Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Cómic, Fotografía, Moda), Heródoto (Actualidad, Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).y Pensamiento, Religión y Teo

domingo, 26 de febrero de 2012

J. Hoover (2011), de Clint Eastwood.

J. Hoover (2011), de Clint Eastwood.


J. Hoover (2011). EE UU. Género: drama. Duración: 137 minutos. Dirección: Clint Eastwood. Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Armie Hammer, Naomi Watts, Judi Dench, Geoff Pierson. Guión: Dustin Lance Black. Música: Clint Eastwood. Fotografía: Tom Stern. Montaje: Joel Cox, Gary Roach.
Trama.
Hoover fue el primer y más longevo director del FBI y aquí se muestra una selección de momentos de su vida, entreverando los grandes momentos históricos con su relaciones personales.
Opinión.
Una película morosa, rodada casi toda en interiores y además concentrada en una personalidad, que por compleja que sea, nunca acaba de atraernos. Es la menos conseguida de las últimas obras de Eastwood, pero aun así se reconoce su talento mayúsculo en el ritmo visual, en la selección de los planos, en la firme dirección de los actores, entre los que destaca, como no un DeCaprio cada año más maduro y conocedor de los secretos del oficio. En suma, un filme notable, pero no excelente.
Javier Ocaña, en Cuestión de maquillaje, “El País” (27-I-2012), comenta muy equilibradamente los puntos fuertes y débiles del filme:
‹‹Leonardo DiCaprio, Armie Hammer y Naomi Watts interpretan tres personajes que en unas secuencias son veinteañeros y en otras ancianos, así que al grano: en películas como J. Edgar, que abarca cincuenta años de vida, una decisión inicial esencial es si se opta por el maquillaje o por la duplicidad interpretativa. Qué es más grande: ¿el poder de la narrativa o el de la cosmética? ¿Importa más la credibilidad física o la intensidad emocional? Triple respuesta: depende del tiempo que tengan que estar en pantalla, de lo buenos que sean los actores y el maquillaje, y de la historia que se esté contando. Así, estas transformaciones suelen funcionar cuando se trata de apenas una secuencia, normalmente un epílogo. No es el caso: el metraje donde son viejos rondará el tercio. Además, la interpretación debe ir más allá del tono de voz; debe incluir un estado corporal, incluso un tipo de mirada. DiCaprio y Watts lo resuelven con talento, pero cada aparición del Hammer viejo enciende las alarmas: por la calidad del maquillaje y por su actuación. En cuanto al tipo de historia, los momentos de ancianidad no son baladíes, estamos ante una gran historia de amor homosexual; reprimida, pero historia de amor. Y ahí el cambio de intérpretes hubiese encendido la emoción.
Por lo demás, J. Edgar, excelente en casi todo, es puro Clint Eastwood. Ahí están la luz tenue y sus matices pictóricos, su cadencia, delicadeza y el apasionante retrato de un hombre contradictorio. (…)››
Fuentes.
AA.VV. Wikipedia.
Ayuso, Rocío. Entrevista. Leonardo DiCaprio / Actor. ‘La manera de Hoover de sentirse querido era el abuso de poder’. “El País” (27-I-2012) 40.
Ocaña, Javier. Cuestión de maquillaje. “El País” (27-I-2012) 40.

No hay comentarios: