Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

miércoles, 14 de agosto de 2013

UD 6. El arte romano.

UD 6. EL ARTE ROMANO.

1. EL ARTE ROMANO.
INTRODUCCIÓN.
Un resumen.
Características generales.
Las influencias de las culturas del Mediterráneo.
Los grandes periodos.

2. URBANISMO Y CONCEPCIÓN DEL ESPACIO.
2.1. CARACTERÍSTICAS.
La concepción del espacio: el espacio interior.
Evolución del urbanismo: del irregular al regular.
Planificación de la nueva ciudad regular.
Elementos de la ciudad: los foros.

3. ARQUITECTURA.
3.1. CARACTERÍSTICAS.
3.2. TIPOS.
TEMPLOS.
Templos republicanos.
Templos imperiales: el Panteón.
BASÍLICAS.
MONUMENTOS CONMEMORATIVOS.
Arcos de triunfo.
Columnas.
ARQUITECTURA FUNERARIA.
ARQUITECTURA LÚDICA.
Teatros.
Anfiteatros.
Circos.
Estadios.
Odeones.
Termas.
Calzadas, puentes, acueductos, cloacas, puertos.
ARQUITECTURA MILITAR.
ARQUITECTURA DOMÉSTICA.
Domus.
Insula.
Villas rurales.
Palacios.
4. ESCULTURA.
El influjo etrusco y griego.
4.1. CARACTERÍSTICAS.
El realismo.
4.2. TIPOS.
RETRATO.
RELIEVE HISTÓRICO.
ESCULTURA FUNERARIA.

5. PINTURA.
El influjo etrusco y griego.
5.1. CARACTERÍSTICAS.
5.2. ESTILOS.
Estilo de incrustaciones.
Estilo arquitectónico.
Estilo ornamental.
Estilo intrincado.
Estilos posteriores.

6. MOSAICO.

7. ARTES MENORES.



PREFACIO.
El arte clásico en Grecia (objeto de una UD anterior) y Roma es un tema enormemente extenso y complejo, porque no hay una definición universalmente válida de los límites temporales, temáticos y conceptuales.
El arte clásico es el de la civilización grecolatina antigua, en la Grecia y la Roma antiguas, en especial sus periodos más “clásicos”, definidos por el antropocentrismo (un arte hecho a la medida del hombre) y la concepción racional del mundo.
Se debería introducir el tema con el marco geográfico y los fundamentos sociales y culturales (filosofía, polis, democracia, antropocentrismo, mitología...), pero eso corresponde mejor al tema de la civilización grecolatina (OP UD 25, en el blog Heródoto).
Mucho más que en otras civilizaciones, la civilización grecolatina es urbana, por lo que el urbanismo debe ser considerado como un apartado del arte, “al lado de” y no “en” la arquitectura, por lo que la antecede y explica.

1. EL ARTE ROMANO.
INTRODUCCIÓN.
Un resumen.
El arte romano es estrictamente deudor del arte griego. Si exceptuamos la extraordinaria capacidad de los romanos para las construcciones públicas, tanto la arquitectura como las artes plásticas de la antigua Roma, en el periodo republicano y en el imperial, se nutren básicamente de los precedentes griegos, aunque hay otras influencias, como las etruscas. Hasta el fin del imperio romano (siglo V dC), sea a través de las obras de los artistas griegos, sea por la imitación de estos, permanece inalterada la concepción estética, esencialmente humanista y antropomórfica, establecida por el arte helénico.
Características generales.
- Apareció de repente, hacia los siglos III y II aC, por la rápida transformación de la sociedad republicana y la influencia del arte helenístico, sin un proceso interno de maduración.
- Se extendió por un inmenso territorio, sobre todo en el siglo II dC, cuando el Imperio Romano alcanzó sus máximos límites. Esto implicó una gran homogeneidad y una numerosa clientela, lo que explica la producción en serie de obras de arte.
- Es un arte que sigue el modelo griego, pero sin su extraordinaria creatividad estética.
- Es un arte funcional, que busca sobre todo la utilidad.
- Cada arte tendrá su estilo: La arquitectura es funcionalista y por ello destaca su variedad tipológica: templos, palacios, circos, anfiteatros, teatros, bibliotecas, termas, acueductos, arcos triunfales... La escultura es realista (retrato). La pintura es ilusionista.
- A partir de la época republicana y, sobre todo, de la imperial, el arte romano representa la culminación del proceso evolutivo de las culturas urbanas mediterráneas, dando origen a un arte específicamente sincrético, como elemento de decoro, que encuentra su marco en la ciudad.
- Está muy relacionado con la política, de modo que los cambios en la forma de gobierno en la capital, Roma, influyen profundamente en el arte: hay una gran diferencia entre el arte republicano (más austero y sencillo), y el arte imperial (más lujoso y monumental).
Las influencias de las culturas del Mediterráneo.
El arte romano está muy vinculado al desarrollo de la Historia de Roma, desde su origen hasta la expansión por Italia y el Mediterráneo, adaptando las sucesivas influencias del arte itálico, etrusco, griego, púnico y oriental. Fue un proceso de cambio permanente, a través de modificaciones en el gusto artístico de las clases dominantes, al mismo tiempo que los contactos comerciales y las conquistas militares.
En una sociedad en la que priman los objetivos militares, el arte fue considerado al principio como ocupación impropia del ciudadano romano, en cuanto que trabajo servil, apropiado para las poblaciones conquistadas. Se limitó, pues, durante mucho tiempo, a la importación de obras de arte, producto del expolio, como botín arrebatado a sus enemigos los etruscos del norte y los helenos de la Magna Grecia, hasta que dominada la península italiana, se lanzó a la conquista del Mediterráneo.
La influencia etrusca perdura hasta la última época de la República, cuando entre la conquista de Siracusa (-212) y la de Corinto (-146) llegaron muchas obras de arte griego y helenístico, a los templos y las colecciones de la aristocracia, difundiendo un estilo ecléctico. Pero sería un error creer que el arte romano es una imitación, ni siquiera una prolongación del arte griego, como tampoco el hombre romano es una imitación del hombre griego.
Tras un período de adaptación y maduración vemos aparecer ya en el siglo I aC un arte romano genuino.
Pero esta autonomía no será igual en todas las manifestaciones, así mientras es muy temprana en arquitectura y pintura no lo será tanto en la escultura, excepción hecha de los retratos.
Las causas de esta diferencia estriban en que cuando se producen importaciones masivas de arte griego no puede hacerse de arquitecturas completas, a no ser de fragmentos, tales como columnas o pedestales. Tampoco pueden importarse pinturas, ya que éstas suelen estar pintadas al fresco, es decir, sobre el propio muro. De este modo solo se llevan esculturas, vasijas, bronces, útiles y objetos de adorno. Por otra parte la organización urbana, social y religiosa exige nuevos planteamientos arquitectónicos y constructivos desconocidos por los griegos. Todo ello explica la escasa dependencia de la arquitectura latina respecto a la helénica.   
Los grandes periodos.
Distinguimos varios periodos: monárquico/etrusco, republicano, imperial, tardorromano.
- El etrusco (siglos VIII-VI) es muy funcional, centrado en unas pocas construcciones y en las artes menores.
- El republicano (siglos V-I aC) es austero y sencillo. Su gran momento de expansión comienza a finales del siglo III y en el siglo II aC, cuando se vence a Cartago y se obtienen enormes botines en el Mediterráneo. Se centra en Roma y sus alrededores, con edificios civiles y religiosos (de los que pocos han sobrevivido). Destaca la escultura realista.
- El imperial (I-II dC) es lujoso y monumental. Alcanza su máxima extensión, con una gran homogeneidad de estilo. Los emperadores promueven un arte de propaganda del nuevo poder y lo difunden por las provincias. Es el arte “clásico”, con una gran calidad en el urbanismo, la arquitectura y el retrato realista.
- El tardorromano (III-V dC) es de técnica decadente y crecientemente monumental. Finalmente, la crisis del arte romano, desde c. 180 (al final del imperio de Marco Aurelio), produce el arte tardorromano, caracterizado por reflejar la angustia existencial de una época crítica, por el progresivo antinaturalismo y por la convivencia de un arte plebeyo y uno cortesano (áulico al servicio de la imagen imperial). Apenas se construyen nuevas ciudades ni edificios monumentales; la escultura pierde su carácter realista y se desvanece la tradición helenística. Sólo se mantiene la gran calidad del mosaico, sobre todo en el siglo IV. Este proceso coincide con una grave crisis política, económica, social, cultural y religiosa, dando paso al poder de las provincias, a la civilización tardorromana y finalmente al cristianismo, con su arte paleocristiano, el arte bizantino y el arte bárbaro.

2. URBANISMO Y CONCEPCIÓN DEL ESPACIO.
2.1. CARACTERÍSTICAS.
La concepción del espacio: el espacio interior.
Si el griego es creador de volúmenes antes que de espacios, el romano concibe el espacio como algo interno, como algo en lo que él se siente inmerso.
Evolución del urbanismo: del irregular al regular.
Las primeras comunidades itálicas tenían, naturalmente, carácter agrario y por ello sus primeras ciudades se pliegan a la orografía sin un plan determinado. Es un urbanismo irregular. En el caso de Roma se origina así un entramado de calles que resisten mal las necesidades de una ciudad cada vez más grande, a medida que muchos campesinos sin tierras, comerciantes, artesanos, etc., llegan a la ciudad, atraídos por su poder y su enorme mercado. Al mismo tiempo, los miembros de la nueva aristocracia se en­riquecen, en su mayor parte, en Oriente y se familiarizan con los sistemas capitalistas que caracterizan el mundo helenístico. La civilización agraria romana se convierte así en una civilización urbana que sigue un sistema capitalista y genera el ensanchamiento de las ciudades; Roma y otras ciudades inicialmente agrícolas como Alejandria, Antioquía, Éfeso, Lyon... crecen sin un trazado lógico.
El mejor ejemplo es Roma, una inmensa ciudad irregular que se monumentaliza en el Imperio, pero sin que se pueda planificar su crecimiento ni solucionar sus enormes problemas de tráfico, ruido, incendios, alcantarillado, residuos...
Por contra, en las ciudades nuevas se emplea el modelo regular. Los romanos adoptan el sistema de cuadrícula que ya había impuesto Hipodamos en Grecia en el siglo V aC, porque ofrece soluciones rápidas y claras en las nuevas urbes. Este sistema es mucho más notorio en aquellas ciudades originadas en un campamento militar, pues así se podían mover con la misma celeridad en cualquier dirección. La adopción de esa organización en las ciudades es sin duda la aportación más importante de los romanos al urbanismo.
Planificación de la nueva ciudad regular.
En las provincias se fundan numerosas ciudades de trazado regular (reticular), con el modelo del castrum (campamento militar, en el que se manifiesta el carácter militar de la civilización romana). La agrupación urbanística queda referida a dos grandes ejes, la via decumana (brazo Este‑Oeste) y el cardo (brazo Norte‑Sur) que se cruzan, más otras calles secundarias, formando una cuadrícula; en su interior se encuentra el Foro y alrededor los templos y la basílica, el teatro, etc. Muchas de las calles principales se adornaban monumentalmente con columnatas o soportales, según el modelo helenístico; protegen del calor y del frio, y se multiplican en las ciudades coloniales en donde las condiciones climáticas exigían una mayor protección de los viandantes. Ejemplos notables son Timgad (Argelia), León y Mérida.
Elementos de la ciudad: los foros.
El principal elemento de la ciudad son los foros, que son los conjuntos urbanísticos que funcionan como grandes centros de la vida política, económica y social al reunir los edificios religiosos y civiles más importantes de la ciudad, con las tribunas de oradores, pórticos, templos, basílicas, arcos triunfales, edificios de oficinas, mercados... Generalmente los foros se sitúan en el centro aproximado de la ciudad; derivan del ágora griega y no deben confundirse con el patio o plaza principal, que estaba en el foro, como un elemento central de la reunión y la comunicación.
Destaca el Foro de Roma (un conjunto de foros), en el cual los emperadores construyeron sus propios foros (imperiales): Julio (de César), Augusto, Templo de la Paz (de Vespasiano), Transitorio (Nerva) y, sobre todo, el monumental de Trajano, obra de Apolodoro de Damasco, con un eje axial que comienza en un arco de triunfo, un patio (188 x 89 metros) con la estatua ecuestre de Trajano, exedras a los lados, basílica al fondo y columna conmemorativa entre dos bibliotecas (griega y romana), y al final un templo en una plaza semicircular. Envolviendo a una exedra lateral está el inmenso mercado, excavado en la colina del Quirinal, en forma semicircular en tres pisos, con más de 150 comercios.
Los barrios residenciales bordean los foros, y en ellos reside la población, a veces con pequeños núcleos en cada barrio con mercados, templos, termas, etc. Generalmente se sitúan en las afueras o los extremos de la ciudad los grandes edificios de espectáculos, debido a que necesitaban unos amplios espacios. Pero hay excepciones, como el Coliseo de Roma.

3. ARQUITECTURA.
3.1. CARACTERÍSTICAS.
- Es un arte práctico, funcional y utilitario, con un rango más eminente que las artes plásticas.
- Toma como primer modelo el arte etrusco y luego el griego, aunque carente de su sentido religioso.
- Asume las técnicas empleadas por las culturas anteriores.
- La arquitectura romana tiene la finalidad de construir espacios interiores (sobre todo desde la época de Nerón), mientras que la griega es racionalista y eleva muros visibles exteriormente para los ciudadanos.
- Propone nuevos programas arquitectónicos, para satisfacer las necesidades sociales, sin el predominio griego del templo: teatros, circos, basílicas, palacios, termas, puentes, acueductos.
- Surge la teorización, con la obra de Vitruvio Los diez libros de la Arquitectura, muy influyente en el Renacimiento.
- Los materiales más usados son la piedra (no sólo el mármol como en Grecia) para los edificios más relevantes, mientras que para el resto se usaba el ladrillo y la gran innovación del hormigón o cemento (con agua, cal, cascotes, piedras...), muy resistente, ligero y barato, que por su aspecto de pobreza se compensaba con estucos, frescos y mosaicos, y que les permitía levantar en poco tiempo grandes edificios.
- La decoración es muy rica y variada: vegetales (acantos, rosetas, palmetas, guirnaldas sobre todo), bucráneos (cráneos de buey), pintura, frontones arquitectónicos, mosaico. Al final del Imperio la decoración se geometriza.
- Órdenes: se cultivan los mismos órdenes griegos (sobre todo el corintio), pero dotados de carácter propio o reinterpretados con variaciones como dórico romano, con basa y sin éntasis; el toscano, una versión etrusca del dórico, tan austero como este, pero con basa, fuste liso sin éntasis; y el compuesto (denominado así en el Renacimiento), que surge en la época de Augusto de la fusión del orden corintio (hojas y ábaco) y jónico (volutas y equino con óvulos). Es frecuente la superposición de órdenes en una fachada: dórico, jónico y corintio de abajo arriba.
- Sistema arquitectónico nuevo. Mientras que Grecia prefería el adintelado (o arquitrabado), Roma utiliza básicamente tres elementos: el arco y la bóveda, de origen etrusco, más la estructura adintelada griega.
- El arco, en forma de medio punto.
- La bóveda para las cubiertas, con variedad de formas (cañón, de arista, cúpula...). Desde la época de Sila se aplica la técnica constructiva del hormigón, que permite obras colosales con bóvedas, como el Tabularium (78 aC), el archivo oficial construido para Sila.
- El dintel, tomado de los griegos, pero en novedosa combinación con el arco (así a un arco con pilares le superponen un dintel sobre columnas). Entre el trasdós del arco, el dintel y la columna hay una enjuta (desnuda o decorada).

3.2. TIPOS.
TEMPLOS.
- Ya no será la tipología dominante en la arquitectura como sí lo era en Grecia.
- Se reúne la influencia etrusca y griega (el templo de Júpiter Capitolino). Se sigue generalmente el modelo griego, pero a menudo se toman rasgos etruscos.
- Hay gran variedad de plantas: rectangulares, circulares, heterodoxas.
- El templo es de reducidas dimensiones.
- Se levanta sobre un alto podio, con una pequeña escalinata frontal que da carácter principal a una fachada (el templo griego, aislado de la ciudad, daba igualdad a las cuatro fachadas, mientras que el romano está integrado en la ciudad y necesita una entrada principal).
- Lo rodea un peristilo (pórtico columnado) cerrado por detrás y por los lados con intercolumnios.
- La pronaos se hace más profunda y desaparece el opistodomos (el tesoro cerrado de los griegos).
- Se prefieren los tipos próstilo y seudoperíptero (que marcan una fachada principal).
Templos republicanos.
Hay un evidente eclecticismo. Así en época republicana hay templos rectangulares: de Cori, de la Fortuna Viril, de Vesta en Tívoli, y dos de Vesta en Roma. Destaca por su composición el santuario de la Fortuna Primigenia en Preneste, en varias terrazas adaptadas al desnivel, con rampas y escaleras, con decoración teatral, bóvedas...
Templos imperiales: el Panteón.
Los templos imperiales (destinados al culto del emperador) se caracterizan por la solidez y grandiosidad, como el de Augusto y Roma en Nimes (Maison Carrée). El capitel corintio se generaliza entonces, con la variante del capitel compuesto. Los templos tenían “tesoros”, que eran verdaderos museos de escultura, pintura y artes menores de los mejores artistas de Roma, Grecia y Oriente.
Destaca sobre todos el Panteón de Roma (126), de Apolodoro de Damasco, en época de Adriano (erigido sobre un templo de Agripa). El Panteón introduce una gran novedad de la arquitectura romana (sobre todo respecto a la griega): la valoración del espacio interior (daba cabida a los fieles para adorar a los dioses), además de tener monumentalidad, naturalismo y perfecta técnica. Sus elementos principales son:
- Un podio con pórtico octástilo rematado por frontón (en el interior con dos filas de columnas corintias en tres naves).
- Una inmensa cella circular y esférica con gruesos muros que sostienen una gran cúpula semiesférica (de extraordinaria influjo posterior), coronada por un óculo.
- El amplio espacio interior estaba circundado por nichos semicirculares y rectangulares alternados para las estatuas de los dioses.
- El material es el cemento, con revestimiento de bronce, mármoles y en el techo casetones estucados. Se emplea el ladrillo para los arcos de descarga.
Significado: El panteón era el templo del emperador, pontífice máximo de la religión politeísta romana. Las medidas y proporciones del templo corresponden a los rituales político-religiosos de la religión solar imperial, que representa al emperador tocado con la corona de de rayos solares de Helios, el dios Sol. En consecuencia, el edificio actuaba como un calendario solar (teoría de Giulio Magli y Robert Hannah): en los equinoccios de marzo y septiembre, al mediodía, un haz circular de luz penetra a través del óculo superior e ilumina la entrada, donde estaría entonces el emperador, simbolizando su elevación al reino de los dioses.
BASÍLICAS.
- La basílica es el edificio de mayor influencia posterior, sobre todo en el templo cristiano.
- Su planta es rectangular, de amplio interior en tres naves, sistema adintelado o de arcada, como un templo períptero al revés (muro por fuera y peristilo por dentro), con ábside para el magistrado.
- Su origen es republicano, con el modelo de la stoa griega o las salas reales sasánidas. Las primeras basílicas aparecen c. 184 aC, para la administración de justicia y el comercio. Destaca la basílica de Majencio en Roma, h. 310.

MONUMENTOS CONMEMORATIVOS.
Arcos de triunfo.
Pronto aparecerá el arco de triunfo, el símbolo imperial por excelencia, por su fuerte sentido de autoafirmación y de culto a la personalidad del emperador y de la utilización del arte como vehículo de propaganda al servicio del poder. Hay variantes de arco único, triple y cuádruple, de los que hay numerosos ejemplos en Roma y las provincias.
Columnas.
Las columnas marmóreas adornadas con una serie continuada (en espiral a lo largo del fuste) de relieves de episodios históricos con los triunfos militares de los emperadores, como las de Trajano, Antonino Pío y Marco Aurelio en Roma.
Augusto construyó el Ara Pacis (9 aC), austero monumento a la Paz Romana, con excelentes relieves de figuras y adornos.

ARQUITECTURA FUNERARIA.
Adopta muchas formas, a medida que la incineración fue sustituida paulatinamente por la inhumación: la pirámide (como la famosa de Cayo Cestio en Roma), los túmulos turriformes, los templetes, las imitaciones de arcos triunfales, los nichos y capillas en las catacumbas, los columbarios, y formas simbólica (como una panadería), etc.
Destaca el modelo de tumba “imperial”, en forma de gigantesco túmulo cilíndrico, como la Tumba de Cecilia Metela (-30), el Mausoleo del emperador Augusto y su familia Julia, y el Mausoleo de Adriano (castillo de Sant'Angelo).

ARQUITECTURA LÚDICA.
El pueblo romano era amante del ocio y de las diversiones, con una arquitectura recreativa especializada en los diversos espectáculos, a una escala monumental.
Teatros.
Se inspiran en el teatro griego, pero el teatro romano era, en comparación con el griego, exento, más unitario y cerrado, incluso con una lona superior. Destaca el de Marcelo en Roma, que es circular, con dos series de arcadas superpuestas, dórica la inferior (en la forma modificada del orden toscano), jónica la superior. El de Arlés sigue este modelo y son excepciones los de Mérida y Orange.
Tienen tres partes: orquesta, cavea y escena.
- La orquesta es semicircular (no la circular griega).
- La cavea tiene gradas organizadas jerárquicamente y se eleva artificialmente (aunque hay ejemplos en las provincias en los que se aprovechó una colina como en Grecia), con puertas (vomitoria) y pasillo abovedados.
- La escena es monumental y cerrada con una fachada, sobre una plataforma rectangular alta, y tiene pasillos laterales abovedados (a diferencia de Grecia).
Anfiteatros.
Tienen la forma circular o elíptica, a partir de la fusión de las formas de dos teatros unidos por la escena. Tenían como función albergar los combates de gladiadores y fieras, naumaquias, etc. Hay dos tipos: el republicano y el imperial. El republicano es macizo, con grandes muros de sillería y rellenos en los que se disponen gradas para el público; ejemplos son los de Pompeya, Mérida y Córdoba. El imperial es un modelo basado en bóvedas y su ejemplo máximo es el Coliseo de Roma.
Destaca el Coliseo (o Colosseum) de Roma (70-80), para 50.000 personas en un graderío dividido en sectores (para grupos sociales), de gran planta ovalada con arcadas (80 arcos) con superposición de tres órdenes más un altísimo parapeto (total de 50 m); su sistema constructivo combina los sillares de piedra escuadrada y el hormigón, el arco y la bóveda. Otros anfiteatros importantes son los de Verona, Pompeya, Cartago, Mérida, Tarragona, Córdoba, Arlés, Nimes y Pola.
Circos.
Tienen forma de un enorme rectángulo alargado, con extremos en semicírculo y segmento de arco, para las carreras de carros, con una pista de arena, una spina (eje axial) y las gradas. Hay notables en Roma (el Máximo y el de la Piazza Navona), Mérida, Sagunto.
Estadios.
Para las competiciones deportivas, son grandes espacios abiertos, generalmente de forma rectangular, con gradas bajas a uno o varios lados. Había edificios anejos ­especializados en funciones similares: gimnasios y palestras.
Odeones.
Para los espectáculos musicales.
Termas.
Los baños públicos eran un lugar de aseo, ocio y cultura, con gimnasios, bibliotecas, pinacotecas, jardines... Las termas imperiales eran enormes, como las de Trajano, Caracalla y Diocleciano en Roma.
Calzadas, puentes, acueductos, cloacas, puertos.
La ingeniería romana era de gran calidad, gracias a los materiales y el progreso matemático.
Las calzadas eran de enorme longitud y excelente técnica. Las numerosas y bien cuidadas vías de comunicación eran vitales para la integración política y económica del Imperio.
Los puentes eran de sólidos sillares, con pilares y arcos de medio punto, y tajamares que cortan el agua del río. Destacan los de Mérida y Alcántara.
Los acueductos portaban el agua a las ciudades, por acequias o por elevación, con gigantescas edificaciones de sólidos sillares, con pilares y arcos de medio punto. Destacan los de Segovia, Pont du Gard (Provenza) y Tarragona.
Las cloacas, como la Cloaca Máxima de Roma (de influencia etrusca).
Los grandes puertos de Claudio y de Trajano en Ostia.

ARQUITECTURA MILITAR.
Los romanos desarrollaron una variada arquitectura e ingeniería militar, que se manifiesta sobre todo en las fortificaciones, en las que cabe distinguir las murallas (destaca la de Aureliano en la misma Roma) con paramentos de sillares, torres almenadas y puertas monumentales (como la excepcional Porta Nigra de Tréveris).
Levantaron para sus campañas militares largas calzadas, numerosos puentes (los más famosos fueron los del Rin que mandó César, y el del Danubio que Apolodoro construyó para Trajano) y un sinnúmero de campamentos (castra) para sus legiones y guarniciones, que a menudo originaron ciudades, como revelan las excavaciones en Hispania: Barcelona, Zaragoza, Palma, León, Lugo..., con su cuadrícula regular, con foro en el centro y las calles de cardus (norte-sur) y decumanus (este-oeste).

ARQUITECTURA DOMÉSTICA.
La vivienda particular, como célula viva del tejido urbano, tuvo gran importancia desde el punto de vista arquitectónico, agrupándose en barrios en torno a los foros, generalmente por clases sociales y ocupaciones.
Domus.
Es la casa familiar urbana, con varios tipos regionales (por ejemplo la domus pompeyana en Pompeya), generalmente con la sucesión axial de elementos:
- Atrio, con un impluvium interior y compluvium superior.
- Tablinum, la habitación principal.
- Peristilo: un huerto (hortus) columnado.
- Habitaciones a los lados (alae) dispuestas simétricamente, en número variable, para dormir, los esclavos, la cocina, el taller-tienda (taberna). A menudo había dos pisos.
Insula.
Es la casa urbana plurifamiliar de varios pisos, con un patio central (Roma, Ostia). Podía alcanzar enormes alturas y era peligrosa por su endeblez y los incendios.
Villas rurales.
Se dedican a las actividades agrarias o a la residencia lujosa (la villa de Piazza Armerina en Sicilia). Adoptan la estructura de la domus, pero con mayor espacio, y elementos específicos para la agricultura como graneros, bodegas, lagares o establos.
Palacios.
De los emperadores, como la Domus Aurea de Nerón y la Domus Flavia en Roma, el de Villa Adriana en Tívoli y el enorme de Diocleciano en Spalato, una de las últimas grandes obras de época pagana. Generalmente son monumentales, con una sucesión de domus lujosas.

4. ESCULTURA.
El influjo etrusco y griego.
Hay un fuerte influjo etrusco y griego:
- Su primer antecedente es el influjo etrusco: obras de broncistas etruscos son la Loba del Capitolio y el busto de Junio Bruto.
- Posterior es el influjo griego: pero ya en el siglo II aC es dominante, hasta el extremo de que la mayoría de las obras griegas nos han llegado en copias de época romana.
4.1. CARACTERÍSTICAS.
Los materiales son el bronce (su posterior reutilización nos ha privado de miles de grandes obras de la Antigüedad), el mármol (muchas estatuas fueron fundidas para cal o reutilizadas como material de construcción) y la terracota.
El realismo.
Predomina el realismo en los dos grandes géneros: el retrato y el relieve histórico. La principal preocupación fue el realismo (tan opuesto al idealismo griego) en el retrato, en busca de la semejanza y la expresión propias del modelo, para lo que (según muchos autores) se usaban las máscaras funerarias en cera conservadas por las familias como objetos de recuerdo y culto a los antepasados.
RETRATO.
El retrato presenta minuciosamente los rasgos individuales, evolucionando progresivamente hacia el realismo, con una brillante serie de representaciones de los nobles y sobre todo las obras maestras de la retratística imperial, con los bustos y estatuas ecuestres de los emperadores. El retrato femenino es más ornamental (peinado, vestido).
RELIEVE HISTÓRICO.
El relieve histórico narrativo fue muy importante, para ilustrar las hazañas de los emperadores y héroes. Fue una innovación en el mundo clásico, participando del gusto por el realismo, en conjunción con lo mitológico y lo decorativo.
Destacan los relieves del Ara Pacis de Augusto en Roma (con el cortejo de la familia imperial, retratada de modo realista), de las columnas marmóreas adornadas con una serie continuada (en espiral a lo largo del fuste) de relieves de episodios históricos, como las de Trajano y Marco Aurelio en Roma y de los arcos de triunfo de Tito y Constantino.
ESCULTURA FUNERARIA.
Los sepulcros y los sarcófagos esculpidos evolucionan desde el realismo hacia el ornamento simbólico (que predomina en el arte paleocristiano).
Los sarcófagos son de varios tipos: sencillos, con guirnaldas, con retratos en un círculo (imago clipeata), relieve de friso continuo (o dos superpuestos), escenas en recuadros (entre árboles o arcos). Los temas son muy variados (cacerías, mitología, batallas como la del Trono Ludovisi, con la lucha entre germanos y romanos).

5. PINTURA.
El influjo etrusco y griego.
- La pintura recibió al principio la influencia etrusca y luego la griega, pero tampoco en la pintura hay una permanente dependencia de estos modelos.
5.1. CARACTERÍSTICAS.
- La estética: predomina el realismo  y el decorativismo (abundaba la decoración pictórica en las casas privadas).
- Las técnicas: sobre todo de caballete y mural.
- Los temas son: mitológicos (la mayoría copias al fresco de obras pictóricas grecoalejandrinas), de paisaje bucólico, bodegones, escenas de género, triunfos de los emperadores, juegos y, sobre todo, el retrato realista.
5.2. ESTILOS.
La pintura decorativa de interiores nos ha llegado en Roma, Pompeya y Herculano, permitiendo una discutida clasificación (hasta el 79) en cuatro estilos pompeyanos, con una evolución desde las formas más sencillas a las más complejas: incrustaciones, arquitectónico, ornamental e intrincado. Señalamos un periodo posterior, hasta el arte tardorromano, que enlaza con el paleocristiano. En general, se imitaban los revestimientos marmóreos, con temas arquitectónicos más o menos fantásticos.
Estilo de incrustaciones.
También llamado estructural (200 a 30 aC), con estucos pintados simulando mármoles policromos en las paredes. Destaca la amplia gama cromática en la Casa de Salustio.
Estilo arquitectónico.
Dura de 30 aC a 10 dC, representando falsos elementos arquitectónicos: columnas, pilastras, arcos, frontones, para ampliar ilusoriamente el espacio real. Se domina muy bien la perspectiva (hay apariencia de realidad). Abundan las guirnal­das. Los temas son reproducciones de cuadros célebres. Destacan los frescos de la Casa de Livia del Palatino y la Villa del Esquilino en Roma (con episodios de la Odisea, de excelente calidad en los paisajes).
Estilo ornamental.
También llamado de “pared real” (10-60), deriva del anterior, con una pared que simula abrirse a una vista de arquitectura, pero esta es irreal (elementos arquitectónicos delgados y lineales). Sobre esta vista hay paneles con figuras esbozadas con viveza, con manchas en vez de dibujo, según una técnica “impresionista”. Destacan los frescos de Villa Farnesina y el Puerto de mar de una villa en Stabia.
Estilo intrincado.
También llamado fantástico o ilusionista (c. 40 o 60-79), deriva también del arquitectónico, con colores más intensos, con una arquitectura aún más irreal de fantasiosas estructuras. Hay una decoración recargada de multitud de adornos en miniatura y una escenografía teatral de cortinajes y máscaras. Destacan los grutescos de la Domus Aúrea de Nerón.
Estilos posteriores.
Parece que hubo muchos “neoclasicismos” en la pintura romana, repetidas modas de regresos a la austeridad y al naturalismo, a la representación veraz de la realidad, que se interrumpieron sólo en el arte tardorromano. En Dura-Europos (siglo III) y en Egipto hay ejemplos de la fase final de la pintura, con temas religiosos (de las religiones orientales) y decorativos. De la pintura helenística de época romana nos quedan notables ejemplos en la pintura funeraria (en los sarcófagos de las momias) copta de Egipto.

6. MOSAICO.
Los mosaicos prolongan las pinturas de las paredes en los suelos. Las características del mosaico romano son: función decorativa, técnica perfecta, relación con el estilo de la pintura. La tipología es pavimental (en los suelos; es el tipo más frecuente) y paramental (en los muros). Las teselas pueden ser en blanco y negro, pero sobre todo en color.
Su momento de máximo auge llegó en el siglo II dC, cuando se generalizó el mosaico de grandes dimensiones. Los motivos decorativos pueden ser geométricos, de ornamento vegetal y animal, figurativo. Los temas son generalmente narrativos de escenas mitológicas, históricas o cotidianas. Hay ejemplos abundantes en Pompeya, Roma y África del Norte (Cartago).

7. ARTES MENORES
Las artes aplicadas son muy ricas, en cerámica, orfebrería, marfiles, vidrio, mobiliario, tejidos.

No hay comentarios: