Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

martes, 24 de marzo de 2015

HA 3 UD 09. Arte romano. Mosaico y artes menores.

6. MOSAICO.
Dondequiera que existieran pinturas murales, es probable que también hubiera suelos polícromos. Éstos estaban pintados de forma sencilla, a menudo con tonos uniformes, pero en muchos casos se completaron con baldosas de mármol de colores o pequeños paralelepípedos vítreos (teselas) formando mosaicos. En todas las partes del imperio se han encontrado mosaicos romanos.
Los mosaicos prolongan las pinturas de las paredes en los suelos. El relieve y la profundidad se obtienen mediante juegos de claroscuro y por variación del tamaño de las teselas (las más pequeñas dan el opus vermiculatum).
Las características del mosaico romano son: función decorativa, técnica perfecta, relación con el estilo de la pintura. Tipología: pavimental (en los suelos; es el tipo más frecuente) y paramental. Las teselas pueden ser en blanco y negro, pero sobre todo en color.
Su momento de máximo auge llegó en el siglo II dC, cuando se generalizó el mosaico de grandes dimensiones. Oscilan desde los modelos abstractos de teselas blancas y negras hasta las ambiciosas composiciones figurativas polícromas. Los motivos decorativos pueden ser geométricos, de ornamento vegetal y animal, figurativo. Los temas son generalmente narrativos de escenas mitológicas, históricas o cotidianas.
Hay ejemplos abundantes en Pompeya, Roma y África del Norte (Cartago), con temas mitológicos o simbólicos, de cacerías o circenses, sepulcrales (paleocristianos, con nueva sensibilidad artística) o de temas históricos contemporáneos, como los de la villa de Piazza Armerina en Sicilia (del Bajo Imperio).
Destaca el Mosaico de Alejandro (Museo de Nápoles), descubierto en el gran suelo de la casa del Fauno en Pompeya, que reproduce una pintura griega de Filoxeno del siglo IV ac (la Batalla de Issos, un encuentro entre los ejércitos de Alejandro Magno y el rey Darío III de Persia), con una realista perspectiva en profundidad. Pudo ser copia de un original helenístico y este, a su vez, de una pintura griega.
A menudo los techos romanos estuvieron pintados o recubiertos de mosaicos, pero también se decoraron con relieves polícromos de estuco. Se han excavado hermosas bóvedas estucadas en la Casa Farnesina (20 aC) y en la tumba de los Pancratii en Roma (160 dC).
En España se conservan muchos mosaicos de época romana. Entre ellos cabe destacar los del Museo de Barcelona (temática circense y pisciforme), los del Museo Arqueológico Nacional de Madrid (sobre todo los que representan los trabajos de Hércules), los de Tarragona (con el tema de la Medusa), los del Museo de Navarra en Pamplona (Triunfo de Baco y Teseo y el Minotauro), los de Itálica (mosaico de Neptuno), los de Mérida (mosaico de los siete sabios y mosaicos de la casa del Mitreo) y los de Ampurias en Gerona (Sacrificio de Ifigenia).
La villa tardorromana de La Olmeda (Palencia), descubierta en 1968, rodeada de importantes necrópolis de la época, es una gran mansión del siglo IV dC con un edificio principal de planta cuadrada flanqueada por dos torres, en torno a un patio central y peristilo abierto a diversas dependencias, una de ellas, el gran salón (oecus) de 175 m5, con uno de los mejores mosaicos romanos, dividido en dos escenas, la principal con el episodio de Ulises en Syros, orlado de de una bella cenefa con una serie de retratos, probablemente de los dueños de la villa, y otro tema, una cacería de gran realismo.

7. ARTES MENORES.
En la Roma antigua las denominadas artes menores, la metalistería, el tallado de gemas o el soplado y moldeado del vidrio, aunque tuvieron un desarrollo menor, fueron muy apreciadas. Los nombres de los artistas rara vez se hicieron constar, pero conocemos al grabador de los sellos oficiales del emperador Augusto, un artífice llamado Dioscorides. Las artes aplicadas son muy ricas, en joyería, cerámica, orfebrería, marfiles, vidrio, mobiliario, tejidos:
- La joyería. Se conservan un gran número de camafeos, gemas y piedras preciosas grabadas en hueco, con retratos y figuras mitológicas, así como algunos grandes camafeos con escenas narrativas y alegóricas. Entre los más importantes están la Gemma Augustea (principios del siglo I d.C., Museo Kunsthistorische de Viena), dedicada a Augusto y que sigue la tradición helenística del lujo y del naturalismo, y des­cribe la familia imperial), y el Gran Camafeo de Francia (París, Biblioteca Nacional), realizado en honor de Tiberio, sucesor de Augusto.
- La cerámica más original es la roja, terra sigillata (por los sellos de los alfareros), con muchos centros manufactureros. Su calidad fue muy inferior a la griega clásica, debido a que apenas había cerámica pintada y que la producción era en serie.
- La orfebrería es variadísima, con influencias orientales, con una platería que da tesoros como los servicios de mesa de Hildesheim (Museo de Berlín) y Boscoreale (Louvre). Los orfebres fueron diestros en la elaboración de joyas de metales preciosos y costosas vajillas. Se han encontrado vajillas de plata romanas en una villa en Boscoreale y en la casa de Menander en Pompeya. Ambos tesoros, enterrados por la erupción del Vesubio, incluyen motivos abstractos, vegetales y figurativos.
- Las monedas. Los trabajos en miniatura más difundidos del arte romano fueron las monedas acuñadas en oro, plata y cobre. Bajo el Imperio, las monedas mostraban en el lado anverso los retratos de los emperadores y en el reverso las representaciones de dioses, de edificios o de relatos mitológicos.
- Los marfiles son de grabn variedad temática: dioses, retratos, dípticos oficiales…
- El vidrio romano, a pesar de su fragilidad, se ha conservado en cantidades considerables. La fabricación incluyó las técnicas del vidrio moldeado y del vidrio soplado, además de variantes lujosas como los camafeos de cristal con adorno grabado y dorado (vaso Portland, finales del primer siglo ac, Museo Británico de Londres), los mosaicos vítreos (ejemplos del siglo I aC en el Museo del cristal de Corning, Nueva York), la fondi d'oro (cristal realzado con oro, ejemplos varios del siglo IV dC en el Museo Metropolitano de Nueva York) y la diatreta (vasos torneados), vasijas de cristal de una pieza con figuras talladas en altorrelieve sobre la superficie exterior (vaso Licurgo, siglo IV dC, Museo Británico), copas y vasijas con policromía de factura siria (como los mille fiori).
- El mobiliario tiene influjo helenístico, sobre todo el labrado en bronce en trípodes, mesas y camas.
- Los tejidos nos han llegado en abundandia solo en Egipto y la mesopotámica Dura-Europos.


No hay comentarios: