Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

viernes, 24 de abril de 2015

HA 3 UD 06. El arte del Egeo: 2. Arte minoico.

HA 3 UD 06. EL ARTE DEL EGEO: 2. ARTE MINOICO.

CARACTERÍSTICAS.
URBANISMO.
ARQUITECTURA.
ESCULTURA.
PINTURA.
ARTES DECORATIVAS.

CARACTERÍSTICAS.




Mapas de la civilización minoica y micénica.

Mientras Europa vive en la Edad del Bronce, en el II milenio aC, la isla de Creta, gracias a su desarrollada civilización y su situación privilegiada en las rutas comerciales, irradia su influencia por las zonas continentales próximas.
Realiza un arte naturalista y religioso, con notas propias de una sociedad rica, alegre y pacífica, bastante equilibrada en su estructura social, dominada por reyes
Hay cuatro fases evolutivas (no hay un absoluto consenso sobre la datación):
1) Prepalacial (2600-1900): la fase inicial de lenta madurez.
2) Paleopalacial (1900-1700): primer auge (primeros palacios). Acaba con un terremoto.
3) Neopalacial (1700-1400): segundo auge (segundos palacios). Acaba con la explosión del volcán de Thera h. 1450 y/o una invasión micénica h. 1450, aunque los palacios son destruidos h. 1400 o 1380 como más tardar.
4) Pospalacial (1400-1100): decadencia. Los palacios desaparecen h. 1200 por las invasiones de los pueblos del Mar y los dorios.

URBANISMO.
La influencia urbana llegó a Europa a través del Egeo, como demuestran los tempranos ejemplos a lo largo del II milenio de las ciudades de Creta y Anatolia, tales como Dimini o Malthi. Fue una oleada que se difundió junto a la agricultura y los primeros Estados.




El palacio de Cnosos era el centro vital de una ciudad de miles de viviendas, de las que apenas quedan restos porque sus materiales eran pobres.

Las primeras ciudades cretenses no tienen murallas al estar protegidas por la flota minoica. Son de planta irregular, por la necesaria adaptación al terreno. Las casas y los palacios se articulan alrededor de un patio, en un trazado irregular como de laberinto, y se abren al exterior, a la vista del panorama. Cnosos (tal vez con 40.000 habitantes), Malia, Gurnia, Festos y Hagia Triada contaban con un alto nivel de vida, un equilibrio social y buenas medidas sanitarias, con una alta adaptación al medio ambiente. Los palacios tenían una función política, religiosa y comercial. Desaparecieron h. 1200 aC.

ARQUITECTURA.
La cualidad orgánica del estilo minoico se ve con mayor claridad en los palacios de Creta, descubiertos por el arqueólogo británico Evans. 




Los cuatro palacios principales (Cnosos, Festos, Malia y Zakros) son de arquitectura compleja, basada en bloques aislados y siguieron el mismo plan básico: un patio rectangular central rodeado funcionalmente de habitaciones en varios niveles, sistema arquitrabado, grandes escaleras de acceso a los pisos superiores, tragaluces. Los patios debieron haber alojado a multitud de adoradores, quienes se reunían en frente de las habitaciones occidentales de culto. Había grandes habitaciones reales, como el Salón del Trono de Cnosos. Los palacios también tenían grandes sótanos, talleres de artistas, refectorios y lujosas dependencias para vivir (incluidos cuartos de baño) para las familias nobles dirigentes. Las estructuras eran ligeras y flexibles, antes que monumentales, y enteramente abiertas.





Reconstrucción de una galería del primer piso del palacio de Cnosos, con la típica columna minoica.

Las columnas minoicas, de gruesos troncos de madera de ciprés, con sus grabaciones descendentes, sugieren movimiento más que estabilidad. La columna, de fuste disminuido hacia su base y de capitel con equino y ábaco, proporciona elementos al estilo dórico griego.
También minoico era el polythyron, una pared hecha de puertas, que facilitaba la ventilación y la clausura de una habitación.
La residencia privada de la Creta minoica abarca desde la simple casa de campesinos a las ricas mansiones y villas, edificadas con los mismos rasgos y técnicas refinadas que los palacios.
Se realizaron gran variedad de construcciones para enterramientos. Los más destacados eran las tumbas del sur de Creta, los tholos, edificios circulares con bóvedas de piedra voladiza, lo bastante grandes como para enterrar a toda la familia por muchos siglos, y entrada por el Este, siguiendo un rito funerario. Los de Platanos, en la llanura de Messara, tienen un diámetro interior de 13 metros y un espesor de muros de 2,5 metros Influirán en los grandes tholos de Micenas.

ESCULTURA.
La mayoría de las esculturas minoicas existentes son estatuas y estatuillas de varios materiales y sellos de piedras semipreciosas con motivos tallados. En escultura se produjeron estatuillas de la diosa domadora de serpientes, hombres desnudos, damas de falda acampanada, y algunas tallas de marfil, como el Acróbata de Cnosos. Domina el idealismo, aunque con rasgos naturalistas, y se siguen las leyes de la simetría y la frontalidad.


Diosa de la serpiente. Cnosos. Col. Museo de Heraklión.

Entre los artículos más importantes de la civilización egea están las estatuillas de bronce asociadas exclusivamente con los enclaves minoicos. Incluyen hombres y mujeres adoradores con los brazos elevados en actitud orante (la postura orante tradicional cretense es el puño derecho sobre la frente, el brazo izquierdo pegado al lado del cuerpo, la cabeza atrás), así como imágenes de un niño gateando, un toro y su saltador o una cabra recostada. Los artistas minoicos sobresalieron en el tallado de figuras de marfil en las que añadían otros materiales para intensificar sus efectos. Además de las diosas relacionadas con animales, se encontró otra imagen en 1987 en Palaiokastro (Creta) de un dios joven, cuyo cuerpo está esculpido en marfil cubierto de oro y la cabeza está tallada en una pieza única de serpentina azul-grisácea. Los minoicos también destacaron en el tallado de jarrones de piedra, muchos de los cuales estaban realzados con decoración en relieve.

PINTURA.
La pintura minoica desarrolló dos estilos, bien los pintorescos frescos en las paredes de los palacios o bien los elegantes diseños que decoran la cerámica minoica. La pintura es la más naturalista de las artes minoicas, aunque la perspectiva es torcida.

Los delfines. Fresco minoico en Cnosos.



Tauromaquia o Danza del toroFresco de Cnosos. Col. Museo de Heraklión.

Sacerdotisas oferentesFresco de Cnosos. Col. Museo de Heraklión.

Los palacios y casas de Creta estaban habitualmente decorados con resplandecientes pinturas en las paredes. En sus pequeños palacios las pinturas al fresco, combinadas con bajorrelieves de estuco, reflejan los temas de la vida diaria. En ellos los pintores muestran su amor a la naturaleza Chojas, espigasC y un sentido del movimiento del que carecía la pintura egipcia. La influencia de Egipto es perceptible en algunas manifestaciones, por ejemplo en la belleza de los perfiles de las pinturas, pero los artistas cretenses rompieron las ataduras foráneas para inspirarse en las bellezas de su propio paisaje de modo que los minoicos hicieron una importante contribución al arte de la pintura paisajística. Sólo en el Egeo se pintaron paisajes sin figuras humanas. Los artistas minoicos reflejaron el terreno con contornos ondulados y bandas de colores turbulentos para enfatizar la vitalidad de la existencia. Las escenas estaban animadas con animales, tales como burros y pájaros, en movimientos enérgicos entre follaje oscilante. Los minoicos tenían una facilidad destacable entre los pueblos antiguos para captar el movimiento. Las figuras eran representadas en instantáneos momentos de acción y en gran variedad de poses. Las figuras minoicas normalmente son elegantes, esbeltas y estilizadas, lo que intensifica su aspecto de movilidad. Es esencial en escenas rituales, tales como el fresco del salto al toro, la representación de figuras humanas. Abundan las composiciones laterales (no frontales). Se pintan con contornos fuertes para remarcar la expresividad. Los colores son planos y vivos. Ocasionalmente, los frescos eran reproducidos mediante un método especial de pintura conocido como el estilo miniaturista, por medio del cual se representaba multitud de gente en una pequeña zona con tan sólo unas ligeras líneas.
En excavaciones recientes en Thera, en las islas Cícladas, se han descubierto frescos bien preservados procedentes de prósperas casas privadas que están relacionados con el arte de Creta, aunque las escenas de la naturaleza están pintadas de forma más abstracta. Muchos de los frescos de Thera representan a niños, que son retratados con diferentes edades y con sus cabezas afeitadas, excepto unos rizos. En una pintura particularmente importante, de un emplazamiento conocido como la Casa Occidental, se presenta una escena narrativa en un escenario elaborado, que es el paisaje más extenso conocido anterior al periodo helénico; en ellas se describe todo el mundo egeo, con una flota de barcos lujosamente decorados navegando de ciudad en ciudad. A pesar de la distinguida calidad de esta pintura, el artista evidentemente carecía de cualquier noción de la perspectiva.
Excavaciones recientes en Tell-el-Daba, en la parte occidental del delta en Egipto, han descubierto fragmentos de frescos que incluyen escenas del salto al toro pintadas por los minoicos. A la luz de estos descubrimientos, está claro que debería revisarse la relación entre Egipto y la cultura minoica. Al parecer los pintaron artesanos al servicio de una princesa minoica que se habría casado con un faraón.

ARTES DECORATIVAS.
En las artes menores se observa la extraordinaria calidad de la glíptica (con infinidad de sellos), de la metalurgia (las hachas de bronce) y la cerámica (con motivos animales).


Cerámica minoica con motivos geométricos de animales (un pulpo).

Con la construcción de los grandes palacios de Creta se desarrolló la cerámica como un arte de lujo. Usando la misma técnica de cocción en tres partes que más tarde utilizaron los ceramistas áticos, los artistas de Creta crearon jarrones espléndidos con numerosas formas así como una variedad aparentemente infinita de animados adornos. Muy admirada en el mundo antiguo, la cerámica minoica fue copiada en todo el Egeo e incluso exportada a Egipto y al Próximo Oriente. En los últimos periodos, los adornos incluían temas naturalistas, tales como formas florales y el muy conocido estilo marítimo, con pulpos, delfines, peces, crustáceos y algas pintados en ricos diseños globales. Las grandes tinajas o pithoi para almacenar alimentos son uno de los tipos más copiados en Grecia.

El arte del trabajo del metal también se desarrolló en la Creta minoica bajo el mecenazgo real. Los pocos objetos que han llegado hasta nuestros días, como el oro granulado, “el pendentil de las abejas”, demuestran la existencia de expertos en el trabajo de metales preciosos desde Malia hasta Minos.


FUENTES.
Internet.

Conferencias.

Thera o la fuerza de la naturaleza indómita. Conferencia de Carmen Sánchez (3 de febrero de 2015), Fundación Juan March. Ciclo Las ciudades en la antigüedad mediterránea (II). 60 minutos. La isla de Thera, en el borde del volcán Santorini, alberga la ciudad enterrada de Akrotiri.

Documentales.
Arte minoico. Varios documentales. [https://www.youtube.com/playlist]
Los secretos de la isla de Minos. 27 minutos
La civilización minoica. Conferencia de la profesora Eva Tobalina sobre la civilización cicládica y la minoica. 73 minutos. [https://www.youtube]

Libros.
Castleden, Rodney. Minoans: Life in Bronze Age Crete. Routledge. Nueva York. 1990. 210 pp.
Dickinson, Oliver. The Aegean Bronze Age. Cambridge University Press. Cambridge. 1994. 366 pp.
Higgins, Reynold. Minoan and Mycenaean Art. Oxford University Press. Nueva York. 1981. 216 pp.
Hood, Sinclair. The Minoans. Praeger. Nueva York. 1971. 239 pp.
Hood, Sinclair. The Arts in Prehistoric Greece. Yale University Press. New Haven. 1994. 311 pp.
Hornblower, Simon; Spawforth, Antony (eds.). The Oxford Classical Dictionary. Oxford University Press. Nueva York. 2003 (3ª ed. rev.). 1.700 pp.
Pedley, John Griffiths. Greek Art and Archaeology. Harry N. Abrams. Nueva York. 1998 (2 ed.). 384 pp.