Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

sábado, 2 de junio de 2012

El arte griego antiguo: La arquitectura.

HA 3 UD 7. ARTE GRIEGO. ARQUITECTURA GRIEGA ANTIGUA.

3. ARQUITECTURA GRIEGA ANTIGUA.
3.1. CARACTERÍSTICAS.
3.2. TEMPLO.
ÓRDENES ARQUITECTÓNICOS:
El orden como relación entre los elementos: columna y entablamento.
La distinción entre los órdenes griegos y romanos.
Dórico.
Jónico.
Corintio.
3.3. EVOLUCIÓN DE LA ARQUITECTURA:
PERIODO PREARCAICO.
PERIODO ARCAICO (VII-VI).
Características.
Evolución.
PERIODO CLÁSICO (V-IV).
Características.
Evolución:
1) Primera fase (480-450).
2) Segunda fase (450-400): la Acrópolis de Atenas.
3) Tercera fase (400-323).
PERIODO HELENÍSTICO (III-I).
Características.
Evolución.

3. ARQUITECTURA.
3.1. CARACTERÍSTICAS.
Notas definitorias de la arquitectura griega (y que en gran parte comparte con el arte) son las siguientes:
- Medida humana. Los edificios, incluso los templos, tienen una escala humana. Al construir sus edificios a la medida del hombre y con una preocupación por la apariencia exterior, que se inspira en la concepción del edificio como miembro de un conjunto, los griegos los circundan con un elemento, la columna, tratado como escultura, es decir, como una forma estética. Cada pueblo aporta elementos y peculiaridades a la columna; así surgen los tres órdenes clásicos: dórico, jónico y corintio.
- Proporción, armonía y simetría, de acuerdo con su ideal de belleza.
- Calidad técnica, garantizada por la repetición con ligeras variantes de unos tipos de edificios, de modo que se transforman en modelos constantemente perfeccionados. Los arquitectos griegos construyeron la mayoría de sus edificios en mármol o piedra caliza, utilizando la madera y las tejas para las techumbres.
Por todo ello, la arquitectura griega se centra sobre todo en un tipo de edificio, el templo y un único sistema arquitectónico, el adintelado (también llamado trilítico o arquitrabado, y constituido por una losa de piedra horizontal apoyada sobre dos soportes verticales). Buscaban una regla objetiva en cada una de las artes, análoga a las leyes de la naturaleza, y creían que el artista debía adecuarse a esta regla, aunque tenía libertad para variar lo no reglado.
Otros tipos de edificios son menos importantes, aunque destaca el teatro.

3.2. TEMPLO.
El templo es el edificio más importante, con la función de albergar la imagen antropomórfica de Dios, no a la reunión (la eklesía) los fieles.
- Sus orígenes están en el antiguo mégaron micénico, de sala central rodeada de columnas.
- Su ubicación fue generalmente exterior a la ciudad, en las acrópolis o en los santuarios (rodeados por la muralla o peribolo, con los edificios desordenados sin un eje de simetría, como en Olimpia, Delfos y Delos), sobre lugares elevados que favorecieran su observación en las procesiones sagradas así como su localización visual. Su emplazamiento era un lugar sagrado (témenos).
- Los materiales en los primeros templos fueron la madera y luego la piedra (sobre todo el mármol, como el del Pentélico o el de Paros), con sillares bien labrados, añadiendo policromía.
- Su planta es sencilla, rectangular, con tres piezas:




Un pórtico delante (pronaos), donde su colocaba el ara, para la celebración de los ritos en presencia de los fieles congregados ante el templo.
Una sala central (naos o cella) para albergar la figura del dios y venerarlo.
Puede haber un pórtico trasero (opistodomos) no comunicado con la cella, cerrado para guardar los tesoros.
- El alzado consiste en tres partes: el basamento (crepidoma), el elemento sustentante (columnas) y el elemento sustentado (entablamento).
- El templo se eleva sobre un basamento en gradas llamado crepidoma, formado por tres gradas o escalones (estereóbato los dos primeros, estilóbato el superior).
- Pronto se desarrolló alrededor del templo un pórtico columnado (peristilo o peristasis), que en la pronaos tenía pilastras (antas) a los extremos. Las columnatas laterales se llaman pteron. En este pórtico exterior se celebraban parte de las procesiones festivas de los fieles.
- Menos frecuentes fueron los templos de planta circular (tholos) con un anillo de columnas.
- La cubierta es plana al interior y a doble vertiente por fuera. Está hecha de madera y recubierta de tejas.
- Las cuatro fachadas se cuidaban por igual (salvo el frontón).


La tipología es variada. Además de la clasificación en órdenes arquitectónicos, los criterios más usados son los del lugar de las columnas y el número de éstas.
A) Según el lugar de las columnas:
- In antis, con dos columnas entre las antas que sobresalen de la pronaos.
- Próstilo, con columnas en la fachada menor.
- Anfipróstilo, con columnas en ambas fachadas principales.
- Períptero, con todo el templo rodeado de columnas; es el tipo más frecuente.
- Pseudoperíptero, con columnas adosadas al muro de la cella.
- Díptero, rodeado por dos filas de columnas.
B) Según el número de columnas en los frentes menores. Generalmente son de número par y los ejemplos impares son escasos y arcaicos. Los tipos más conocidos son:
- Dístilos (2).
- Tetrástilos (4).
- Hexástilos (6), que son los más frecuentes; se puede considerar el tipo canónico.
- Octástilos (8), como el Partenón.
La evolución formal es desde los arcaicos templos estrechos y largos hasta los templos con una armónica relación de anchura y longitud, con una proporción clásica ideal: el número de columnas en el lado mayor debía ser el doble más una de las del frente menor, contando dos veces la del ángulo (así, un templo hexástilo debía tener 13 columnas en cada lado, y uno octástilo 17). Las columnas también se fueron distanciando.

ÓRDENES ARQUITECTÓNICOS.
El orden como relación entre los elementos: columna y entablamento.
El orden es la relación entre los distintos elementos de la arquitectura (columna y entablamento), según normas fijas. En el lenguaje común se confunde con el término estilo.
El orden les permite a los griegos conocer un edificio-tipo y una técnica-tipo, de modo que sólo tienen que repetir estos elementos, sin necesidad de inventar un edificio y una técnica en cada ocasión. De acuerdo a la forma de articularse proporcionalmente estos elementos entre sí, distinguimos en la arquitectura griega tres órdenes arquitectónicos: el dórico, el jónico y el corintio, los que dieron nombre a otros tantos estilos de templo.
Todo orden consta de dos partes esenciales: una sustentante, constituida por la columna, y otra sustentada, que es el entablamento, guardándose entre ellas una estrecha relación proporcional.
El soporte principal es la columna (stylos), que define el sistema adintelado, de vigas horizontales, que transmite sensaciones de serenidad y estabilidad. La altura se mide en módulos (número de veces del diámetro inferior). Su variada relación con otros elementos define los órdenes, de modo que la columna tiene un relevante protagonismo como elemento constructivo y como determinante de las tipologías arquitectónicas. La columna se articula en tres elementos: basa, fuste y capitel. A veces, hay una decoración escultórica de los fustes de las columnas con figuras, que se llaman cariátides si son femeninas y atlantes si son masculinas.
El entablamento se articula en tres elementos: arquitrabe, friso y cornisa. El arquitrabe es el dintel de la parte inferior del entablamento, directamente sobre el capitel de la columna. El friso es la faja del entablamento entre el arquitrabe y la cornisa, está exento de decoración o se decora con relieves. La cornisa es el voladizo superior del entablamento, con molduras. En los tres órdenes sobre la cornisa hay un frontón triangular, con el tímpano interior destinado para la escultura y con los vértices decorados con acróteras (pedestales o remates sobre los que se colocan adornos o estatuas), motivos vegetales, monstruos y figuras humanas. Las gárgolas (cabezas de animales, derivadas de las acróteras) sobre el entablamento sirven generalmente como desagües.
La distinción entre los órdenes griegos y romanos.
La influencia de los órdenes griegos en el arte posterior es extraordinaria, comenzando por el de Roma y llegando hasta nuestros días, pasando por el renacentista.
Pero hay significativas diferencias. Lo que distingue a los órdenes para los griegos y para los romanos es que para los griegos el interés se centra en la forma y para los romanos en el espacio interior, para los griegos el orden es un medio para predeterminar la estructura y para los romanos es una decoración exterior, para los griegos es un modelo ideal (adaptable) y para los romanos es un modelo mecánico (fijo).


Dórico.
Es el orden más antiguo (siglo VII), sobrio y severo, de proporciones más robustas. Surge de la arquitectura prehelénica en madera, conservando aquella organización de los elementos como carpintería petrificada. Los antecedentes remotos son el mégaron micénico, y los edificios y elementos minoicos y egipcios.
- La columna es la más robusta de los tres órdenes, con altura primitivamente de máximo de seis módulos (veces en que está comprendido el diámetro inferior), aunque luego llegó a siete o más módulos:
- Carece de basa (las antiguas, aunque las últimas si pueden tener).
- El fuste estriado está formado por tambores superpuestos de piedra, con unas estrías de arista viva (16 a 24 según el tamaño del templo, aunque el número clásico es de 20; en los modelos más antiguos no hay estrías), con un diámetro que se adelgaza verticalmente. El grosor tiene un ensanchamiento (éntasis) en el centro para corregir la perspectiva y que es más pronunciado en los templos antiguos.
- El capitel (de posible origen cretense) tiene de abajo-arriba: hipotraquelio (cordón en forma de anillo, que rodea el fuste de la columna debajo del tambor del capitel), collarino (acanalado), anillas (anillos cada vez más anchas que comunican con el equino), equino (una moldura o almohadillado de forma semicircular convexa, que sirve para conectar armoniosamente los elementos contiguos) y ábaco (un dado achatado de forma rectangular, que sirve de descanso al entablamento).
- El entablamento está formado por: un arquitrabe liso, un friso alternando triglifos (elemento con molduras verticales) y metopas (elemento liso, a veces con relieves como en el Partenón, y otras sin ellos), decorado mediante mútulos (régulas en la parte baja) con gotas, y una cornisa volada.
- Frontón: triangular, con un tímpano decorado habitualmente con programas escultóricos.


Jónico.
Más esbelto y elegante, tiene su origen en Jonia, como resultado de la fusión de elementos de tradición egea, egipcia y asiática. Aparece algo más tarde que el dórico, en el siglo VI aC. Tiene más columnas y es más monumental. Se diferencia del dórico en la columna y el entablamento.
- La columna es más alta (ocho u ocho y medio módulos) y esbelta que la dórica, lo que facilita el acceso y sobre todo mejora la visibilidad del espacio interior y las estatuas del exterior.
- Se fundamenta en una basa con: un plinto (paralelepípedo cuadrado, aunque en los templos atenienses de Atenea Niké y del Erecteion es circular y se puede confundir con un gran toro) inferior entre el estilóbato y el fuste; dos toros (unas molduras convexas, de sección semicircular); y una escocia (moldura cóncava, cuya sección está formada por dos arcos de circunferencias distintas, y más ancha en su parte inferior).
- El fuste es más esbelto, acanalado (acanaladuras), con un adelgazamiento sin éntasis.
- El capitel es más complicado. Tiene de abajo-arriba un collarino decorado con tabas o astrágalos (cuentas en relieve, huesecillos), un equino curvo decorado con dos volutas laterales enrolladas en espiral, más flechas y ovas (algas en forma de cintas), una forma de capitel que crea el problema de cómo combinar los capiteles de los ángulos, con varias soluciones; y un ábaco rectangular.
- El entablamento está formado por un arquitrabe dividido en tres bandas, un friso corrido liso o con relieves y una cornisa volada decorada con dentículos y una moldura de flechas y ovas.


Corintio.
Es el orden más evolucionado y posterior, pues aparece en el último cuarto del siglo IV aC y se desarrolla sobre todo ya en época helenística, para alcanzar el rango de orden diferenciado sólo en el siglo II aC. Deriva del orden jónico. Es de columna más alta que las anteriores, con nueve y medio o diez módulos, aunque después perdió altura. Los griegos lo aplicaron inicialmente sólo a pequeñas construcciones (Linterna de Lisicrates), porque su finalidad era decorativa, pero en cambio es el orden más usado en Roma, incluso en tamaño gigante. La decoración del capitel corintio será el modelo más repetido en la arquitectura occidental.
Se distingue por la rica forma del capitel, con collarino de astrágalo, y un equino con al menos dos filas de hojas de acanto superpuestas, las inferiores muy curvadas hacia afuera y las superiores enroscadas en espiral (caulículos), formando volutas en los ángulos, bajo el ábaco. En época tardía se añadieron más filas de hojas.

3.3. PERIODOS.
Se distinguen también en la arquitectura cuatro grandes periodos: Prearcaico (siglos IX-VIII), Arcaico (siglos VII-VI), Clásico (siglos V-IV), Helenístico (siglo III-hasta dominio de Roma en II aC y posterior en algunos lugares).

PERIODO PREARCAICO.
El Prearcaico no tiene una representación apreciable en arquitectura, porque sus edificios eran de materiales poco duraderos (madera, adobe).
La planta básica de los templos fue similar a la de las viviendas, alrededor de un mégaron de tipo micénico. En Samos, Esparta, Olimpia y Creta se han encontrado los cimientos de algunos templos del final del periodo geométrico. En Eretria y Thermos algunos templos posteriores mantenían la planta de herradura. En los templos de planta rectangular los dos muros laterales sobresalen hacia el exterior de la pared frontal formando un vestíbulo o pórtico. Las vigas de madera del tejado a dos aguas se apoyaban en una única fila de columnas de madera, dispuestas a lo largo del eje principal; más tarde, sin embargo, se reemplazaron por dos filas de columnas, ya que las anteriores ocultaban la imagen de la divinidad. Estas dos columnatas, como los muros laterales, se prolongaron más allá del muro frontal para sustentar el vestíbulo cubierto.

PERIODO ARCAICO (VII-VI).
Características.
- Predominio del dórico, con algunos templos jónicos.
- Proporción poco definida, templos largos y estrechos, columnas muy próximas con pronunciada éntasis.
Evolución.
Con el auge de la polis, sobre todo en el siglo VI aC, comienza el gran arte griego, especialmente en la arquitectura pues los tiranos impulsan las construcciones, ya con­solidados los estilos dórico y jónico. El origen del templo es el mégaron micénico, que persistía en el periodo prearcaico pero los eslabones de su evolución han sido destruidos por la endeblez de sus materiales: madera y adobe (hasta esa época).
Los griegos, después de conocer los templos pétreos de los egipcios, comenzaron en el siglo VII aC a construir sus propios templos en piedra, con un estilo propio y específico. Utilizaron la piedra caliza en el sur de Italia y Sicilia, el mármol en las islas griegas y en Asia Menor y la caliza revestida con mármol en el continente. Más tarde levantaron sus edificios principalmente de mármol.
Los templos eran de planta rectangular sobre un pequeño zócalo escalonado (crepidoma) en un recinto donde se llevaban a cabo las ceremonias rituales. Los templos pequeños presentaban un frente porticado de doble columna (in antis), a veces con otro vestíbulo delante del mismo (próstilos). Los templos más grandes, con pórticos en sus partes delantera y trasera (anfipróstilos), podían tener un vestíbulo de seis columnas antes de cada uno de sus pórticos, o estar totalmente rodeados por una columnata peristilo o peristasis en los perípteros. La columnata sostenía un entablamento, o dintel, bajo un tejado a dos aguas.
Desarrollaron dos órdenes de arquitectura o tipos de columnas, primero el dórico y más tarde el jónico. Las columnas dóricas, que no tenían basa y cuyos capiteles consistían en un bloque cuadrado (ábaco) sobre un elemento redondo en forma de almohadilla (equino), eran piezas robustas colocadas a escasa distancia para sujetar el peso de la mampostería. Su pesadez se aliviaba gracias al fuste abombado y estriado. En el entablamento se tallaban triglifos verticales sobre cada columna, dejando entre ellos metopas oblongas (imitación de los salientes de las vigas de madera), que más tarde fueron cuadradas y al principio estuvieron pintadas y más tarde decoradas con bajorrelieves figurativos. El estilo dórico se originó en la península helénica, pero se difundió por todas partes. Los templos dóricos de Siracusa, Paestum, Selinonte, Acragas, Pompeya, Tarento (Taranto), Mataponto y Corcira (actual Corfú) todavía se conservan. Extraordinario es el templo de Poseidón en Paestum (c. 450 aC).
Las columnas jónicas, originarias de Jonia (Asia Menor) y las islas griegas, son más esbeltas, estriadas más estrechamente y se colocan a mayor distancia que las dóricas. Cada una descansa sobre una basa moldurada y termina en un capitel con forma de almohadilla plana que se enrolla en dos volutas en los laterales. El entablamento, más ligero que en el estilo dórico, podía tener un friso continuo. Se pueden ver ejemplos de templos jónicos en el Artemision de Efeso (cerca de la moderna Esmirna o Izmir, Turquía), en el Erecteion de Atenas y algunos restos del de Naucratis en Egipto.
Destacan los ejemplos de los templos dóricos arcaicos (siglo VII) de Hera en Olimpia y de Apolo en Termos, hechos en madera y barro, cuyas columnas de madera fueron sustituidas progresivamente por otras de piedra. El templo de Hera en Olimpia (600) es períptero y hexástilo, alargado con 16 columnas en los laterales, con pronaos y con cella dividida en tres naves por dos series de columnas entre las antas. El templo de Apolo en Termos (620-610) es períptero y pentástilo (5 más 15 columnas en los laterales), con una fila de columnas en el centro de la cella.
Ya del siglo VI son los templos dóricos I de Hera en Paestum, de Apolo en Corinto y el enorme templo jónico de Artemisa en Efeso. El templo I de Hera en Paestum (530 aC) es de piedra calcárea y nonástilo (signo de arcaísmo), con su columnata de tres pisos y cella dórica. Del de Apolo en Corinto quedan el basamento y media docena de robustas columnas dóricas muy juntas. El jónico arcaico Templo de Artemisa en Efeso era díptero y octástilo, de enorme tamaño (55 x 110 metros), con cella dividida en naves y opistodomos, con más de 100 columnas de gran altura, y los bajos de los fustes con relieves (como un zócalo). Fue el primero completamente de mármol. Fue construido con ayuda del rey Creso de Lidia, y fue incendiado por el loco Erostrato en 356 aC, cuando nacía Alejandro, quien reconstruyó el templo (parece que con nueve columnas en fachada y 21 en las alas; con un friso en cada basa de columna jónica (aunque tenía estrías vivas como en el orden dórico). Era un gran centro religioso y financiero. En 263 dC los godos lo destruyeron por completo.
Al final comienzan a construirse los tesoros (pequeños y sencillos templos) en los santuarios, con pequeña cella y pórtico dístilo in antis, para servir de ofrendas a los dioses. Destacan los Tesoros en Delfos: el jónico de los Sifnios (525), con dos cariátides, y el dórico de los Atenienses (490 aC), dístilo.

PERIODO CLÁSICO (V-IV).
Características.
- Es la época de apogeo del arte griego, centrado en el programa de construcciones en la Acrópolis de la Atenas imperial de Pericles, tras la destrucción de los templos en el 480 aC por los persas.
- La sobriedad dórica se contrapone a la riqueza jónica, aunque su distribución no sigue pautas geográficas y así en la jónica Atenas se edifica el dórico Partenón y el jónico Erecteion.
Evolución.
Se diferencian una primera fase (480-450), una segunda fase (450-400) y una tercera fase (400-323).
1) Primera fase (480-450).
La mayoría de los templos de la alta época clásica fueron de orden dórico. La primera fase es de rápidos avances, aunque nos han quedado pocas obras debido a las destrucciones de monumentos. Fuera de Atenas destaca el templo dórico de Afaia (isla de Egina), con cella de dos pisos.
2) Segunda fase (450-400): la Acrópolis de Atenas.



Las obras máximas son de principios de la segunda fase clásica (450-400) y radican en Atenas, donde Pericles ordenó la restauración de muchos templos quemados por los persas. El escultor Fidias se encargó de la supervisión de los trabajos en la Acrópolis o ciudadela, recinto que era el lugar tradicional de los templos atenienses. El edificio más importante fue el Partenón, proyectado por los arquitectos Ictino y Calícrates. Los Propileos, o puerta monumental de acceso a la Acrópolis, fue otra de las construcciones importantes.


- Propileos (437-432), por Mnesicles. Eran la entrada monumental (por el camino de las Panateneas) al recinto sagrado. Tienen dos alas rectangulares y dos edificios a los lados (pinacoteca y biblioteca). Se iniciaron el 437, pero nunca llegaron a terminarse, probablemente debido al comienzo de la guerra del Peloponeso en el año 431. Fidias encargó su construcción a Mnesicles (activo c. 437-409 aC), que proyectó sus pórticos (el conjunto es un doble pórtico rectangular, interno y externo) como si fueran fachadas de templos dóricos exástilos. Además, también utilizó seis columnas jónicas, perpendicularmente dispuestas en el centro y consideradas como unas de las muestras más hermosas de este orden arquitectó­nico, y reforzó los arquitrabes del edificio con piezas de hierro.


- Templo de Atenea Nike (420), por Calícrates. Situado al otro lado de la entrada, sobre una pequeña cima, es un templo pequeño (8 metros), una obra maestra del orden jónico, ligero y elegante. Fue concebido en 449 pero su realización se postergó hasta 427-424 aproximadamente, cambiando el plan original del arquitecto. Es anfipróstilo y tetrástilo, y cuenta con un excelente friso escultórico. El templo estuvo en pie hasta el siglo XVII, cuando los turcos otomanos lo derribaron para convertirlo en una posición de artillería, y fue reconstruido en 1835, conservando la mayor semejanza posible con la estructura original.


- Partenón (447-438, según una inscripción in situ; escultura acabada en 432), por Ictino, Calícrates y el escultor Fidias. Es una obra cumbre de la arquitectura universal, por su monumentalidad y serenidad. El Partenón se erigió al lado de dos templos anteriores, el viejo templo de Atenea, conocido como el Hekatompedon (cien pies), construido aproximadamente el 570 y ampliado hacia el 530, y el antiguo Partenón, comenzado el 488 y destruido por los persas el 480 cuando aún no estaba terminado. La construcción del nuevo edificio se inició el 447. El Partenón se construyó en su totalidad con el mármol de las célebres canteras del monte Pentelikon.


Tiene grandes dimensiones: 69,54 x 30,87 x 10,43 metros La cella con tres naves está rodeada de un peristilo dórico, octástilo y períptero (8 por 17 columnas, o sea, que estaba rodeado por una gran columnata de ocho columnas dóricas en cada uno de sus dos frentes y de 17 columnas en cada uno de los dos lados). El peristilo tuvo un techo artesonado de mármol. El santuario se dividía en dos partes (cella y tesoro), a las que se tenía acceso a través de un estrecho vestíbulo. La más grande, la estancia oriental o cella, estaba dividida en tres naves menores, separadas por una columnata dórica en tres lados, lo que permitía sostener el techo plano del templo. Contenía una enorme estatua criselefantina (realizada en oro y marfil), la Atenea Partenos, pues estaba dedicada a la diosa Atenea, protectora de la ciudad. El opistodomos (pórtico columnado hexástilo), era la entrada posterior a la estancia más pequeña, el tesoro de forma cuadrada, sostenido por cuatro esbeltas columnas jónicas, que se denominaba Parthenon (habitación de las vírgenes, posiblemente por alusión a un edificio anterior, morada de las vírgenes vestales), donde se guardaban las donaciones y ofrendas.


Pese a ser indiscutiblemente de orden dórico, hay algunos rasgos jónicos: friso continuo en el interior de la columnata, cimacio tipo Lesbos, decoración tallada en los capiteles del anta, astrágalo sobre las metopas.
Un ambicioso programa escultórico, dirigido por Fidias, se extendía por las metopas, los frontones y el alto friso que recorría el exterior de la cella. La decoración escultórica estaba policromada. Se considera que el templo estaba pintado de gris claro, con colores más brillantes en el frontón, las metopas y los glifos.
La perspectiva era oblicua desde los Propileos por lo que los arquitectos desarrollaron una gran cantidad de métodos para contrarrestar las distorsiones oculares, por lo que se hicieron correcciones visuales (trucos muy usados también en otros templos, pero sin la perfección del Partenón). Así, el crepidoma del templo y el arquitrabe se curvaron hacia arriba en el centro (comba de las líneas horizontales), se invirtió el estrechamiento de las columnas con una éntasis de las columnas en el centro, los ejes de las columnas se inclinaron hacia el interior, se hizo un grosor distinto de las columnas y un acercamiento entre sí de las columnas de los extremos, las líneas verticales del edificio adquirieron la inclinación pertinente dependiendo de la corrección deseada.
El edificio ha pervivido gracias a que fue convertido en iglesia bizantina (siglo V) y después en mezquita turca (1458). En 1687 una bomba veneciana destruyó el polvorín turco del interior y dañó gravemente la estructura. A principios del siglo XIX Lord Elgin compró a los turcos casi toda la decoración escultórica que se conservaba, hoy en el British Museum.


- Erecteion (421-407), probablemente de Mnesicles, está erigido en la parte Norte de la Acrópolis, paralelo al Partenón. Es un templo jónico excepcional. El hecho de que el terreno fuera accidentado, y el temor a destruir los importantes santuarios anteriores del pequeño lugar (se creía que en ese punto exacto la diosa Atenea había iniciado la ciudad), forzaron al arquitecto a idear una complicada planta asimétrica en dos niveles. El nivel oriental, más alto se dedica a Atenea Poliás (antigua diosa de culto agrícola), mientras que la zona occidental, más baja se dedica a Poseidón Erecteo. Hay tres pórticos:
- El pórtico oriental, que da a la cella de Atenea Poliás, tiene un pórtico jónico hexástilo.
- El pórtico Norte es más bajo y de estilo jónico (seis columnas, cuatro enfrente y dos a los lados). Comunica con tres cámaras (destinadas a Erecteo, Poseidón y Cécrope).
- El pórtico Sur o de las Cariátides, que oculta la bajada a la tumba del mítico rey Erecteo, el primero de Atenas, tiene seis columnas con fustes de figuras femeninas (esculpidas por Alcámenes, discípulo de Fidias), que representan a las hijas del Erecteo, que perecieron trágicamente.
- Ya fuera de la Acrópolis, otro de los edificios atenienses dóricos de este periodo es el Hefesteion, llamado inicialmente el Theseion, que se alzaba en una colina al oeste del Ágora o plaza del mercado de Atenas, y que se ha convertido en uno de las construcciones mejor conservadas de Grecia.
Fuera de Atenas, en esta segunda fase, tenemos dos templos:
- El templo de Zeus en Olimpia, proyectado por Libón de Elis, es un ejemplo ex­cepcional del orden dórico; es hexástilo (6 x 13 columnas), períptero y con cella de tres naves; sus columnas relativamente esbeltas indican una reacción contra las proporciones pesadas del dórico de la época arcaica.
- El templo de Apolo Epikurios en Bassae (Arcadia) (450 aC) de Ictino, cuenta con elementos dóricos (peristilo), jónicos y corintios (en la cella); es así porque el peristilo exterior es dórico, alargado (6 x 15 columnas), mientras que en la cella hay columnas jónicas e incluso un aislado capitel corintio, el primero conocido.
- El templo de Poseidón en el cabo Sounion y el templo de Apolo en Bassae, son los edificios más antiguos donde han aparecido capiteles corintios. El enorme templo de Apolo en Selinonte (Sicilia) se terminó en esta época, después de cien años de trabajos.

3) Tercera fase (400-323).
En esta fase, con el desastre de la guerra del Peloponeso acaba la hegemonía de Atenas y nacen nuevos rasgos de la arquitectura clásica: predominio del orden jónico (sobre todo en Asia Menor), monumentalidad, menos severidad. Aunque los templos se construyeron todavía en el orden dórico, desapareció el vestíbulo posterior y el templo de Asclepio en Epidauro (c. 380 aC) es un buen ejemplo.
Hay una nueva tipología de edificios:
- El tholos, un pequeño templo circular con doble anillo de distintos órdenes, en Delfos, Epidauro, Olimpia. Las columnas corintias (el tercer orden arquitectónico griego), una especie de columnas jónicas con hojas de acanto en los capiteles, se utilizaron en el interior del tholos circular de Epidauro, realizado por Policleto el joven.
- El teatro, de marcado carácter didáctico, y donde el mito se hizo tragedia. A partir de este momento los teatros, que al principio tenían gradas de madera sobre una colina, se construyeron en piedra. Era una estructura excavada que se apoya sobre una colina, en que las gradas aprovechan una pendiente del suelo. Tiene una vista abierta al fondo de la escena y excelente acústica. Cuenta con tres partes principales:
- Una orchestra circular para el coro.
- Un koilon (cavea o graderío) circular o elíptico escalonado para los espectadores, dividido en pasillos verticales y uno horizontal (diazoma), de manera que se dividía en secciones triangulares (kerkides).
- Una scena para los actores. Era un podio, a veces decorado. Estaba relativamente abierto hacia el fondo, en contraste con la escena del teatro romano, que era un fondo cerrado.

Teatro de Epidauro.

Destaca el teatro de Epidauro (h. 350 aC) proyectado (según Pausanias) por Policleto el Joven, que se construyó sobre un terreno inclinado, con una orquesta de 25 metros de diámetro, con el altar de Dionisos en el centro, hoy perdido. Su estado de conservación es extraordinario, así como su acústica.
- Los monumentos funerarios, como el sepulcro de las Nereidas (Asia Menor, 425 aC) y el famoso Mausoleo de Halicarnaso (352 aC).

Mausoleo de Halicarnaso, alzado hipotético.

El Mausoleo de Halicarnaso era la enorme tumba de Mausolo, rey-sátrapa (vasallo de los persas) de Caria (c. 376-353), concebida por el propio Mausolo, aunque erigida por su esposa-hermana Artemisa II y concluida a su muerte por sus hermanos Idrieo y Ada. Los arquitectos fueron Piteo y Sátiro. Fue considerada una de las siete maravillas del mundo antiguo. Era un edificio impresionante, de 50 metros de altura: una escalinata frontal, un podio rectangular (tal vez cuadrado) sobre el que había una columnata jónica (en forma de un templete períptero) cubierta a su vez por una techumbre piramidal escalonada, coronada por una cuadriga. Según la descripción de Plinio, cada uno de los lados del enorme pedestal estaba decorado con frisos de los escultores áticos Escopas, Leocares, Briaxis y Timoteo. Destruido por un terremoto, fue expoliado por los caballeros de Rodas. Los restos de su estructura se conservan en el Museo Británico de Londres, junto con la estatua colosal de Mausolo, imponente retrato de un gobernante del siglo IV aC.

PERIODO HELENÍSTICO (III-I).
Características.
Destacan: colosalismo, suntuosidad, predominio del orden corintio, decorativismo, utilitarismo, libertad y variedad formal.
El arte helenístico se difunde a nuevos centros, en Alejandría, Pérgamo, Antioquía... La decoración adquiere autonomía respecto a los elementos y la función de la arquitectura.
Evolución.
No puede señalarse con propiedad una evolución en fases a lo largo de los siglos, porque hay una cierta homogeneidad estilística durante todo el periodo y las distinciones son más bien locales. Pero sí se pueden señalar la tendencia a abandonar el clasicismo, es decir una progresiva ruptura de la unidad y racionalidad clásica, con un aumento del ex­perimentalismo que aleja la arquitectura del naturalismo anterior.
El momento inicial es la muerte de Alejandro en 323 aC y el final es incierto, pues se el helenístico se confunde con el arte romano mucho después de la conquista romana. A partir del siglo I aC no hay novedades ni obras maestras, aunque hay obras de estilo claramente griego incluso en el siglo III dC. El estilo dórico continuó utilizándose en los templos pequeños y en los cuerpos inferiores de los edificios de dos plantas.
Destacan varias obras:
Templo de Olimpeion en Atenas, corintio, amplio (41 x 107 metros), con más de 100 columnas de 17,2 metros de altura. En él se observa que las columnas corintias se utilizaron en mayor medida que en épocas anteriores. Dedicado a Zeus Olímpico, fue iniciado el 174 aC por encargo del rey sirio Antíoco IV.
Templo de Apolo en Dídima (c. 300 aC), jónico, díptero, decástilo, con sus dos columnatas jónicas de diez columnas en el frente y 21 por cada lado.
Altar de Zeus en Pérgamo, jónico, con un altar de columnas y rica escultura sobre un basamento escalonado. Filómaco lo construyó desde 166, para honrar la victoria sobre los gálatas.

Faro de Alejandría, alzado hipotético..

Faro de Alejandría (h. 300-297 aC): se elevaba 120 metros en tres pisos, de planta cuadrada, octogonal y cilíndrica respectivamente. Promovido por Ptolomeo I y realizado por Sóstratos de Cnido. Estaba adornado con gigantescas esculturas ptolemaicas. Cayó derribado por varios terremotos, el peor de ellos en 1340.
En este complicado estilo helenístico se inventaron nuevas tipologías arquitectónicas como gimnasios y edificios para el senado local, profusamente decorados y realizados en orden corintio. También se levantaron altares monumentales en Siracusa, Pérgamo, Priene y Magnesia. Los reyes helenísticos construyeron pórticos, bibliotecas, teatros y puertas urbanas. Los monumentos sepulcrales imitaron el estilo suntuoso del mausoleo de Halicarnaso. Las casas particulares cambiaron su vestíbulo rectangular por un patio central rodeado por un peristilo.

No hay comentarios: