Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

domingo, 12 de febrero de 2012

Los intocables de Eliot Ness (1987), de Brian de Palma.

Los intocables de Eliot Ness (1987), de Brian de Palma.

Los intocables de Eliot Ness’ (1987). The Untouchables. EE UU. Género: drama policíaco. Duración: 119 minutos. Dirección: Brian de Palma. Intérpretes: Kevin Costner, Sean Connery, Andy García, Robert de Niro, Charles Martin Smith. Guión: David Mamet. Música: Ennio Morricone. Fotografía: Stephen H. Burum. Montaje: Brian de Palma.
Trama.
Un grupo de agentes persiguen a Al Capone en el violento Chicago de los años 30. Pagarán un alto precio por mantener su dignidad.
Opinión.
Fernández Santos (1934-2004) era famoso como crítico duro y exigente, pero vio en este filme tal vez lo mejor de Brian de Palma después de su extraordinaria Fascinación. Contaba que Connery nunca estuvo mejor que en este filme (apreciación discutible porque desmerece otros filmes de este inmenso actor como por ejemplo El hombre que pudo reinar de Huston) y rindió merecida reverencia a la excelsa versión, situada en la estación del tren de Chicago, en la que se respetan los encuadres e incluso los segundos de duración de la famosa escena de la escalera de Acorazado Potemkin de Eisenstein:
‹‹en Los intocables no hay indicios de mediocridad y menos aún de falta de gracia. El filme trepida de principio a fin sobre un desbordante sentido del ritmo y, cuando llega el momento del gran plagio, su autor hace un juego de prestidigitación tenso e inesperado, pues en la secuencia de la estación calca casi plano a plano la legendaria secuencia de las escalinatas de Odessa en El acorazado Potemkin de Eisenstein y saca de ella, con todos los trucos habidos y por haber, un delirante buen partido.
¿Circo o cine? También una mezcla. Pero en cualquier caso una mezcla divertida, como lo es todo en esta falsaria película, en la que no hay nada creíble y, no obstante, entra por los ojos sin fatigarlos y dejándoles -como ocurre con el personaje Malone, la mejor creación de Sean Connery en su larga carrera- ese sabor a poco que es seguro indicio de que la pantalla funciona.››

140407-2.jpg

Fuentes.
[www.filmaffinity.com/es/film520318.html]
AA.VV. Wikipedia.
Fernández Santos, Ángel. El plagio como originalidad. “El País” (4-X-1987). Reprod. con el título A la caza de Al Capone, el gánster más peligroso. “El País” (11-II-2012) 39.