Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

miércoles, 22 de abril de 2015

HA 4 UD 05. Arte Islámico: un breve resumen.

HA 4 UD 05. ARTE ISLÁMICO: UN BREVE RESUMEN.
*Este resumen está adaptado a un nivel elevado de la UD de la civilización islámica de 2º de ESO o como introducción o repaso rápido de la UD de Historia de Arte en Bachillerato.

El arte islámico está determinado por las prescripciones coránicas, la cultura árabe y las influencias de los países conquistados por el Islam.
La prohibición de representar seres vivos en lo relacionado con la religión excluyó de los edificios religiosos las representaciones figurativas y la pintura y la escultura quedaron relegadas al campo de las artes aplicadas.
Las formas ornamentales preferidas fueron los desarrollos lineales o geométricos (lo que se avenía con la psicología árabe), lo que explica el empleo decorativo de inscripciones (facilitado por la elegancia de la escritura arábiga, cúfica o cuadrada y, desde el siglo XII, la cursiva o nesjí), las combinaciones de polígonos y los temas vegetales: la "media palmeta" (de origen iranio) y los atauriques.
La arquitectura se desarrolla horizontalmente. Su único elemento vertical, el alminar de las mezquitas, obedece a la necesidad de convocar a los fieles a los rezos prescritos. Los exteriores muestran desnudez, con pocos huecos, y si en las fachadas hay exornaciones importantes, se las delimita claramente. Las excepciones a esta regla (como los delicados relieves en los muros de la fortaleza de Msatta, en la Siria del siglo VIII), son consecuencia de influencias pre-islámicas (helenísticas). La mezquita ofrece parquedad de adornos, en su gran patio porticado con fuente central, y en la gran sala de oración (haram), con sus arcos de sostén (esquifados, de herradura o polilobulados), con los únicos elementos decorados con riqueza, el almimbar (púlpito) y el mihrab. Este es el esquema (de origen sirio) de las más bellas mezquitas de Siria, Palestina. Egipto, Magreb y España. En Anatolia los turcos selyuqíes difundieron otro tipo, de planta reducida, con rica fachada, a veces entre dos esbeltos alminares. Caso único de influencia bizantina es la mezquita de Omar, en Jerusalén (s. VII), de planta poligonal, con gran cúpula y mosaicos no figurativos. Desde el siglo XV aparecen en Irán grandes mezquitas cupuladas, con interiores revestidos de bellos azulejos.








Mezquita de Córdoba.

Entre los alminares es excepcional el al-Malwiyya, de la ruinosa mezquita de Samarra (Irak, h. 850), torre cónica con rampa exterior en espiral. La forma más difundida por el Magreb y España deriva de la mezquita de Damasco, antigua basílica bizantina reformada en el siglo VII, con alta torre de planta cuadrada con azotea y torrecilla. Se halla también en Egipto, en la mezquita tunecina de Sidi Uqba, en el alminar reformado de la mezquita de Córdoba y en los almohades de Marráquex, Rabat. Mansura (cerca de Tremecén), Argel, la Giralda de Sevilla. Los alminares turcos selyuqíes y otomanos son muy altos, cilíndricos y esbeltos y siguen este modelo los de la India (siglo XI), mientras que los del Gran Mogol (desde siglo XVI) son más robustos, adaptando la arquitectura india.
Otros edificios religiosos son los ribat, fortaleza-convento del Magreb (siglos X-XI), y la madrasa, escuela coránica, que surgió en Irán (siglo XI), desarrollada alrededor de un gran patio cuadrangular, con la forma sasánida del iwan en el centro de cada lado. La madrasa más ostentosa es la de la madre del sah en Isfahan (h. 1700).
 El mausoleo es un edificio importante, que entre los selyuqíes es una alta torre cónica de ladrillos (türbe). En Irán muchos mausoleos son de planta poligonal con cúpula puntiaguda (como los antiguos palacetes sasánidas) y esta variante pasó a Egipto (siglo XII), con los ayyubíes y los mamelucos, que edificaron en El Cairo el conjunto de las "tumbas de los califas". La dinastía tártara timurí desarrolló (desde finales del siglo XIV) una variante de mausoleo con gran riqueza de mocárabes estalactíticos y relucientes azulejos en sus zaguanes y cúpulas. Un conjunto importante es el de Samarcanda, con el Gur-i Mir, sepulcro de Timur. En el imperio del Gran Mogol los mausoleos son bellísimos pabellones rodeados de grandes jardines (como el Taj Mahal en Agra, siglo XVII).


Alhambra de Granada.

Patio de los Leones de la Alhambra.

El palacio adoptó la forma de alcázar, por lo general estaba apartado de la ciudad: en Siria el de Msatta, en Irak el de Qasr al-Hayr, en Argelia el de los hammadíes, en España la alcazaba de Málaga y la Aljafería de Zaragoza. Pero en Oriente se prefirió la forma del palacio sasánida (Ujaydir y Balkuwara en Irak), que se imitó en el cordobés de Madina al-Zahra y en el conjunto granadino de la Alhambra y el Generalife (siglos XIV-XV), cuyo estilo decorativo influyó en el Alcázar de Sevilla (construido para Pedro I de Castilla).
En las fortificaciones destacan las tres monumentales puertas de las murallas de El Cairo (siglo XI) y la ciudadela de Alepo (siglo XII), de influencia bizantina; en España las puertas de Toledo y en Marruecos las de Rabat y Fez.
Destacan los grandes edificios para alojamiento de viajeros y mercancías: en Egipto (okel), en Turquía (caraban saray) y en el Magreb (fondak). En Granada destaca el Patio del Carbón (siglo XIV). Subsisten muchos de los antiguos complejos mercantiles, con callejuelas (a veces cubiertas), que se cruzan, como el vasestan turco de Brusa (siglo XIV).
Todas las variantes de las artes aplicadas tienen gran importancia. Las figuraciones pintadas son poco frecuentes, en los restos de la residencia de Qusayr Amra (siglo VIII) y en los techos del Salón de Reyes de la Alhambra (siglo XIV), pero abundan escenas con figuras en las labras en marfil (botes, cofrecillos, olifantes), hechas en el Egipto fatimí, la Córdoba omeya y Cuenca, o en las cajitas de Sicilia (siglo XII). Destacan las tallas decorativas en madera, los artesonados españoles, egipcios y sicilianos (bajo los normandos). Asimismo, los obrajes tejidos en seda, como el tiraz egipcio o cordobés, los recamados sicilianos, las telas de Almería, Granada, Marruecos, y las persas de los siglos XVI-XVIII, los brocados y terciopelos turcos.
Las labores metálicas, con la técnica de la ataujía o adamasquinado, en Irán (siglos XIII-XV) y Turquía, con armas, acetres y candelabros, y adornos esmaltados. Las alfombras anudadas en Anatolia y Persia, en lana (o lana y seda), de influencia selyuqí, y también en el Egipto mameluco y en España (Alcaraz, Cuenca y la Alpujarra). El vidrio en Siria, Irán y España (Granada), la talla del cristal de roca en el Egipto fatimí (siglos X-XII), los guadamecíes de Córdoba y Marruecos. La técnica de encuadernación de libros. La miniatura ilustrada en Oriente (siglo XIII), con su apogeo en el Irán del siglo XVI, con el pintor Behzad (que trabajó en Herat y Tabriz), imitado en la India. El arte aplicado por excelencia fue la cerámica, con grandes hallazgos técnicos en Oriente (barniz blanco, estannífero, lustre dorado, siglos VII-IX), con gran variedad de brillantes estilos (sobre todo en Irán), mientras que en Occidente destacó la cerámica de Málaga (imitada en Manises).