Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

viernes, 22 de julio de 2016

La leyenda de Tarzán (2016), de David Yates.

La leyenda de Tarzán (2016), de David Yates.


La leyenda de Tarzán (2016). EE UU. Género: aventuras. Duración: 110 minutos. Dirección: David Yates. Intérpretes: Alexander Skargard, Margot Robbie, Christoph Waltz, Samuel L. Jackson, Djimn Honsou, John Hurt. Guión: Stuart Beattie, Craig Brewer,John Collee, Adam Cozas. Música: Hans Zimmer, Rupert Gregson-Williams. Fotografía: Henry Braham. Montaje: Mark Day.

Trama.
Tarzán y Jane viven en Londres como Lord y Lady Greystoke, pero añoran la vida salvaje y excitante de la selva y cuando los esbirros del rey Leopoldo de Bélgica amenazan con destruir una tribu congoleña para apoderarse de una legendaria mina, enfrentaran los mayores peligros para salvarla.

Opinión.
Una película de apabullantes (sin duda, porque te golpean en todo momento, aunque no te los creas jamás) efectos especiales y escenas coreografiadas con cierto esmero, que muestra una esforzada voluntad de renovación del mito creado por Edgar Rice Burroughs, pero desafortunadamente se queda lejos de la simpática y emotiva épica del Greystoke (1984) de Hugh Hudson, por deficiencias en el guion, con muchos baches cansinos, y una dirección plana, apropiada para una serie larga de televisión pero no para apenas dos horas que exigen concisión y claridad.
Los actores del presente filme, aunque tengan una aceptable (Skarsgard) o incluso notable (los demás) carrera a sus espaldas, no dan ahora la talla en sus papeles en comparación con los acertados Christopher Lambert (su mejor actuación con diferencia, como rey de los monos), Andie McDowell (nos conquistó para siempre como Jane), Ian Holm, James Fox o Ralph Richardson (su último trabajo) del filme de 1984. Los responsables del marketing lo han comprendido tan bien que se han centrado en Margot Robbie antes que en el actor principal.
En algunos momentos este Tarzán parece confundirse de película y haberse metido en una sonrojante versión selvática de Spiderman trufada de videoclips digitales metidos con calzador y movimientos histéricos de cámara y primeros planos impostados, y entonces el público desconecta, un pecado mortal en una sesión de cine de aventuras. Después, el recargamiento de peligros y trances ya no despega, y el aburrimiento domina, se extiende como una plaga, hasta un final abierto, que esperemos que no dé lugar a una continuación.
En suma un filme a ratos simpático y con momentos interesantes, pero en conjunto desacertado.

Fuentes.
Boyero, C. Este no es mi rey de la jungla. “El País” (22-VII-2016). Insuficiente, aunque espectacular.
Ayuso, R. Tarzán, un nuevo grito para el siglo XXI. “El País” (22-VII-2016).