Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

martes, 18 de febrero de 2014

El director de cine francés Louis Delluc (1890-1924).

El director de cine francés Louis Delluc (1890-1924).


Louis Delluc (Cadouin, 1890-París, 1924) fue un escritor y director cinematográfico francés. Primero fue periodista y escritor y su opinión sobre el cine era muy negativa, pero hacia 1915 comenzó a frecuentar las salas de cine con sus amigos y su prometida, la actriz Eve Francis. Las películas norteamericanas de Cecil B. de Mille, Thomas Ince o Charlot, y las nórdicas le revelaron el cine como un medio de expresión.
Comenzó su andadura como crítico y teórico, siendo redactor jefe de la revista “Le Film” (1917-1919), dirigida por Henri Diamant-Berger, con la colaboración de los mejores intelectuales de la vanguardia: Jean Cocteau, Apollinaire, Colette o Louis Ara­gon.
El 20 de mayo de 1918 inauguró la sección fija de crítica cinematográfica en el diario “Paris-Midi”, el primero del país en tener una sección fija sobre cine, y de marzo de 1923 a febrero de 1924 tuvo otra sección fija en el diario “Bonsoir”.
En 1920 fundó la revista semanal “Cine-Club” (palabra que él divulgó) y en 1921-1923 publicó la revista “Cinéma”, con el lema: que le cinéma français soit du cinéma, que le cinéma français soit français. En esta revista colaboraban Germaine Dulac, Abel Gance, Jacques de Baroncelli, Marcel l’Herbier y Jean Epstein.
En sus proyecciones de cine-club, Delluc presentaba a las minorías intelectuales de vanguardia los filmes expresionistas alemanes y los primeros soviéticos.
En sus libros Cinéma et Cie(recopilación de artículos, 1919), Photogénie (1920), Charlot(1921) y Drames de cinéma (recopilación de guiones, 1923) expuso su estética del cine, basada en la fotogenia: el particular aspecto poético de los seres y de las cosas, susceptible de ser revelado únicamente por el cine. Sus elementos creadores son: el decorado (en el que incluía el concepto de encuadre), la iluminación, la cadencia (el ritmo, un concepto extraído de los filmes de Griffith) y la máscara (en el que incluía al actor).
En Cinéma et Cie escribe: «El cine va a todas partes, es un gran medio de conversar entre los pueblos» [Aumont; et al. Estética del cine. 1985: 160]. Era una idea general a los autores franceses de la época. Abel Gance, influido por Delluc y Canudo, escribe sobre cine como una especie de «esperanto visual», cuya universalidad permite evitar el obstáculo de la diversidad de lenguas nacionales y «será preciso asignar al filme del porvenir unas reglas estrictas, una gramática internacional. Tan sólo encerrados en un corsé de dificultades técnicas pueden estallar los genios» [Aumont; et al.Estética del cine. 1985: 160]. Es un avance lento, debido a la falta de cultura y de lenguaje cinematográfica del espectador: «el lenguaje de las imágenes que nos conduce a la ideografía de las escrituras primitivas, aún no está a punto porque nuestros ojos no están hechos para ellas» [Aumont; et al. Estética del cine. 1985: 163].
Escribió el guión de La fiesta española(1919), de Germaine Dulac, codirigió Humo negro, con René Coiffard. Su primer filme, El silencio (1920), era una experimentación sobre el flash-back.
Sus dos mejores filmes fueron Fiebre(1921) y La mujer de ninguna parte (1922), en los que refleja su admiración por el cine nórdico y estadounidense. En Fiebre crea un drama de atmósfera en una taberna de Marsella, que respeta la división en tres unidades.
En La mujer de ninguna partehace un minucioso estudio psicológico de una mujer que 20 años antes abandonó a su amante y que regresa a la villa de su familia, evoca su pasado, encuentra a otra mujer más joven, que también proyecta fugarse con su amante. La técnica del monólogo era sustituida por el flash-back. Estas dos películas influyeron mucho en la escuela impresionista (la primera vanguardia fran­esa de Dulac, Gance, L’Herbier y Epstein).
Delluc, de frágil salud, murió con sólo 34 años, en la total ruina. Todos sus recursos los gastó en el cine. De sus siete filmes sólo se conservan por completo estos dos últimos.
Fuentes
Internet.
Libros.
Aumont; et al. Estética del cine. 1985. Para las citas.