Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

jueves, 1 de mayo de 2014

HA 7 UD 04. Arquitectura de India.

HA 7 UD 04. ARQUITECTURA DE INDIA.

ARQUITECTURA Y URBANISMO.
Arquitectura y urbanismo en la antigua civilización del Indo.
Arquitectura en el periodo védico (1750-250 aC).
Arquitectura en el periodo budista (250 aC-500 dC).
Arquitectura jainí del primer milenio dC.
Arquitectura hinduista desde mediados del I milenio dC.
Arquitectura indo-islámica.
Arquitectura y urbanismo de influencia europea.

ARQUITECTURA.
Arquitectura y urbanismo en la antigua civilización del Indo.
En el valle del Indo, en la India occidental, se desarrolló en el III milenio aC una civilización urbana de pequeñas ciudades-estado, en la que destacan las ciudades de Mohenjo-Daro y Harappa (actual Pakistán) hacia 2500-1750 aC. Cada una controlaba una comarca de gran riqueza agrícola, gracias al regadío. Su decadencia final se debió a una crisis medioambiental por la sobreexplotación y a la invasión de pueblos arios.


Entrada de la ciudad de Mohenjo-Daro.

Templo de Mohenjo-Daro.


La gran piscina de Monhenjo-Daro.

Mohenjo-Daro tiene una planta regular, con tres calles principales en dirección Norte-Sur y otra perpendicular. Las calles son estrechas y pavimentadas, con modestas viviendas rectangulares con baños y retretes. La primera arquitectura india utilizó como materiales principales la madera, el ladrillo y el adobe (secado al sol). Había un avanzado sistema de suministro de agua potable y otro de alcantarillado. Una acrópolis para la élite política-sacerdotal dominaba la ciudad, destacando los edificios del granero, la sala de asambleas y los baños públicos.

Arquitectura del periodo védico (1750-250 aC).

Túmulo funerario de Lauriya Nandangarh.

El periodo védico que siguió a la invasión aria, siguió utilizando las técnicas anteriores, y solo en algunos edificios más importantes se incorporó la piedra. Las obras más destacadas son los túmulos funerarios de Lauriya Nandangarh (estado de Bihar) y  las tumbas excavadas en la roca de Malabar (estado de Kerala).

Arquitectura del periodo budista (250 ac-500 dC).
El periodo budista se inició hacia el año 250 aC durante el reinado de Asoka (273-232 aC), quien construyó numerosos monumentos consagrados a Buda, consolidando la tipología de los templos stupa y chaityaA partir del siglo V dC el budismo indio decayó, ante el auge del hinduismo y el jainismo.



Gran stupa de Sanchi, estado de Madhya Pradesh, India central. Comenzada por el emperador Asoka en el siglo III aC y ampliada posteriormente hasta los inicios del siglo I dC.

La stupa es un templete para albergar las reliquias en honor de Buda. El templo indio representa una montaña sagrada, la montaña del mundo, un motivo que probablemente está relacionado con el del zigurat sumerio. Es una construcción absolutamente maciza, recubierta de piedra, con una forma casi siempre semiesférica, dispuesta sobre uno o varios pisos de basamento circulares o cuadrados. En torno al recinto de la stupa se alza un muro o balaustrada de piedra (vedika), con cuatro portales (toranas) en cada uno de los puntos cardinales. En la cima de la cúpula se encuentra una superestructura rectangular a modo de balaustrada (harika) que representa a los cielos y rodea una columna más alta, el yasti, que sostiene de tres a nueve discos (chatras) en forma de parasoles que aluden a los ejes del Universo. Los devotos rodean la cúpula que representa la cima del mundo y la idea de la divinidad solar como encarnación del todo. Las reliquias de Buda le presentan como el eje y señor del mundo y se depositan en un relicario en el interior de la stupa, donde también se depositan ofrendas de oro, joyas y monedas.

Chaitya de Karli.

Otro tipo de monumento búdico es los chaitya o templo rupestre, una sala de culto que se construyó entre el siglo III aC y el siglo I dC. El término chaitya designaba en un principio todo lugar sagrado o de culto pero posteriormente denominó a cualquier santuario budista, excavado en colinas solitarias, al modo de los hipogeos egipcios con los que a menudo se ha relacionado. En sus detalles arquitectónicos de capiteles y molduras, se aprecia la influencia de estilos procedentes tanto de de Oriente como de Grecia. En el estado de Maharashtra hay muchos ejemplos, como el de Karli (principios del siglo II), con su fachada esculpida y la nave abovedada, y varios templos y monasterios en Ajanta y Ellora.

Arquitectura jainí del primer milenio dC.
La religión jainí alcanzó su auge a partir del siglo V, juntamente con el arte de la religión hinduista, al mismo tiempo que el budismo decaía.
El arte jainí destaca por la arquitectura de templos bellamente decorados con esculturas y motivos decorativos en largas cenefas, y por la miniatura, con un estilo muy característico que se fusionó finalmente con el hinduista.

Templo jainí del monte Abu.

Templo jainí de Jaya Sthamba.

Los templos jainíes son torres conmemorativas de enorme tamaño, coronadas por cúpulas puntiagudas construidas a base de ménsulas de piedra escalonadas. Destacan los grupos de templos pequeños diseminados en lo alto de colinas en el monte Abu, en Rajasthan, el grupo posiblemente más antiguo; en la colina de Parasnath, en Bihar; en Satrunjaya, en Gujarat; y en Jaya Sthamba, en Ranakpur, cuya torre de la Victoria, de nueve pisos o torres (sikharas), está ricamente ornamentada con florones en sus extremos superiores.

Arquitectura hinduista desde mediados del I milenio dC.
El arte hinduista está estrechamente relacionado con el jainí, hasta el punto de que al cabo de pocos siglos fusionaron sus tipologías arquitectónicas y sus motivos decorativos recargados o excesivos. En la arquitectura se admiran sus templos de tejados piramidales, rematados en cúpulas en espiral decoradas con delicados florones; las puertas (gopuras) de gran tamaño y complicada decoración; y los salones ceremoniales (choultries).

Templo de Konarak (Orissa).

Puerta (gopura) hindú de Chennakeshava, siglo XVI. Muestra del estilo dravidiano en el reino sureño de Vijayanagara.

Choultry de Srinangam, en Madrás. Grabado del siglo XVIII.

Hay tres grandes zonas, cada una relacionada con un periodo.
En el norte de la India se inició hacia 600 y ha durado hasta la actualidad, destacando los templos de Benarés de Uttar Pradesh.
En el centro abarca desde el 1000 hasta el 1300, con el templo del Sol en Konarak (estado de Orissa).
En el sur, en la cultura dravidiana (se utiliza el término estilo dravidiano), se extiende desde 1350 hasta 1750, con los templos de Belur y los de Halebid, Tiruvarur, Thanjavur y Ramesvaram (estado de Tamil Nadu).


Las ruinas de Hampi.

El imperio sureño de Viajayanagar (1343-1565) desarrolló en su gran urbe religiosa de Hampi una arquitectura monumental, con poderosas murallas y edificios religiosos, con los templos jainitas de Hemakuta y los dos santuarios Devi en el templo de Virupaksha.

Arquitectura indo-islámica.
La arquitectura islámica de la India abarca desde el siglo XI, con los primeros conquistadores musulmanes en el valle del Indo, y se consolidó desde el XIII, con un periodo de auge entre los siglos XVI y XVIII bajo la dinastía mogol, aunque ha perdurado hasta hoy. Al principio aportó todos los elementos típicos del arte islámico, en especial la cúpula, los minaretes, los motivos geométricos y los mosaicos, que pronto se fusionaron con elementos de la arquitectura anterior, como los patios rodeados de columnas, los balcones sujetos por ménsulas y, sobre todo, la decoración abigarrada.
A pesar de las importantes diferencias estéticas de inicio, ambos estilos arquitectónicos se fundieron de una forma en general armónica aunque aparecieron estilos regionales, sobre todo afectados por las artes anteriores.
El estilo indo-islámico se suele dividir en tres subestilos: el pathan, el provincial y el mogol.
En el subestilo pathan las estructuras se acercan mucho a los modelos hindúes, pero son más simples y no hay estatuas de figuras humanas. La cúpula, el arco y el minarete son características constantes de este estilo, en el que destacan las construcciones de piedra de Ahmadabad, en el estado de Gujarat; las de ladrillo en Gaur, en el estado de Bengala Occidental; la torre de cinco pisos, de piedra y mármol, llamada el Qutb-Minar (siglo XII), en Delhi; y, más tardío, el mausoleo de Gol Gunbad (1660), en Bijapur, estado de Mysore, un cubo perfecto coronado por una cúpula de un diámetro de 43 metros.


Mausoleo de Gol Gunbad, Bijapur.

El subestilo provincial refleja la frecuente rebelión de las provincias contra el estilo imperial de Delhi. El mejor ejemplo de esta fase se encuentran en Gujarat, donde, durante los siglos XV y XVI (hasta la llegada de los mogoles en 1572) las sucesivas dinastías erigieron construcciones, sobre todo en la capital, Ahmadabad, como la mezquita de Jama Masjid (1423), hindú en la planta de tres naves, los tres centenares de columnas y la decoración, islammica en las cúpulas y los minaretes.
Mezquita de Jama Masjid, Ahmadabad. 

El subestilo mogol, iniciado con la conquista por el emperador Akbar del norte de la India se extiende entre los siglos XVI (1572 en Gujarat) y XVIII, caracterizada por el uso de materiales lujosos, como el mármol. Destacan las fortalezas de los palacios de Agra (llamado Fuerte Rojo de Agra, en el estado norteño de Uttar Pradesh) y Delhi, las mezquitas de la Perla en Agra (1659), Delhi y Lahore (actual Pakistán), así como la obra más famosa, el mausoleo del Taj Mahal, también en Agra.

Fuerte Rojo, Agra.

 
Mezquita de la Perla (Moti Masjid), Agra.

Taj Mahal, Agra.

El Taj Mahal, la tumba para la esposa de un emperador mogol, fue construido entre 1632 y 1643 por el emperador mogol Sha Jahan para albergar sus restos y los de su amada esposa Mumtaz Mahal en un panteón bajo el edificio. Realizado por aproximadamente 20.000 trabajadores, se levanta sobre una plataforma, lo encuadran cuatro minaretes y su fachada principal, decorada con pasajes del Corán de una preciosa caligrafía, se refleja en un estanque poco profundo. Está coronado por una esbelta cúpula de mármol blanco con incrustaciones de piedras preciosas.
Se dice que su desmesurado coste provocó la revuelta de su hijo Aurangzeb, que depuso a Sha Jahan, que fue recluido en el cercano Fuerte Rojo de Agra. En sus últimos años el exemperador veía desde su celda el panteón de su amada, junto a la cual finalmente fue enterrado.

La arquitectura de influencia europea.
A partir de la llegada de los portugueses en el siglo XVI, los holandeses y franceses en el siglo XVII y sobre todo de la dominación británica a lo largo de los siglos XVIII-XX, la arquitectura en la India ha mantenido las formas indígenas históricas pero también ha importado los modelos europeos, desde el manierismo y el barroco portugués al georgiano y el victoriano británico, hasta llegar a las más famosas obras de Le Corbusier.

Catedral de Santa Catalina de Goa.
Los portugueses construyeron la monumental catedral de Santa Catalina de Goa entre 1562 y 1619, en un estilo manierista en el que ya se perciben influencias barrocas.

Palacio de Gobierno de Calcuta (desde 1803, con reformas a mediados del siglo XIX).

Los británicos levantaron desde el siglo XVIII numerosos edificios públicos y privados, sobre todo fábricas, estaciones de ferrocarril, hoteles y edificios de viviendas, con una miríada de estilos, desde el romanticismo y los neohistoricismos a la arquitectura de hierro.

Le Corbusier. Palacio de Justicia de Chandigarh (1952-1956). Tiene estructuras abovedadas rematadas por un tejado de hormigón en forma de paraguas. 

Le Corbusier. Asamblea legislativa de Chandigarh (1953-1961). Esta fachada se dispone con cubos rematados por una sombrilla invertida.

Le Corbusier. Secretariado de Chandigarh (1958). El edificio de las oficinas presenta largas fachadas de 244 metros que se articulan con salientes, huecos, torres de escaleras y otros elementos de contraste para romper la monotonía.

El proyecto más ambicioso y logrado de influencia occidental es probablemente la ciudad de Chandīgarh, capital conjunta de Haryana y Punjab, diseñada con un plano regular por el arquitecto Le Corbusier en colaboración con arquitectos indios a principios de los años 1950 y desarrollado en los decenios siguientes. Los edificios de Le Corbusier, casi siempre en hormigón, se localizan en el Complejo del Capitolio y se singularizan por soluciones arquitectónicas que procuran aunar la tradición local con la modernidad, pero a menudo con contradicciones insalvables. 

La moderna arquitectura india ha incorporado los estilos occidentales adaptándolos a las tradiciones y necesidades locales, como ha ocurrido en la estación de ferrocarril de Bharatpur, en el estado de Rajastán.

No hay comentarios: