Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Cine. Películas (2008). 'Appaloosa' (2008), de Ed Harris.

CINE: PELÍCULAS (2008).
Appaloosa’ (2008), de Ed Harris.
Cuestión de honor’ (2008), de Gavin O'Connor.
Venganza’ (2008), de Pierre Morel.

Appaloosa (2008), de Ed Harris.


Appaloosa (2008). EE UU. Género: Oeste. Duración: 92 minutos. Dirección: Ed Harris. Intérpretes: Ed Harris, Viggo Mortensen, Renée Zellweger, Jeremy Irons, Lance Henriksen, Timothy Spall, Ariadna Gil. Guión: Ed Harris y Robert Knott, basado en la novela de Robert B. Parker. Música: Jeff Beal. Fotografía: Dean Semler . Montaje: Kathryn Himoff.

Trama.
Nuevo México, 1882. El agente Virgil Cole (Harris) y su amigo Everett Hitch (Mortensen) han pacificado varias ciudades y son solicitados por las autoridades del pueblo minero de Appaloosa cuando su sheriff es asesinado por unos matones de un ranchero local, Randall Bragg (Irons). Allí, mientras se desata un brutal lucha, conocerán a una atractiva viuda, Allison French (Zellweger), que pondrá en tela de juicio su vida misógina.
Opinión.
Robert B. Parker (1932-2010) es en España más conocido como autor de la serie de novela negra del detective Spenser, pero en EE UU muchos le conocen más por sus novelas del Oeste, que muestran el trasfondo histórico de continua violencia de Estados Unidos. Ed Harris, con una encomiable voluntad de clasicismo, toma una de sus novelas justamente más célebres para filmar una notable obra del cine negro, situada en el horizonte infinito del Far West. El tema es muy trillado: dos antihéroes, en el fondo perdedores desclasados, que viven según su propio código de conducta, y solo se tienen el uno al otro para sobrevivir en medio de una violencia omnipresente, se enfrentan a unos hombres semejantes salvo que han decidido adentrarse un poco más en el lado oscuro para sobrevivir. La película siempre resulta interesante y amena, pero flojea en algunos despistes, en cierta falta de ritmo, tal vez en un no decidirse a cortar. Y una falta mayor, la indefinición moral de los personajes de Irons y Zellweger, que nunca resultan convincentes en unos papeles demasiado forzados por el guion, unas muletas demasiado artificiales para equilibrar los papeles mucho más agradecidos de Harris y Mortensen (este borda una enorme actuación, creciendo cada año como actor dúctil).
Fuentes.
Internet.
AA.VV. Wikipedia.
Artículos.
Redacción. ‘Las películas’. “El País” (18-XI-2012).

'Cuestión de honor' (2008), de Gavin O'Connor.


Cuestión de honor (2008). Pride and Glory. EE UU. Género: drama policiaco. Duración: 130 minutos. Dirección: Gavin O’Connor. Intérpretes: Edward Norton, Colin Farrell, Noah Emmerich, John Voigt, Jennifer Ehle. Guión: Gavin O’Connor y Joe Carnahan. Música: Mark Isham. Fotografía: Declan Quinn. Montaje: Lisa Zeno Churgin y John Gilroy.
Trama.
Cuatro policías de la comisaria 31 de Nueva York son asesinados durante una detención. Una familia de policías, muy respetada en el cuerpo, ha de descubrir la verdad. Frank Jr. Tierney, el hijo mayor (Emmerich), cuya esposa (Ehle) padece un cáncer terminal, es el jefe de la comisaria, y su cuñado Jimmy es compañero de los fallecidos. El padre, Frank Tierney (Voigt), es el jefe de detectives, y le pide a su otro hijo, Ray (Norton), en trance de divorcio, que participe en la investigación. Pronto Ray sospechará que su familia está demasiado involucrada, y en el curso de sus pesquisas retornarán las miserias del pasado y asomarán nuevas traiciones.

Opinión.
Una película sobria y desasosegante, con un potente ritmo visual y una fotografía plena de matices psicológicos. La crítica la ha emparentado con las obras de los maestros Scorsese, Lumet y Penn, a lo que no es ajeno que a cargo del montaje esté el gran John Gilroy, el mismo montador de la reciente El legado de Bourne, pero el director, O’Connor, ya había demostrado en sus obras anteriores el mismo gusto por el mejor cine policiaco y consigue en esta un complejo equilibrio, un convincente clasicismo, apoyado en actores excelentes y un guión basado en una magistral novela negra de George V. Higgins (Massachussetts, 1939-1999).
Fuentes.
Internet.
AA.VV. Wikipedia.
Artículos.
Redacción. ‘Las películas’. Cuestión de honor. “El País” (26-VIII-2012) 62. Muy positiva.


Venganza (2008), de Pierre Morel.
Venganza (2008). Taken. Francia. Género: acción. Duración: 93 minutos. Dirección: Pierre Morel. Intérpretes: Liam Neeson, Maggie Grace, Famke Janssen. Guión: Luc Besson. Música: Nathaniel Méchaly. Fotografía: Michel Abramowicz. Montaje: Frédéric Thoraval. Producción: Luc Besson.
Trama.
¿Qué puede ser peor para un padre, en Nueva York, que escuchar impotente el secuestro de su hija al otro lado del teléfono, en París? El padre, Bryan Mills, un exagente secreto norteamericano, deberá investigar en los bajos fondos parisinos para liberar a su hija de una mafia de trata de blancas antes de que pasen 96 horas o puede darla por perdida. No contará con otra ayuda que la de sus viejos compañeros, pero tal vez no de todos...
Opinión.
Hay una adecuada combinación de intriga sombría y secuencias de acción, con un acertadísimo y creíble Liam Neeson en su papel de padre implacable que arrasará todos los obstáculos y vulnerará todas las normas a fin de salvar a su hija. La historia desprende nihilismo (como el buen género polar francés exige) e individualismo a raudales: la policía es siempre ineficaz o corrupta, y sólo el héroe puede hacer algo.  Un héroe que apenas habla y ni siquiera pretende que entendamos sus pensamientos, pero dispara y machaca a sus enemigos, los malos redomados que se merecen su exterminio como insectos nocivos, con una elocuencia más esclarecedora que mil palabras.
El director imprime un ritmo implacable, con continuos y nerviosos movimientos de cámara y planos cortos subrayados por una música rotunda. El guión es ciertamente inverosímil y doy sólo un par de apuntes: los malvados disparan a Neeson cientos (o más) de tiros en media docena de ocasiones pero ¿son tan malos disparando que no le aciertan ni de refilón? y ¿quién maneja el barco durante la última y larga pelea? Pero el ritmo frenético que imprime el director, la empatía que el público siente de inmediato hacia el protagonista y el interés por cómo sobrevivirá en su desesperada lucha, hacen que estos fallos apenas molesten. Porque, como en las mejores novelas  de Chandler y Hammett, no es la coherencia de la historia lo que importa sino un inexpresable sentimiento de compartir la experiencia del héroe. Pero siempre hay quienes aborrecen al excesivo Besson, y por ello no dudan en calificar de anodina, aburrida y otros epítetos negativos a esta y cualquier obra en la que ponga su sello de productor y guionista. 
Naturalmente, el éxito comercial ha sido notable y ya está a punto la continuación, Venganza 2. Conexión Estambul, nuevamente con Neeson salvando a su hija y además a su esposa de otro secuestro, esta vez ejecutado por el padre vengativo de uno de los malvados a los que mató en la primera  parte. Besson habrá pensado que ¿si la fórmula funciona para qué cambiarla?


Fuentes.
Redacción. ‘Las películas’. “El País” (26-II-2012) 53.