.
Internet.
[http://www.cossio.net/actividades/pinacoteca/p_01_02/guernica_picasso.htm]

Exposiciones.

<Piedad y terror en Picasso: El camino a Guernica>. Madrid. MNCARS (4 abril-4 septiembre 2017). Comisario: Timothy J. Clark. La tesis de que Picasso plasmó en el Guernica el horror de la Gran Guerra además del bombardeo del pueblo vasco. Reseña de García, Ángeles. Picasso, Guernica y otros demonios. “El País” (9-XII-2016).