Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

lunes, 15 de diciembre de 2014

HA 5 UD 18. La pintura del Barroco en España.

HA 5 UD 18. LA PINTURA DEL BARROCO EN ESPAÑA.
Introducción.
La escuela de Valencia: Ribalta, Ribera.
La escuela de Sevilla: Zurbarán, Murillo, Alonso Cano y Valdés Leal.
El artista español Francisco de Zurbarán (1598-1664).
La escuela de Madrid: Velázquez, Rizzi, Claudio Coello y Carreño de Miranda.
El artista español Diego Velázquez (1599-1660)

*Hay entradas especiales para Velázquez y un comentario de Las Meninas.

Introducción.
La pintura española es excepcional por su calidad. Las características son:
- El realismo. En esto se sigue la tradición hispana, tan abocada al expresionismo y el patetismo. En las obras religiosas se aprovecha el realismo de los temas cotidianos del modelo holandés, como hacen Zurbarán y más aun Valdés Leal en sus pesimistas Vanitas (obras sobre la muerte, la descomposición, la decadencia).
- La recepción y fusión de los modelos italiano (Caravaggio), flamenco y holandés. Velázquez se forma en las obras de Rubens y en Italia. Pintores tenebristas al estilo de Caravaggio son Ribalta y Zurbarán, como muchos otros pintores.
- Domina la temática religiosa, de modo que apenas hay temática profana, salvo los bodegones de contenido alegórico. Zurbarán, Ribalta y Ribera pintan frailes y santos en oración. Murillo pinta Inmaculadas. Poco frecuentes son los temas mitoló­gicos, retratos y paisajes, pero tienen un maestro excepcional en Velázquez. Este carácter sensualismo explica que haya tan poco sensualismo, salvo la Venus desnuda de Velázquez.
Podemos estudiar la estética, la técnica y la iconografía de esta pintura en los tratados artísticos de Pacheco y Palomino.
Velázquez es la cima de la pintura barroca española y destaca por sus escenas de costumbres, de caza, retratos cortesanos, la mitología en el Triunfo de Baco y, sobre todo, por Las Meninas, donde une la tradición italiana y nórdica.
En el siglo XVII hay varias escuelas:
Valencia: Ribalta, Ribera (un pintor español en Nápoles).
Sevilla: Zurbarán, Murillo, Alonso Cano y Valdés Leal.
Madrid: Velázquez, Rizzi, Claudio Coello y Carreño de Miranda.
En el siglo XVIII hay una completa decadencia, sin pintores españoles de calidad hasta la llegada de Goya. Los Borbones debieron recurrir a los pintores extranjeros como Mengs y Tiépolo.

La escuela de Valencia: Ribalta, Ribera.
Francisco Ribalta (1565-1628) destaca por su temprano tenebrismo.
José de Ribera (1591-1662) es el más importante. Discípulo de Ribalta, ya en su juventud fue tenebrista. Pasó casi toda su vida en Nápoles, por lo que se le llamó el Spagnoletto. Destaca por la emoción religiosa, el realismo, el color y la composición, sobre todo en sus temas de frailes y santos en oración.

La escuela de Sevilla: Zurbarán, Murillo, Alonso Cano y Valdés Leal.
Sevilla es el gran centro artístico del sur de España.
Francisco Zurbarán (1598-1664) trabajó en los conventos sevillanos y extremeños. Sus temas son monacales, de religiosidad severa, de excelente uso del blanco y del tenebrismo, aunque carentes de movimiento. También realizó con acierto bodegones.
Alonso Cano (1601-1667), también escultor. Cuida sobre todo los temas de la Virgen, con una elegancia serena.
Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682) es el gran pintor del grupo, sobre todo en sus numerosas Inmaculadas y en sus cuadros costumbristas. En el siglo XIX llegó a ser considerado el más importante pintor barroco del mundo, por su dominio del color y la serenidad y gracia de sus personajes, pero su fama declinó más tarde.
Valdés Leal (1622-1690) destaca por sus Vanitas, llenas de pesimismo, crueles alegorías de la vida y la muerte. En su habitual temática religiosa destacan La procesión de Santa Clara y La derrota de los sarracenos (1652-1653, col. Ayuntamiento de Sevilla).


El artista español Francisco de Zurbarán (1598-1664).
Francisco de Zurbarán (Pacote de Cantos, 1598-Madrid, 1664), pintor con extensa obra en Sevilla y Madrid. Destaca por su temática religiosa (los santos es su tema favorito), la volumetría de sus figuras, el minucioso realismo y el uso caravaggiesco del claroscuro, aunque fallaba en la perspectiva. Dirigió un taller muy prestigioso, el más exitoso de Sevilla, al que llegaban numerosos encargos del resto de España y América; en él pintaba su hijo Juan de Zurbarán, un pintor muy prometedor de bodegones, que falleció a los 30 años, víctima de la peste.

Odile Delenda es la autora del catálogo razonado de Francisco de Zurbarán (el primer tomo se publicó en 2009), y explica que su pintura era “transformar lo cotidiano en religioso”. Otros estudiosos del artista son Pierre Guimard (su pintura monástica), María Luisa Caturla (vida y obra).

Francisco de Zurbarán 026.jpg
San Serapio (1628).

El artista español José de Ribera (1591-1652).
José de Ribera (Xátiva, Valencia, 1591-Nápoles, 1652), pintor formado en el taller de Ribalta  en Valencia, donde se interesó tempranamente por el realismo y el tenebrismo de Caravaggio. A los veinte años marchó a Nápoles, donde triunfó con una pintura de géneros religioso y costumbrista, de minucioso realismo, elaborado claroscuro, excepcional técnica en la pincelada, composiciones atrevidas...

La escuela de Madrid: Velázquez, Rizzi, Claudio Coello y Carreño de Miranda.
Entre los que destacaban al inicio del siglo XVII destacan Maíno y Carducho.
Juan Bautista Maíno (Pastrana, 1581-Madrid, 1649) es un pintor de temas religiosos e históricos, al servicio de la Corte. 

El italiano Vicente Carducho (Florencia, h. 1576-Madrid, 1638), dibujante, grabador, editor, tratadista en Diálogos de la pintura, es pintor sobre todo de la serie de 56 pinturas de la Cartuja de Santa María de El Paular (Madrid),
Velázquez es la cima de la escuela madrileña, aunque formado en Sevilla. 
Hay admás algunos brillantes artistas secundarios de la escuela castellana: Juan Rizzi (1600-1681), Carreño de Miranda (1614-1685) y, sobre todo, Claudio Coello (1614-1685), Además hubo otros muchos pintores de segundo orden, pero a finales del siglo XVII la escuela madrileña estaba agotada. 
Pero en el siglo XVIII aún brillará un extraordinario pintor de bodegones, Luis Meléndez (1715-1780).


El artista español Diego Velázquez (1599-1660).
*Tiene otras entradas más amplias para su vida y comentarios de obras.


Velázquez. Autorretrato en fragmento de Las meninas.
Diego Velázquez (1599-1660) nació en Sevilla, alumno del pintor humanista Francisco Pacheco. Se trasladó joven a Madrid y se convirtió en Aposentador del rey Felipe IV, cargo que le comprometía a buscar aposento a los monarcas en sus viajes y a preparar sus tribunas o localidades en los espectáculos. Este cargo burocrático limitó su actividad artística en cuanto al número de cuadros pintados, pero no alteró su vocación. Viajó a Italia, lo que influyó enormemente en su obra pues conoció mejor la pintura barroca italiana y los maestros anteriores.
Con su original estilo Velázquez es uno de los máximos maestros de la luz y del color. En su paleta destacan las gamas de azules, verdes y blancos. La combinación de azul y blanco en sus cielos consigue efectos originales, como si las nubes platearan el fondo azulado. Con verdes pinta sus bosques, a veces neblinosos.
Su mejor rasgo es la “perspectiva aérea”, una expresión subjetiva respecto a que la luz parece circular por dentro del cuadro, como iluminando las motas de polvo que flotan en el ambiente. El espectador tiene la impresión de que contempla aire real, tanto en un paisaje abierto como en un interior.
Cultiva todos los géneros:
Los retratos pues es el pintor de la familia real. Felipe IV es retratado varias veces, así como el Conde-Duque de Olivares. A veces retrata en interiores, otras en paisajes de gran sensibilidad hacia la naturaleza, como los retratos de Felipe IV o del príncipe Baltasar Carlos con los fondos del paisaje de la sierra de Guadarrama.
El género religioso cuenta con pocas obras, la mayoría de juventud. El Cristo Crucificado refleja una honda emoción.



La rendición de Breda o Las lanzas como máximo ejemplo del género histórico.

Tiene también temas históricos, mitológicos y paisajes, unos temas excepcionales en la pintura barroca española. Sus obras maestras son los estudios de luz. La rendición de Breda (Las Lanzas) muestra a los caballerosos caudillos español y holandés en primer término, con las lanzas abriendo el espacio en vertical, con el fondo de humos de la batalla sobre colinas que se pierden entre diversos tonos de azules. Pero la iluminación todavía se afina más en sus interiores. Las hilanderas es un tema mitológico mezclado con un tema costumbrista de ambiente popular. Las Meninas es tal vez la obra cumbre de la pintura de todos los tiempos, la más admirada por los pintores, y en ella Velázquez capta una escena ambigua, de compleja composición, que se presta a variadas interpretaciones: la entrada de la infanta Margarita en su taller, cuando está retratando a los reyes, o viceversa; todo en una habitación cuyas zonas sucesivas de luz y sombra nos llevan hacia el fondo, con un tratamiento portentoso de los personajes. En ella se ha visto un preludio del impresionismo francés y de otras corrientes del siglo XIX.

UD FUENTES.
Exposiciones.
*<Pintura española de bodegones y floreros. De 1600 a Goya>. Madrid. Museo del Prado (1983). Cat. Textos del comisario, Alfonso Pérez Sánchez.
*<Lo fingido verdadero>. Madrid. Museo del Prado (24 octubre 2006-7 enero 2007). 40 bodegones españoles, de 19 artistas de ss. XVII-XIX, antes de col. Naseiro, en dación al Museo por el BBVA. Comisario: Javier Portús. El título se refiere a una obra teatral de Lope de Vega. Reseñas de García, Ángeles. Saludable naturaleza muerta. "El País" (24-X-2006) 56. / Portús, Javier. El espacio del objeto. "El País" (24-X-2006) 56.
*<The sacred made real. Spanish painting & sculpture 1600-1700>. <Lo sagrado hecho real. Pintura y escultura española 1600-1700>. Londres. National Gallery (21 octubre 2009). Reseña de Ángeles García. El barroco del dolor y la tragedia. “El País” (12-X-2009) 35. Manuel Rodríguez Rivero. Éxtasis y ‘gore’. “El País” (28-X-2009) 41.
Libros.
Angulo Íñiguez, Diego. Pintura del Siglo XVII. Colección Ars Hispaniae. Plus Ultra. Madrid. v. XV.1971. 426 pp.
Ayala Mallory, Nina. Del Greco a Murillo. La pintura española del Siglo de Oro 1556-1700. Alianza Forma. Madrid. 1991. 283 pp.
Barrera, Modest. La mort barroca: ritus i rendes. Publicacions Universitat Jaume I. Castelló de la Plana. 1996. La parròquia, el clericat i els feligresos, com a veritable unitat de producció i vida durant els segles XVII i XVIII.
Bonet Correa, Antonio. Fiesta, poder y arquitectura. Aproximaciones al barroco español. Akal. Madrid. 1990. 184 pp.
Brown, Jonathan. La Edad de Oro de la pintura en España. Nerea. Madrid. 1991 (1990). 338 pp.
Martín González, Juan José. El artista en la sociedad española del siglo XVII. Cátedra. Madrid. 1984. 302 pp.
Valdivieso, Enrique; Serrera, J. M. Pintura sevillana del primer tercio del siglo XVII. CSIC. Madrid. 1985.
Valdivieso, Enrique; Otero, Ramón; Urrea, Jesús. El Barroco y el Rococó. Arte Hispánico. Alhambra. Madrid. 1989. 392 pp.

Artículos. Orden cronológico.

Dosier: El Barroco en América.
*<Behind closes doors: Art in the Spanish American Home 1492-1898>. Nueva York. Brooklyn Museum (desde 20 septiembre 2013). Alburquerque. Art & History Museum (16 febrero 2014). Nueva Orleans. Museum of Art (20 junio 2014). John & Mable Ringling Museum of Art (octubre 2014). 200 obras de colecciones domésticas de la aristocracia criolla. Comisario: Richard Aste. Reseña de Aguilar, Andrea. Viaje a la intimidad de los salones criollos. “El País” (9-IX-2013) 42.
Castedo, Leopoldo. Historia del arte iberoamericano. 2 vols. I. Precolombino. El arte colonial. II. Siglo XIX, siglo XX. Alianza. Madrid. 1988. 474 y 342 pp.

El artista español Alonso Cano
Wethey, H. E. Alonso Cano. Pintor, escultor y arquitecto. Alianza Forma. Madrid. 1983. 260 pp.
El artista italo-español Vicente Carducho (h. 1576-1638).

<Vicente Carducho: teoría y práctica del dibujo en el Siglo de Oro>. Madrid. Biblioteca Nacional (28 mayo-6 septiembre 2015). Todos los dibujos del artista, 150, de la Biblioteca Nacional (76), el Museo del Prado y la Galleria de los Ufizzi de Florencia. Comisarios: Isabel Clara García-Toraño, Álvaro Pascual Chenel y Ángel Rodríguez Rebollo, Reseña de Bono, Ferran. La Biblioteca Nacional reúne todos los dibujos de Carducho. “El País” (29-V-2015) 28.

El artista español Juan Fernández (activo 1629-1636).
<El Labrador. Naturalezas muertas>. Madrid. Museo del Prado (marzo 2013). 11 de sus 13 pinturas conocidas de Juan Fernández, el gran pintor español de bodegones del siglo XVII. Cat. Texto del comisario, Ángel Aterido. Reseña de Seisdedos, Iker. El Prado descubre a El Labrador. “El País” (12-III-2013) 41.

El artista español Juan Bautista Maíno (1581-1649).
*<Juan Bautista Maíno>. Madrid. Museo del Prado (2009). 35 obras de Maíno y 131 de los pintores que le influyeron. Reseña de Calvo Serraller, F. Um candil en las tinieblas barrocas. “El País” (17-X-2009) 43.
Bosco, Roberta. Un estallido de colores bajo la ceniza. “El País” Cataluña (6-VII-2012) 5. El MNAC restaura un cuadro, La conversión de San Pablo.

El artista español Miguel Jacinto Meléndez.
Santiago Páez, Elena María. Miguel Jacinto Meléndez. Pintor de Felipe V. Ed. Museo de Bellas Artes de Asturias (no exposición). Oviedo. 1989. 225 pp.

El artista español Luis Meléndez (1715-1780).
Argullol, Rafael. Una mirada desafiante. “El País” (26-XI-2009) 27.

El artista español Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682).
Exposiciones.
<El joven Murillo>. Bilbao. Museo de Bellas Artes (2009). Reseñas de Eva Larrauri. Murillo antes de Murillo. F. Calvo Serraller. El nacimiento de un genio. “El País” (20-X-2009) 39.
<Murillo y Justino de Neve. El Arte de la amistad>. Madrid. Museo del Prado (19 junio-30 septiembre 2012). 17 obras (1665-1682) de Murillo (1625-1685) para el mecenas Justino de Neve (1617-1682), canónigo de la catedral de Sevilla. Comisario: Gabrfiele Finaldi. Reseña de Seisdedos, Iker. Últimas amistades de Murillo. “El País” (23-VI-2012) 39.
Libros.
Ayala Mallory, Nina. Bartolomé Esteban Murillo. Alianza Forma. Madrid. 1983. 158 pp.
Valdivieso, Enrique. Murillo. Col. Alianza Cien. Madrid. 1994. 64 pp. más ilus.

El artista español José de Ribera (1591-1652).
Exposiciones.
<El Joven Ribera>. Madrid. Museo del Prado (5 abril-31 julio 2011). Nápoles. Comisarios: José Milicua, Javier Portús. Reseña de García, Ángeles. El joven Ribera se agiganta en El Prado. “El País” (2-IV-2011) 38-39. Calvo Serraller, F. Explosivas revelaciones de un genio moderno (38-39). Reseña de Checa, Fernando. Ribera en Italia: empieza el barroco. “El Cultural” (8-IV-2011) 30-31.
Libros.
Pérez, Alfonso E. Ribera. Col. Alianza Cien. Madrid. 1994. 64 pp. más ilus.
Artículos.
Turner, Nicholas. Another study for Ribera=s early adoration of the Magi. “Apollo”, v. 159, nº 503 (I-2004) 30-32.
Gragera de León, Flor. Luz sobre el joven José de Ribera. “El País” (9-VII-2013) 37. El Prado expone su San Jerónimo, de 1615.

El artista español Diego Velázquez (1599-1660).*Tiene entradas propias.

El artista español Antoni Viladomat (1678-1755).
Bosco, Roberta. Cataluña reivindica a su principal pintor barroco, Antoni Viladomat. “El País” Cataluña (7-V-2014) 5. Antoni Viladomat (Barcelona, 1678-1755) tendrá cinco exposiciones. Se conservan 280 pinturasy 40 dibujos.

El artista español Francisco de Zurbarán (1598-1664).
Internet.
[http://es.wikipedia.org/wiki/San_Serapio_%28Zurbarán%29] Comentario de San Serapio (1628).
Exposiciones.
<Zurbarán>. Sevilla. Museo de Bellas Artes (1998).
<Zurbarán>. Bruselas. Palais des Beaux-Arts (29 enero-25 mayo 2014). La mayor exposición del pintor desde la itinerante de 1988 por París, Madrid y Nueva York.Comisario: Ignacio Cano. Reseña de Doncel, Luis. Bruselas descubre el misticismo de Zurbarán. “El País” (4-II-2014) 41.
<Zurbarán: una nueva mirada>. Madrid. Museo Thyssen-Bornemisza (9 junio-15 septiembre 2015). Düsseldorf. Museum Kunstapalast (hasta 31 enero 2016). 63 pinturas: 47 de Francisco de Zurbarán, más nueve obras de seguidores y los discípulos de su taller, y siete bodegones de su hijo Juan Zurbarán (Llerena, 1620-Sevilla, 1649). Comisarias: Mara Borobia y Odile Delenda. Reseña de Bono, Ferran. La mirada cautivadora y minuciosa de Zurbarán. “El País” (6-VI-2015) 25. / Calvo Serraller, F. Un hito excepcional. “El País” (6-VI-2015) 25. / Calvo Serraller, F. Zurbarán y su huella. “El País” Babelia 1.232 (4-VII-2015) 12.

No hay comentarios: