Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

martes, 11 de marzo de 2014

Historia del Arte 5. UD 1. Arte de la Edad Moderna

HISTORIA DEL ARTE DE LA EDAD MODERNA. UD 1. INTRODUCCIÓN Y FUENTES PARA EL ESTUDIO DEL ARTE DE LA  EDAD MODERNA.
La Edad Moderna y la Edad Contemporánea.
Historia: etapas en la organización social, económica y cultural.
Su conexión con la secuencia artística.
Periodización del arte de la Edad Moderna y de la Edad Contemporánea.
Su ámbito espacio-temporal.
El problema de los estilos: su definición.
La terminología artística: los grandes conceptos.
La historiografía artística: evolución general de las teorías y conceptos sobre el arte de la  Edad Moderna y de la Edad Contemporánea.
Fuentes: Documentales. Bibliográficas. Literatura artística. Otras fuentes literarias.

EL ARTE ITALIANO DEL SEGUNDO RENACIMIENTO.
Los problemas de la transición al siglo XVI.
La crisis del modelo florentino: sociedad y arte en una época de conflicto.


Roma como nuevo centro de poder y arte: los papas.

ARTES DECORATIVAS DEL CINQUECENTO.
Mobiliario.

HISTORIA DEL ARTE DE LA EDAD MODERNA.
UD 1. INTRODUCCIÓN Y FUENTES PARA EL ESTUDIO DEL ARTE DE LA  EDAD MODERNA.
Estudiamos aquí el porqué del código artístico toscano, desde una visión esencialmente teórica (Humanismo, Sociología...), soslayando la historicista de enumeración de escuelas, artistas, obras.... Estudiamos no el arte del Renacimiento sino cuál es la novedad de este arte, amén de la incorporación a éste de las provincias italianas, su situación respecto a la ortodoxia o la heterodoxia artística y, finalmente, lo que aporta el resto de Europa a este arte, para desembocar en la crisis final del Renacimiento y la aparición del Manierismo y del Barroco.
La visión usual de la Edad Moderna es una visión ítalo-céntrica, apartando y despreciando los códigos artísticos del Gótico Tardío o de la pintura flamenca y, en definitiva, el gusto popular, los intereses y gustos reales de la gran mayoría de la población europea, que no eran precisamente renacentistas. Pero el Renacimiento prevalecería finalmente al ganarse el favor de las clases dominantes.
La historiografía actual tiende a interpretar el Renacimiento como un arte de la Edad Moderna que recupera el naturalismo clásico de la Edad Antigua y busca un equilibrio entre forma y contenido. Es pues un arte del clasicismo como ideal estético y como normativa gramatical.
En el Renacimiento se supera, más bien que se rechaza, el simbolismo y el espiritualismo de la Edad Media, y se vuelve a los orígenes del arte clásico, descristianizándolo hasta cierto punto, en una Europa que vive un auge económico y cultura. Si perviven todavía tradiciones flamencas o, más allá, medievales, es sólo porque aportan elementos naturalistas al arte clásico.
La Edad Moderna y la Edad Contemporánea.
Historia: etapas en la organización social, económica y cultural.
Su conexión con la secuencia artística.
Periodización del arte de la Edad Moderna y de la Edad Contemporánea.
Su ámbito espacio-temporal.
¿Qué periodización aceptamos? La de un arte de la Edad Moderna, surgido en medio de una dinámica acelerada en lo político, económico, social y cultural. El principio se pone en dos fechas aproximadas:
1420, para los partidarios de un Renacimiento italiano.
1500, para los partidarios de un Renacimiento europeo.
Ambas posiciones son legítimas, según se estudie el Renacimiento en Italia o en Europa.
¿Qué espacio? Podemos considerar el criterio universalista, sincrónico de estudiar varias culturas al mismo tiempo (China, India, Occidente...), tomando como foco el siglo XVI. O podemos aplicar un criterio más restrictivo y contentarnos con el estudio de la cultura mediterránea, dominante en el Occidente durante aquel siglo.

El problema de los estilos: su definición.
Un eje de la explicación será el concepto de estilo, cuál fue su uso, el cómo lo aplicamos a la Edad Moderna.
El estilo es un concepto analítico, que depende de la ideología de los historiadores del arte. Es una suma de características formales y temáticas que dependen de una ideología esté­tica en una sociedad concreta.
¿Qué estilos? Hay tres posibilidades de criterios: Epocal, Tendencias estilísticas, Invariable o cíclica.
El criterio epocal, el más utilizado, es sociológicp de inspiración marxista, defendido por Antal, y estudia en Italia tres estilos, Renacimiento, Manierismo y Barroco, en un contexto de desarrollo urbano y burgués, por el ascenso durante el Renacimiento de la baja y media burguesía, mientras que el Manierismo reflejaría la crisis política y cultural de principios del siglo XVI y el Barroco sería resultado de la Contrarreforma y del ascenso del absolutismo monárquico.
El criterio estilístico considera al Naturalismo como el totum de la Edad Moderna, y trata a los periodos no como unidades independientes sino como conjuntos unitarios, con constantes a lo largo de los siglos. Un ejemplo es la perduración del mismo concepto estético de la belleza en el Renacimiento y en el Barroco, sin cambios destacables, mientras que sí hay un gran cambio entre el arte del Medievo y el de la Edad Moderna. No cabría hablar de diferencias significativas en la estética de la Edad Moderna.

El criterio cíclico, usado entre otros por Spengler para la filosofía, razona que cada estilo tiene fases como las de la vida, de modo que se distinguirían así tres fases: clásica (formación), manierista (crisis), barroca (destrucción), y vuelta a empezar el ciclo. Esto haría que el estilo renacentista albergara dentro de sí las fases clásica, manierista y barroca, lo que es de una complejidad conceptual muy acientífica y estéril para la investigación a la postre, pues al Manierismo y al Barroco les ocurriría lo mismo, con las consabidas tres fases en su seno.
Los factores de diferenciación del estilo pueden ser:
Geográficos: el clima, la topografía, el medio físico en general, la historia, la cultura, que determinan cómo es una región. Así, vemos como en Toscana no hay un gótico explícito, sino que hasta el Trecento hay un Románico ortodoxo, mientras que en Venecia tampoco hay un gótico, pero lo recibe contemporáneamente al Renacimiento, añadido sobre el sustrato bizantino. Y también tenemos el ejemplo del palacio de Carlos V en Granada, de Pedro de Machuca, con elementos manieristas en la decoración y una iconografía que no se corresponden con el arte español de la época, sino que son una importación italiana.
Cronológicos: pues los estilos nunca evolucionan linealmente en el tiempo, sino que reciben numerosas influencias diacrónicamente, de modo que hay constantes tensiones y regresiones. En la Florencia de finales del XV vemos como la crisis religiosa inspirada por Savonarola lleva a un Botticelli anciano a regresar a la tradición medieval, mientras que los artistas florentinos que viajan o se afincan en otras regiones reciben influencias medievales locales. Todo es relativo, como vemos en el Juicio Final de Miguel Ángel, que puede ser considerado a la vez clasicista y manierista.
La terminología artística: los grandes conceptos.
La historiografía artística: evolución general de las teorías y conceptos sobre el arte de la  Edad Moderna y de la Edad Contemporánea.
Fuentes: Documentales. Bibliográficas. Literatura artística. Otras fuentes literarias.

ARTES DECORATIVAS DEL CINQUECENTO.
Mobiliario.
En los dormitorios de la Edad Moderna eran habituales los “aigobeneides”, para que los fieles pudiesen hacerse la señal de la cruz con agua bendita al irse a dormir y al levantarse de la cama.


Las sillas evolucionaron de la de tijera (siglo XVI) a la de brazos (siglo XVII-XVIII).

FUENTES.
Internet.
Películas.
Documentales.
Exposiciones.
*<La Orden del Toisón de Oro y sus soberanos>. Madrid. Fundación Carlos de Amberes (1 diciembre 2011-26 febrero 2012). Cat. Textos de Fernando Checa, Joaquín Martínez-Correcher y Víctor Mínguez. Reseña de Vozmediano, Elena. Después de la llama. “El Cultural” (16-XII-2011) 43. / Azúa, Félix de. Caballería de chispa y pedernal. “El País” (22-XII-2011) 46.
Libros.
Arnason, H. H. Historia del Arte moderno. Daimon. Barcelona. 1968. Rev. A History of Modern Art. Thames & Hudson. Londres. 1986. 744 pp.
Battisti, Eugenio. Renacimiento y Barroco. Cátedra. Madrid. 1990. 227 pp.


Documentales.

Exposiciones.
*<La Primavera del Renacimiento. La escultura y las artes en Florencia, 1400-1460>. París. Louvre (2013). 140 obras de escultura y pintura. Comisarios: Beatrice Paolozzi Strozzi, directora del Museo Bargello de Florencia, y Marc Morand, conservador jefe del departamento de Escultura del Louvre. Reseña de Peces, Juan. El Renacimiento renace en París. “El País” (30-IX-2013) 35.
*<Las Furias>. Madrid. Museo del Prado (2014). 28 obras sobre el tema de la venganza en el Renacimiento, el Manierismo y el Barroco, de Miguel Ángel, Ticiano, Rubens, Rombouts... Comisario: Miguel Falomir. Reseña de Seisdedos, Iker. Maestros del horror político. “El País” (21-I-2014) 42.
Libros.
Blunt, Anthony. La teoría de las Artes en Italia (del 1450 a 1600). Cátedra. Madrid. 1982 (1940). 175 pp.