Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

miércoles, 25 de junio de 2014

La mejor oferta (2013), de Giuseppe Tornatore.

La mejor oferta (2013), de Giuseppe Tornatore.

La mejor oferta (2013). La migliore offerta. Italia. Género: thriller. Duración: 124 minutos. Dirección: Giuseppe Tornatore. Intérpretes: Geoffrey Rush, Sylvia Hoeks, Donald Sutherland, Jim Sturges. Guión: Giuseppe Tornatore. Música: Ennio Morricone. Fotografía: Fabio Zamarion. Montaje: Massimo Quaglia.

La mejor oferta
[http://www.lavanguardia.com/cine/20130705/54377257252/la-mejor-oferta-no-es-lo-que-parece-critica-cine-giuseppe-tornatore.html]


[http://www.bandejadeplata.com/criticas-de-cine/la-mejor-oferta-la-migliore-offerta-2013/
La escena es una inequívoca remembranza de Vértigo (De entre los muertos).

Trama.
Virgil Oldman (Geoffrey Rush) es un prestigioso tasador de arte, un solitario sin más aparentes sentimientos que el amor por su extraordinaria colección de retratos femeninos, pero conoce a una joven (Sylvia Hoeks), una misteriosa paciente de agorafobia, que le encarga tasar y vender la colección artística heredada de sus padres que guarda en una casona. Y comienza una relación que trastocará sus vidas.
Opinión.
Tornatore ha vuelto a lo grande, superando su cima anterior, Cinema Paradiso (1988), dominando los hilos de la función en la estela de Hitchcok y entrelazándolos con rigor.
Logra un ritmo preciso en el desarrollo de un guion de gran calidad literaria, en la que las aparentes incongruencias argumentales sugieren sutiles migajas dejadas para las hipótesis y la fruición del espectador. El argumento explora con maestría numerosos conceptos: la naturaleza del arte, el paso inexorable y trágico del tiempo, la autenticidad y la falsificación, el amor y sus trampas, el juego de las apariencias y medias verdades, la oposición de los falsos extremos... 
                                       Fragmento de la partitura. 5 minutos.
Conmueve y deleita la portentosa partitura de Morricone, con delicados sones de violines y agradecidos autohomenajes a probablemente la mejor suya del último decenio.
Destaca, como acostumbra el mejor cine italiano de siempre, un cuidadoso diseño de los interiores en los varios escenarios, en especial la mansión de Oldman (¡ese paradisos donde guarda su secreta colección de belleza femenina!) y la mansión de los Ibbetson, una recreación de la fantasía de revival renacentista de los connoisseurs Berenson, Longhi, Praz o Zeri. Los intérpretes están admirables. Sylvia Hoeks, un actriz multipremiada, tiene aquí un papel agradecidísimo, como encarnación de la belleza evanescente de las madonne de Botticelli. Jim Sturgess está muy convincente en su difícil papel, aparentemente lineal pero atravesado de escondidos recovecos. Donald Sutherland, en un papel secundario pero necesario, anda sobrado y comunica todos los matices con una soltura de maestro, como en esa conversación con su amigo en cuyo trasfondo leemos la esencia de los secretos que se van deslizando. Los demás secundarios encajan con un verismo neorrealista. Sin duda, lo mejor del filme es la actuación de Geoffrey Rush, un actor de impresionante ductilidad (y aquí muy bien doblado), que con leves gestos y unas miradas y posturas casi imperceptibles, es capaz de comunicar una matizadísima evolución personal, desde un inicio pausado, en el que se nos muestra emocionalmente distante, hasta su progresiva conquista del amor y de nuestro corazón, hasta que ansiamos que alcance su oculto sueño de niño, el logro del amor como arte supremo, hasta ese momento supremo de la última escena, un monumento en la que actor y director logran una perfección clásica en la concisión, la elipsis y la elegancia.
En suma, una película extraordinaria, entre el mejor cine europeo en su género, que complacerá sobremanera a los cinéfilos.

Fuentes.
Internet.
Artículos.
Koch, Tommaso. Giuseppe Tornatore / Director de cine. ‘He rodado cada película creyendo que iba a ser la decisiva de mi vida’. “El País” (3-VII-2013) 41.
Boyero, Carlos. Una oferta inmejorable. “El País” (5-VII-2013) 44. Muy favorable.