Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

viernes, 20 de febrero de 2015

Comentario: La Alhambra de Granada.

Comentario: La Alhambra de Granada.

Índice.
Descripción.
Las partes de la Alhambra.
El Generalife.
Análisis formal de la decoración.
Significado.
La interpretación de Oleg Grabar.
Fuentes.
Apéndice: Comentario del libro de Oleg Grabar. La Alhambra: iconografía, formas y valores




Descripción.
El conjunto granadino de la Alhambra y el Generalife, de los siglos XIV-XV. es la obra cumbre del arte nazarí, erigido sobre una colina en Granada, es un palacio-fortaleza con un carácter militar, palaciego y religioso, una auténtica ciudad aislada de la ciudad inferior mediante las murallas y torres. Funcionalmente se dividía en dos palacios, cada uno con sus dependencias y patios.

Las partes de la Alhambra.

Patio de Comares con la Torre al fondo.

- El palacio de Comares, dedicado a la recepción pública del sultán y a la administración. Destacan como elementos la Torre, el Cuarto y el Patio de Comares (el patio también se llama de los Arrayanes y es célebre su estanque) y el Patio del Mexuar.


Vista desde la estancia sur del Patio de los Leones.

- El palacio de los Leones, reservado a la vida privada del sultán. Destacan como elementos el Cuarto de los Leones con sus salas (Abencerrajes, Dos Hermanas) y el Patio de los Leones (o del Partal).
Un lugar para el solaz, un paraíso terrenal. En el brocal de la fuente del Patio de los Leones reza un verso del visir Ibn Zmrak: “¿No ves cómo el agua se derrama en la taza, pero sus caños la esconden enseguida? Es un amante cuyos párpados rebosan de lágrimas…”

Mexuar.

- El Mexuar, un salón de reuniones, probablemente el edificio más antiguo (h. 1315-1320), ha sido demasiado reformado en la Edad Moderna y apenas queda la estructura original. 

Resultado de imagen de blogspot, partal alhambra

Pabellón del Partal.

-El Partal es un pabellón de descanso apartado, con un estanque y jardines de notable bellezaa.
Además, el conjunto incluye los Baños Reales, varios jardines interiores, miradores (destaca el de Daraxa), puertas monumentales, etc.

Mirador de Daraxa (o Lindaraja), con su decoración de mocárabes.

Las murallas, tienen 2.200 metros de longitud, rodeando un recinto de 720 metros de largo por 220 de ancho. Son gruesas, de mampostería recubierta de piedra y ladrillo. Se unen a la muralla de la ciudad por dos puntos, lo que convierte a la Alhambra a la vez en parte de la ciudad y en un organismo independiente. Hay 22 torres, de funciones diversas. Toda esta fortificación combina la función defensiva con la de planificación interior.

El Generalife.
El Generalife es un amplio espacio anexo pero exterior a la Alhambra, el más notable de los jardines, con un gran equilibrio entre el cultivo, la estética del agua y el color de las plantas. Cuenta con algunos pabellones para el descanso.
La restauración y remodelación modernas nos impiden conocer con exactitud su plano original. Una parte estaba terminada en 1319, y su estructura indica que estaba abierto al público tanto como a la Corte. Estanques, pórticos, pabellones, escaleras, etc., le daban una gran complejidad, dentro de un bello escenario de agua, árboles y flores.

Análisis formal de la decoración.
La Alhambra se caracteriza por la pobreza de los materiales constructivos (mampostería, ladrillo, piedra) y en cambio por la riqueza ornamental de los interiores, ocupando la mayoría de los espacios , con abundancia de artísticas composiciones geométricas en madera y yeso, con las que se componían los arcos y bóvedas.
En el edificio se pueden observar todos los tipos de decoración, con cubiertas de mocárabes, paredes repletas de motivos vegetales (ataurique), geométricos (a menudo de lacería) y epigráficos. 

Significado.
La Alhambra es un palacio-fortaleza con un carácter militar (el castillo del lado oeste) y las sólidas murallas), palaciego (las residencias reales con sus miradores, baños y jardines), administrativo (salas de reunión y audiencia, juzgados, archivos), religioso (mezquitas), residencial (gran parte de los funcionarios y sirvientes residían en el interior), agrícola (producía gran parte de sus alimentos en las fértiles huertas), conformando una auténtica ciudad aislada de la ciudad inferior mediante las murallas y torres. Los reyes nazaríes temían con razón las revueltas populares, pues varios de ellos fueron depuestos en cruentas guerras civiles en el seno de la familia gobernante, así que la fortaleza era tanto para resistir a los enemigos externos como a los internos.
Fue un modelo palaciego muy importante ya en su época: su estilo decorativo influyó en el Alcázar de Sevilla construido para el rey Pedro I de Castilla.
Con el tiempo ganó fama como uno de los palacios más bellos del mundo, y así fue elegido por el emperador Carlos V para los inicios de su matrimonio con Isabel de Portugal, lo que inspiró que ordenase a Pedro Machuca la construcción de su propio palacio, destruyendo algunas edificaciones islámicas de valor menor. En el siglo XIX, desde la eclosión del romanticismo y la reivindicación de lo exótico, su fama alcanzó su cenit, con visitas de escritores (Washington Irving, autor de Cuentos de la Alhambra) o artistas (Rusiñol). En la actualidad es uno de los monumentos más visitados de España.

La interpretación de Oleg Grabar.
El experto Oleg Grabar destaca lo mucho que queda por investigar, tanto en trazado de plantas de los edificios a lo largo de su evolución, y como faltan los pequeños detalles de las excavaciones y muchos temas más. Sus conclusiones son:
- La Alhambra era una ciudad en miniatura, dominada por un enclave real.
- Todo el conjunto es orgánico, creciendo por adición en el espacio, de modo que cada edificio es una entidad propia.
- Resulta muy difícil asignar funciones estables a estas entidades.
- El vocabulario constructivo o decorativo es muy simple: torres, patios, estanques, galerías, salas alargadas y cuadradas, cúpulas de mocárabes, techos de madera, yeserías y azulejos, son los elementos dominantes.
- La extraordinaria belleza del conjunto y de sus partes.

FUENTES.
Internet.
[https://es.wikipedia.org/wiki/Alhambra]
[https://es.wikipedia.org/wiki/Patio_de_los_Arrayanes]
[http://www.alhambra.org/esp]

Libros.
Borrás, Gonzalo M. La Alhambra y el Generalife. Anaya. Madrid. 1989. 96 pp.
Grabar, Oleg. La Alhambra: iconografía, formas y valores. Alianza. Madrid. 1980 (1978 en inglés). 229 pp.
Puerta Vilchez, José Manuel. Historia del pensamiento estético árabe. Al-Andalus y la estética árabe clásica. Akal. Madrid. 1997. 913 pp.
Raquejo, Tonia. El palacio encantado. La Alhambra en el Arte británicoTaurus. Madrid. 1990. 198 pp.
Schack, Adolf Friedrich. Poesía y arte de los árabes en España y Sicilia. M. Rivadeneyra. Madrid. 1867. 3 vols.
Torres Balbás, Leopoldo. Arte Almohade, Nazarí, Mudéjar. Vol. IV. Ars Hispaniae. Plus Ultra. Madrid. 1949. 428 pp.
Yarza, Joaquín. Arte y arquitectura en España 500/1250. Cátedra. Madrid. 1990. 385 pp.

Artículos.
Stierlin, Henri. L'Alhambra. “CdA”, 475 (IX-1991) 70-83.
Valverde, Fernando. Los dibujos prohibidos de la Alhambra. “El País” (5-V-2011) 46.
Cortés, Valme. El agua vuelve a sonar en el Patio de los Leones de la Alhambra. “El País” (15-I-2012) 40. Se inaugura la restauración de la famosa fuente, cuyos 12 leones sustentan la gran pila de forma dodecagonal en cuyo borde el poeta Ibn Zamrak esculpió un poema. Se ha usado piedra de Macael (Almería), la misma que se usó en el siglo XIV cuando se esculpió la obra por mandato del sultán Muhammad V.
Cortés, Valve. Guerra político-cultural en torno a La Alhambra. “El País” (13-I-2015) 36. El PP quiere pagar la conservación del Albaicín con los ingresos de La Alhambra, que bate su récord de visitas.
Molina, Margot. Los Baños Reales desvelan sus secretos en la Alhambra. “El País” (20-II-2015) 38. La restauración de los Baños Reales de Comares.
Morales, Manuel. La eterna belleza de la Alhambra. “El País” (16-III-2015) 44. Exposición de las fotos de Jean Laurent a mediados del siglo XIX y de Fernando Manso en la actualidad.
Mora, Antonio J. Los dibujos secretos de la Alhambra. “El País” (3-XII-2015) 29. Los restauradores encuentran en el templete oriental del Patio de los Leones nuevas técnicas de trazado y decoración como estrellas de 11 puntas (lo habituales es que sean pares), zafates (piezas de madera alargadas) de formas irregulares (lo habituales es que sean regulares); tableros tallados (lo habitual es que sean lisos), más una serie de composiciones figurativas de cabezas de animales y humanas, datadas en el reinado de Mohamed V, hacia 1380.
Morales, Manuel. Las otras llaves de la Alhambra que entregó el rey Boabdil. “El País” (30-I-2016) 32. Un estudio de Elena Díez Jorge sobre las viviendas que se erigieron en la Alhambra después de la conquista cristiana.
Arroyo, Javier. Los mensajes ocultos de la Alhambra. “El País” (30-X-2016). Se publica el Corpus Epigráfico de la Alhambra, en el que el CSIC, bajo la dirección del arabista Juan Castillo Brazales, cataloga las diez mil leyendas epigráficas en las paredes del palacio, la mayoría textos laudatorios para Alá y los monarcas.

Molina, Margot; Limón, Rául. La Alhambra cierra la puerta a Siza. “El País” (22-XII-2016). El Gobierno andaluz rechaza el proyecto de Siza para construir un atrio en el monumento tras un informe desfavorable del órgano consultor de la Unesco.

APÉNDICE.
Sigue un comentario del libro de referencia: Grabar, Oleg. La Alhambra: iconografía, formas y valores. Alianza Forma. Madrid. 1980 (1978 en inglés). 229 pp. La historiografía ha avanzado desde la aparición del libro pero sigue siendo la aproximación de referencia al tema.

INTRODUCCION
La Alhambra ha sido un monumento popular, anclado en la imaginación romántica. Muchos escritores, como Washington Irving, Chateaubriand, Víctor Hugo y Gautier, han escrito páginas famosas sobre hechos sucedidos entre sus muros. Otros autores románticos del siglo XIX, movidos por un fin más científico, como Goury, Jones y De Prangey, han estudiado su arquitectura y decoración. Todos ellos han asentado la certidumbre de que la Alhambra es el palacio mejor conservado de la tradición islámica, no sólo en España sino en todo el Islam, e incluso que es uno de los pocos palacios medievales europeos bien conservados. Oleg Grabar se propone estudiar el conjunto arquitectónico como una estructura única pero en relación con otros de su cultura y tradición, a lo largo de tres capítulos: Primero, describir el monumento, en su estructura y a lo largo de su evolución. Segundo, identificar mediante fuentes literarias y otras evidencias las funciones de sus partes y relacionarlas con las de otros palacios, de modo que constituya una iconografía de la arquitectura. Tercero, definir y valorar su forma, en lo práctico y estético.
1.     EL MARCO ARQUEOLÓGICO E HISTÓRICO.
Qal'at al-Hamra, «la fortaleza roja» es un recinto fortificado sobre la colina de la Sabika, sobre la ciudad de Granada, en un lugar de fácil defensa pero difícil suministro de agua. Es un conjunto de edificios de origen y función diversos, estrechamente relacionados con su entorno geográfico y urbano.
Un breve resumen de la historia de la España musulmana nos lleva a lo largo del periodo del emirato y del califato omeyas, cuando en Granada subsistía una importante población cristiana (mozárabe), hasta la aparición de los reinos de Taifas, a principios del siglo XI, y la aparición de la primera entidad política independiente en Granada, con la dinastía beréber de los ziríes (1025-1090) y sus tres reyes, Habus, Badis y Abdallah, y un visir judío, Yusuf ibn Nagrela (asesinado en 1066), que construyó para sí mismo una fortaleza-palacio en la colina de la Alhambra, seguramente sobre los restos de una fortificación anterior, probablemente de origen prerromano. De este primer palacio islámico quedan algunos restos de murallas y varios elementos, entre ellos posiblemente los leones de la fuente del Patio de los Leones.
El periodo almorávide-almohade (1090-1238) es un largo hiato de islamización de la población, pero sin edificaciones importantes que nos hayan llegado.
En 1238 aparece un condottiero musulmán, Muhammad ibn Yusuf ibn Nasr (Ibn al-Ahmar), que se apoderó de Granada e inició la dinastía de los nazaríes, que a lo largo de 22 des­cendientes gobernaría el reino hasta su desaparición en 1492. Fue un largo periodo de inestabilidad política y dinástica, de frecuentes guerras exteriores, de progresivo debilitamiento político-militar (una tesis arriesgada de Grabar, que debería relativizarse), pero de gran riqueza demográfica, económica y cultural. Los refugiados musulmanes del resto de España incre­mentaron la población y la islamizaron casi por completo, la agricultura y la artesanía florecieron, la literatura cortesana y popular se difundió, mientras que el misticismo arrastraba a amplias masas. Fue una época de profunda erudición y de exaltado amor por los lejanos y glorio­sos tiempos del Islam.
La cronología de la Alhambra es dudosa. Pero parece que hacia 1250 ya estaba conformada como una ciudad interior de Granada, con murallas y jardines, residencia real, mezquita, casas y edificios para todas las actividades sociales y económicas, como un barrio independiente. Las murallas y el acueducto se completaron hacia 1300, los jardines y pabellones del Generalife hacia 1320 y los edificios principales se alzaron en los años 1340-1390. Hacia 1370-1390 la Alhambra ya estaba configurada en lo esencial tal como ahora la conocemos.
MURALLAS, TORRES, PUERTAS.
Las murallas tienen 2.200 metros de longitud, rodeando un recinto de 720 metros de largo por 220 de ancho. Son gruesas, de mamposteria recubierta de piedra y ladrillo. Se unen a la muralla de la ciudad por dos puntos, lo que convierte a la Alhambra a la vez en parte de la ciudad y en un organismo independiente. Hay 22 torres, de funciones diversas. Toda esta fortificación combina la función defensiva con la de planificación interior.
Las puertas principales son cuatro. La Puerta de la Ley (1348), con una mano esculpida en la clave del arco, tiene una función simbólica de poder. La Puerta de Los Siete Suelos (o de las Cisternas) es la más grandiosa y tiene un carácter defensivo. La Puerta de Hierro llevaba al Generalife y la Puerta de las Armas conectaba con la ciudad de Granada.
LA ALCAZABA.
La parte occidental es la fortaleza llamada Alcazaba, de funciones completamente defensivas, sin información epigráfica. Reúne una compleja estructura de torres y bóvedas. Su origen es anterior a 1238.
EL CONJUNTO DEL MEXUAR.
Es el Palacio Real, dividido en cinco partes por Grabar, siendo un conjunto orgánico de restos islámicos y de restauraciones. Un primer grupo de edificios consta de dos patios, rodeados de galerías y naves. Su fecha es dudosa, tanto como su función (¿tribunal real, acceso?).
EL CUARTO DORADO.
Llamado Patio de la Mezquita, cuenta con una notable decoración parietal en escayola y yeso de sus dos puertas. Una cita coránica y un poema dan una función oficial y ceremonial al monumento.
EL PATIO DE LOS ARRAYANES Y SUS DEPENDENCIAS.
El Patio de los Arrayanes, llamado Patio de Comares, es rectangular, con un largo estanque, un pórtico en lado sur y, sobre todo, otro pórtico, bellísimo, en el lado norte, contra el fondo de la torre de Comares, con una galería con cúpula y las Salas de la Barca (con su artesonado de madera) y la cuadrada de los Embajadores bajo la torre, con extraordinaria decoración de azulejos y yeserías. Es clara la función oficial para todo el conjunto, muy bien planificado.
EL BAÑO Y EL JARDIN DE DARAXA.
El baño está en un plano inferior, entre los Patios de los Arrayanes y de los Leones. Antes estaba relacionado con el conjunto del Jardín de Daraxa.
EL PATIO DE LOS LEONES Y SUS DEPENDENCIAS.
Es la parte más conocida del palacio. Data de la época de Muhammad V (antes de 1391), con un patio pequeño y armonioso rodeado de pórtico con dos pabellones saledizos. Todo tiene una finalidad estética. Al Oeste está la larga Sala de los Mocárabes. Al Este está la Sala de los Reyes, con tres unidades cuadradas, con cúpulas de mocárabes, conectadas con tres alcobas, con pinturas en los techos, de finales del siglo XIV, de clara influencia europea. Al Norte está la Sala de las Dos Hermanas, cuadrada, con cúpula de mocárabes sobre un octógono; está rodeada por largas salas rectangulares, una de las cuales lleva al Mirador de Daraxa, de bella decoración, que domina los jardines y apartamentos inferiores. Al Sur está la Sala de los Abencerrajes, con cúpula de mocárabes sobre una estrella de ocho puntas. Todo el conjunto tenía una función estética.
OTROS ELEMENTOS.
Los jardines del Partal y la Torre de las Damas.
El Partal es un amplio jardín, con estanque y pórtico, con la torre-mirador de las Damas. Algunas dependencias tienen restos de pinturas de temas cortesanos cotidianos.
Las Torres de la Cautiva y de las Infantas.
Fueron transformadas en pabellones, con salas en varios pisos. La remodelación y decoración de la torre de las Infantas fue la última gran obra del arte nazarí (1445-1461).
La Rauda.
Sólo quedan las ruinas de un edificio cuadrado, con cúpula y restos de tumbas. Era seguramente el mausoleo de los monarcas nazaríes, cuyos restos se llevó Boabdil a África.
La Puerta del Vino y restos urbanos.
La Puerta del Vino, con una sala superior, está ahora aislada de su contexto original, relacionada con el núcleo urbano de la colina, pero con una función dudosa: ¿defensiva, de acce­so? En cuanto a este núcleo urbano, que tenía casas, mezquita y baños, hay pocos restos, porque todo fue demolido.
EL GENERALIFE.
Es un maravilloso conjunto de pabellones y jardines en varios niveles. La restauración y la remodelación moderna nos impiden conocer con exactitud su plano original. Parte estaba terminado en 1319, y su estructura indica que estaba abierto al público tanto como a la Corte. Estanques, pórticos, pabellones y escaleras le daban una gran complejidad, dentro de un bello escenario de agua, árboles y flores.
CONCLUSIONES.
Grabar destaca lo mucho que queda por investigar, tanto en trazado de plantas de los edificios a lo largo de su evolución, como faltan los pequeños detalles de las excavaciones y muchos temas más. Sus conclusiones son:
1) La Alhambra era una ciudad en miniatura, dominada por un enclave real.
2) Todo el conjunto es orgánico, creciendo por adición en el espacio, de modo que cada edificio es una entidad propia.
3) Resulta muy difícil asignar funciones estables a estas entidades.
4) El vocabulario constructivo o decorativo es muy simple: torres, patios, estanques, galerías, salas alargadas y cuadradas, cúpulas de mocárabes, techos de madera, yeserías y azule­jos, son los elementos dominantes.
5) Su última conclusión es la extraordinaria belleza del conjunto y de sus partes.
Pero quedan muchas preguntas sin respuesta.

2. FUNCIONES Y SIGNIFICADOS: LA ICONOGRAFÍA DE LA TRADICIÓN PALACIAL MUSULMANA.
Faltan documentos sobre la construcción de la Alhambra: proyectos, esbozos, descripciones, crónicas, etc. Apenas contamos más que con las inscripciones en sus paredes, de tres tipos: 1) informativas (fecha y soberano de la construcción), 2) reiterativas (fórmulas coránicas, etc.), 3) iconográficas (explican funciones o asociaciones de ideas, con fuente en el Corán y la poesía). La utilización de los poemas es un rasgo innovador de la Alhambra y se ponían a la altura de los ojos para facilitar su lectura, con un sentido claramente de explicación de la iconografía, de la función de las partes del edificio.
LA ALHAMBRA COMO FORTALEZA.
Si la localización y la apariencia exterior es la de una fortaleza, sin embargo su interior muestra un sentido más complejo, de ocio y recreo de los sentidos. Debió ser un progresivo cambio desde la función militar del siglo XIII a la recreativa del siglo XIV, más seguro en lo político-militar.
Las tradiciones de esta arquitectura palacial-militar son:
1) La tradición aristocrática de la residencia privada, en el campo, como las villas romanas, el palacio de Diocleciano en Spalato, los palacios omeyas del de­sierto, los islámicos del Asia Central, etc.
2) La tradición de la ciudad real dentro de un núcleo urbano más amplio, con ejemplos en los palacios orientales antiguos (la Jorsabad asiria), Roma, Bizancio, los palacios abasíes, las ciudadelas de Aleppo, Jerusalén, El Cairo, etc.
La Alhambra está en esta tradición de las ciudades-ciudadelas, pero de la primera tomó el uso de algunas torres para finalidades privadas más que defensivas. Las murallas tienen una función más de separación que de defensa. Es una función simbólica y sólo ocasionalmente defensiva. Otro rasgo, único, es que no hay perspectivas urbanísticas, no hay una comunicación evidente entre los elementos del conjunto.
LA ALHAMBRA Y EL AGUA.
Los acueductos suministraban el agua necesaria para la higiene, el consumo, el baño y los jardines. El baño es del tipo común en el Islam, con una función de servicio urbano, con sala-vestidor muy decorada y las cámaras frías y calientes. El agua tiene un simbolismo de poder y de bienestar.
Los jardines, estanques y fuentes siguen un modelo tradicional islámico, con un sentido de reconstrucción del Paraíso santo, de sensualidad y bienestar. Hay tres poemas que nos ilustran sobre este sentido:
Ibn Luyun, un poeta granadino del siglo XIV [p. 123], parece que describe el patio de la Acequia en el Generalife, con un pabellón, una alberca, flores, etc.
Un poema anónimo del siglo XIV [124-126] en la taza de la Fuente de los Leones, con un significado del agua como monumento esculpido y de la fuente como el príncipe victorioso.
Un poema de Ibn Gabirol, un judío del siglo XI, que compara la pila colocada sobre leones con el mar de metal fundido del templo de Salomón.
Estos tres poemas nos indican que la Fuente de los Leones y su jardín fueron entendidos en tres niveles: adorno de una mansión, símbolos del poder principesco y marco lujoso asociado a Salomón. Otra asociación es la que Grabar encuentra entre los jardines de la Alhambra y los jardines de las villas romanas antiguas, de Tívoli y Piazza Armerina.
LA ALHAMBRA Y LA FE.
La fe del Islam es el tercer elemento básico de la Alhambra, expresada en las mezquitas, hoy desaparecidas, así como en los oratorios, situados en las partes más nobles del conjunto, según la tradición islámica. Otro elemento religioso es la Puerta de la Ley, siempre fundida en el Islam con los preceptos religiosos.
LA ALHAMBRA Y LOS SIMBOLOS Y CEREMONIAS REALES.
Las funciones ceremoniales oficiales o privadas están sumidas en enigmas aún irresueltos. Grabar concluye que los principales conjuntos carecían de un propósito consciente y único, siendo la función esencial la de la satisfacción sensual. Las inscripciones posibilitan algunas adscripciones de funciones, como la del pórtico de la Sala de la Barca, un panegírico de Muhammad V victorioso (la toma de Algeciras en 1369), así como en otras estancias. Otra inscripción, en la Sala de Embajadores, en un nicho, indica que éste fue usado para instalar el trono de Yusuf I. La Sala de las Dos Hermanas tiene otra inscripción poética, que trata del tema del jardín, la cúpula como representación giratoria del cielo, los colores y sus efectos, la victoria. Asimismo la cúpula se asocia con el tema tan difundido en el Islam del rey-profeta Salomón, que a su vez está relacionado con el mito del palacio celestial. Otras inscripciones se relacionan con victorias de monarcas granadinos contra los cristianos, en lo que parece un intento de suplir con la fantasía una realidad poco agradable. Todo parece indicar que los usos variaban incluso en el reinado de un mismo rey, y que las habitaciones eran de funciones intercambiables.
CONCLUSIONES.
La Alhambra se entiende como un monumento de su tiempo y a la vez producto de tradiciones muy antiguas. Grabar selecciona cuatro temas (fortaleza, agua, fe, iconografía) para ilustrar sus tres grandes conclusiones:
1) Es un monumento no sólo de recreo sino de una sorprendente erudición, como un resumen de los temas medievales de la ideología principesca (la victoria exterior).
2) La gran versatilidad de funciones de los elementos del conjunto, que se inscribe en la tradición islámica de la casa.
3) La perdurabilidad de las influencias del mundo romano, antes que la influencia islámica.

3. FORMAS Y VALORES: ARQUITECTURA Y DECORACIÓN.
Grabar estudia la composición, alzado y decoración, para explicar las formas y la influencia en el arte mudéjar. Esta explicación debe estar atenta a lo sensual.
LA COMPOSICIÓN.
La unidad central de la composición es el patio rectangular, en cada uno de los grupos del conjunto, con agua en el centro, tanto en un estanque o en una fuente.
Alrededor del patio se disponen otras unidades. La más importante es cuadrada, acompañada por lo general de una sala rectangular y un pórtico, en una composición helenística según Marçais [161]. A menudo se proyectan en las torres en forma de miradores. El crecimiento de estos grupos es orgánico, en forma de «cuadrados dinámicos» [165]. El agua se utiliza como elemento de unión entre las unidades con techo y a cielo abierto.
EL ALZADO.
Los muros son tienen una gran simplicidad de estructura, con un contraste entre los perfiles interiores (muy complejos) y exteriores (simples). Están cubiertos con enlucido exterior y una rica decoración interior, con aberturas (pasadizos o ventanas) cubiertas con un arco en relieve. Los materiales son pobres, simples apoyos de la decoración.
Las columnas son bajas y esbeltas, anilladas en la parte superior. Los capiteles tienen dos zonas: en la inferior una greca en bajorrelieve, mientras que en el ensanche superior tienen una profusa decoración foliada. Las impostas son grandes y de líneas verticales en su decoración. Todo este conjunto de columna, capitel e imposta es de origen clásico, excepto la decoración, siempre islámica.
Por contra, las cornisas, ménsulas, modillones y celosías son de origen islámico.
Los sistemas de cubierta son: cúpulas sobre trompas y bóvedas de cañón o de aristas, con modelos poco innovadores.
Los materiales de cubrición de las paredes y techos son la madera (artesonado) y, con mayor frecuencia, la escayola empleada en abundantes y bellos mocárabes, usados en todo tipo de elementos. Los mocárabes tuvieron su origen en el Irán, en el siglo X, y se difundieron por el Norte de África en el siglo XI y a través de este por Al-Andalus (como por todo el Islam), con cuatro rasgos: 1) tridimensionalidad, 2) uso como forma arquitectónica (bóveda) y ornamento aplicado, 3) carencia de límites intrínsecos, 4) posiblidad de tener un volumen sólido o hueco. En la Alhambra se emplearon siete tipos de prismas en los mocárabes, en tres secciones: triángulo rectángulo, rectángulo y triángulo isósceles.
El alzado cuenta, en definitiva con cuatro elementos esenciales: los soportes son muros y columnas, las cubriciones son techos de madera y mocárabes. Todo está enfocado a una finali­dad, crear ilusiones en el espectador.
LA DECORACIÓN DE SUPERFICIES.
Faltan estudios para abordar de un modo sistemático la decoración de la Alhambra, así como sería preciso un vocabulario aceptado universalmente. Grabar sólo expone los usos y téc­nicas de decoración, y los significados formales más lógicos.
Las partes inferiores se cubrían con azulejos y las superiores con escayola. La madera sólo se utilizaba en los techos (y en las vigas y aleros). Se pintaba tanto la madera como la escayola, con motivos que debían cambiar con frecuencia de acuerdo al gusto de cada monarca. El panel rectangular era la unidad básica de decoración, fácilmente adaptable a los distintos espacios de los muros. Se acepta que a menudo las paredes se cubrían con tejidos y tapices. Todos los espacios libres en el edificio se cubrían con una profusa decoración, de similar calidad, lo que dificulta la atribución de significados iconográficos a las distintas estancias.
Los motivos decorativos son:
1) Epigráficos, en pequeñas cartelas o largas bandas.
2) Vegetales, derivados de la piña, del acanto y de la palmeta, de una relativa pobreza.
3) Geométricos, siendo predominantes o incluso únicos en los paneles, sin dejar espacios libres. Más que horror vacui hay una voluntad de dar significación a toda la superficie. Los más frecuentes principios geométricos de esta decoración son: A) simetría, B) una sola unidad de composición (cuadrado o polígono), C) crecimiento lineal, D) rotación respecto a unos ejes.
¿Por qué este predominio de la geometría? Grabar se aleja hasta la Bagdad y el Irán del siglo X, cuando un cambio cultural dio la primacía a lo geométrico sobre lo vegetal (y figurativo), con la colaboración de las matemáticas. Esta nueva concepción matemática-geométrica de la decoración fue asimilada en todo el Islam por los artesanos y fueron estos, con una larga tradición a sus espaldas, los que trabajaron en la Alhambra, aun sin comprender las profundas implicaciones de los motivos. La decoración geométrica de la Alhambra carece, pues, de un verdadero valor creativo.
CONCLUSIONES.
1) La Alhambra se parece más a un objeto precioso que a un edificio.
2) Sus formas no son originales ni numerosas, pues muestra un vocabulario artístico ya normal en la España Almohade, con orígenes en el Oriente islámico.
3) A pesar de lo anterior, la disposición y la calidad de estos elementos en la Alhambra  son únicas. La disposición es planificada con perfección: espacios cubiertos y abiertos unidos con el motivo del agua corriente, diseños que unen todos los elementos, la infinidad de posibles puntos focales, siempre en atención a crear ilusiones. La calidad técnica, asimismo, es inmejorable en el conjunto y en el detalle.
4) En lo negativo, enlazando con la segunda conclusión, las formas de la Alhambra apenas son innovadoras. El conjunto asemeja un maravilloso resumen de varios siglos de innovaciones formales anteriores.

CONCLUSIÓN: LA ALHAMBRA, UN ENSUEÑO DEL PASADO.
Grabar recuerda las dos preguntas iniciales:
1) Dilucidar si la Alhambra es un ejemplo de una tradición de edificios regios o un monumento singular, irrepetible.
2) Cuál es la naturaleza y las causas de su extraordinario impacto estético en los visitantes.
Las conclusiones son de tres clases:
1) La local, es que la Alhambra es el fruto del desarrollo en la Granada del siglo XIII de un conjunto de moradas, jardines y pabellones, que devino único por su calidad e importancia ideológica, de modo que su conservadurismo formal se atempera con su clasicismo.
2) La general, es que la Alhambra refleja una compleja tradición regia, desde el Oriente Antiguo a Bagdad, desde la Antigüedad clásica al mito de Salomón. Su pasado iconográfico era tan vasto y profundo que no fue comprendido en el Renacimiento y nos ha sido legado a través de los siglos.
3) La estética, es que tiene un intrínseco valor estético, con una finalidad en todo el conjunto y sus elementos de una percepción “interiorizada”, de placer sensual y de versatilidad funcional pues la función está siempre al servicio del gusto.
La Alhambra puede interesar de dos modos, el intelectual y el sensual, puede entusiasmar al estudioso de los diseños geométricos, pero además puede hechizar al visitante romántico, inte­resado por la evocación sentimental y sensual del pasado.
Es por esto, que la Alhambra, a pesar de pertenecer a multitud de antiguas tradiciones, es un monumento único.

No hay comentarios: